El Torreón de San Pedro Mártir, en la costa de San Cristóbal, pertenecía al antiguo sistema defensivo del sur de la ciudad, cuya primera construcción data de 1577.
 
Se trata de un edificio de pequeño tamaño y planta circular, hecho de piedra con "sillarejos mal aparejados" al que se accedía por un puente levadizo. En su interior sólo había un almacén y un pequeño alojamiento sobre el que descansaba la plataforma.