En la Iglesia de San Pedro Mártir destacan elementos de la tradición gótica y elementos decorativos barrocos. El edificio fue rehabilitado recientemente para uso cultural con un proyecto de Salvador Fábregas, que consistió, específicamente, en la recreación de una nueva cubierta con artesonado.

La Iglesia de San Pedro Mártir, aunque en estado de ruina, fue declarada Monumento hace más de dos décadas, por sus valores históricos y arquitectónicos. Muestra la distribución espacial de lo que fue la iglesia del antiguo Hospital de San Pedro Mártir: una sola nave con dos capillas laterales, construida entre 1523-1527.

De tradición gótica son elementos como el arco apuntado y la temática vegetal de los capiteles. Según el historiador ilustrado Viera y Clavijo, este hospital fue fundado por Inés Chamaidad (o Chimida) antes de 1493, en su propia casa, donde recibía a los enfermos. Fue hospital de la isla y creció con aportaciones de rentas de fieles, de manera que ya en 1584 prestaba dinero para la fábrica de la catedral de Santa Ana y del viejo hospital de San Martín, ambos en la ciudad de Las Palmas.