Valsequillo - Etnografía

La fiesta relacionada con la noche de San Miguel, la Suelta del Perro Maldito, es buen ejemplo del patrimonio etnográfico de Valsequillo, municipio con una destacada tradición pirotécnica.

La noche de San Miguel

Una de las tradiciones más curiosas de esta comarca es la de la celebración de la noche de San Miguel Arcángel, patrono de Valsequillo. En torno a esta, la noche del 28 al 29 de septiembre,  se organiza la Suelta del Perro. El origen de esta tradición arranca de principios del siglo XIX, cuando el imaginero Luján Pérez esculpió , para la ermita de la nueva parroquia, en un tronco de castañero la imagen de San Miguel Arcángel con la figura de un terrible perro a sus pies, los que dio rienda suelta a la imaginación popular que alimentó la creencia de que el Diablo en forma de perro se soltaba de las cadenas por las que lo tiene agarrado el santo y con él salían las brujas y los diablos, por lo que San Miguel luchaba hasta el amanecer contra ellos en una especie de lucha entre el bien y el mal. Así, al llegar la medianoche del 28 de septiembre los hombres salían en busca de las brujas -en realidad iban a cantinas y organizaban parrandas callejeras-, mientras  mujeres y niños quedaban encerados en casa temiendo desgracias.

Entre finales de los ochenta y principios de los noventa esta tradición se recuperó en forma de espectáculo de calle, en la Plaza de San Miguel. En la noche del día 28, a las 24 horas, se apagan todas las luces del pueblo y comienza La Suelta del Perro Maldito; un espectáculo de fuegos, música, zancudos, efectos especiales, acrobacias… de carácter lúdico, teatral y participativo.


Imágenes

Foto Foto