A la salida del pueblo de Agaete hacia el valle se encuentra una de las necrópolis de túmulos más importantes de toda Gran Canaria, el Maipés de Arriba. Un amplio espacio funerario, de más de un kilómetro cuadrado de superficie, conformado por casi medio millar de sepulcros en escoria.

En la mayor parte de los casos, corresponden a túmulos compuestos por amontonamientos de piedra, algunos de los cuales aparecen coronados por un torreón en el que se alternan piedras de diferente color. El tamaño y la complejidad estructural de estos edificios sepulcrales varía considerablemente, mostrándose evidentes diferencias entre ellos, lo que pudiera ser reflejo de la estratificación social de los pobladores de la zona.

Toda la necrópolis aparece rodeada por un muro de piedra seca, lo que puede estar contribuyendo a definir su especial naturaleza, ya que constituyen territorios en los que es claramente perceptible la diferenciación entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

El desarrollo de las intervenciones arqueológicas ha posibilitado la recuperación de información novedosa. De igual modo, se han logrado avances sustanciales en el conocimiento de las propias construcciones funerarias en las que, por ejemplo, además de las ya conocidas cistas con cubierta plana en las que se depositaría el cadáver, se han documentado otras cerradas por una falsa bóveda, una solución hasta el momento inédita en Gran Canaria.

 

Dataciones arqueológicas

Visitar la  Necrópolis del Maipés