Santa María de Guía - Arqueología

Camino de Silva

El Camino Real de Silva, o sencillamente la Cuesta de Silva, conectaba la zona de Gáldar con la costa de Falairaga y el Bañadero y es la única senda aborigen que nos consta como tal, de las muchas que hubieron y que, posteriormente, fueron reutilizadas como caminos de herradura. Durante siglos, y bajo el nombre de de Cuesta de Silva,  esta senda constituyó el Camino Real que unía Gáldar y Guía con Las Palmas de Gran Canaria.

La senda se encuentra al final de la playa de San Felipe, bajo el gran viaducto que une hoy las dos laderas del barranco del Calabozo, y serpentea el acantilado ascendiendo hasta alcanzar Llano Alegre. Sabemos que fue utilizada por los aborígenes gracias a que los cronistas nos permiten situar el episodio de la bajada de Diego da Silva, un hidalgo portugués que penetró en Gáldar hacia 1460 aproximadamente, y que, tras caer prisionero con su hueste, fue liberado y conducido de la mano de Egonayga-ach-Semidan (Guayasen), Guanarteme del reino de Gáldar.

Cenobio Valerón

Es actualmente el enclave arqueológico más importante del municipio .Situado en la margen izquierda del Barranco del Calabozo, es un conjunto de más de 350 cuevas, cámaras, oquedades y silos dispuestas en varios niveles, destinados al almacenamiento de los cereales proporcionados por la agricultura (cebada y trigo). La boca de estos cubículos se cerraba con una pequeña puerta de madera o lajas de piedra, encajándose ésta en las ranuras excavadas en los silos y luego se sellaba herméticamente con barro.

El nombre de este granero colectivo, "cenobio" se relaciona con "convento" pues se creyó durante un tiempo que en esas cuevas era donde se enterraban a las llamadas "harimaguadas".

Tres elementos configuran la elección del emplazamiento bajo un arco natural de 30 metros de ancho por 25 de alto y a unos 300 metros sobre el nivel del mar: la toba, fácil de labrar; lo escondido, para que no atraiga las miradas desde el mar; y lo escarpado, que permite una defensa cómoda ante eventuales ataques.

Se ha propuesto que este granero por su cercanía a Gáldar, y sus enormes dimensiones, serviría como lugar de almacenamiento del tributo que los "vasallos" debían entregar periódicamente al segmento dirigente de esta sociedad, "diezmo". Este hecho viene a confirmar, por su lado, la importancia de la actividad agrícola para los canarios, no sólo para su sustento, sino también para el mantenimiento de la propia organización sociopolítica

Morro del Verdugado

Se trata de un pequeño conjunto localizado cerca de la costa, situado sobre un lomo entre los dos viaductos que unen el Barranco de Moya y el del Hormiguero, ya en el término municipal de Guía. De lo que fue el conjunto nos queda un grupo de cuevas naturales de habitación y de enterramiento, así como por diversas estructuras de superficie, una de ellas identificada como tagoror (lugar de reunión), y muros que delimitan y protegen el espacio ocupado por éstas, rodeando todo su perímetro exterior.

Algunas de las cavidades domésticas conservan aún restos de los muros que debieron cerrar su entrada y, por lo general, muestran plantas de formas irregulares, si bien algunas de ellas fueron artificialmente acondicionadas haciéndolas más aptas para la vivienda.

Es un conjunto digno de visitarse, no sólo por los vestigios que conserva, sino por la hermosa flora autóctona del lugar y las vistas que ofrece sobre la playa de Falairaga (San Felipe), y, como fondo, hacia poniente, la montaña de Gáldar.

Tagoror del Gallego

Conocido también como el "municipio" o el "ayuntamiento de los canarios", el Tagoror (lugar de reunión) del Gallego es uno de los yacimientos más llamativos de la isla. Ubicado en la cima de la montaña del mismo nombre, muy cerca del Cenobio, lo forma una estructura labrada en la roca con lo que parecen seis "asientos" (huecos en la pared vertical de la ladera). Su funcionalidad sigue siendo una incógnita pues no parece tener más utilidad que el poder sentarse a charlar.


Imágenes

Foto Foto Foto Foto Foto Foto


BICS Relacionados

Cenobio Valerón
Cenobio Valerón

Zona Arqueológica.
Real Decreto 2756/1978, de 14 de Octubre 1978. B.O.C. núm. 282, de 25/11/78.