Santa Lucía de Tirajana - Etnografía

El patrimonio etnográfico del municipio se relaciona con la economía tradicional, siendo buenos ejemplos del mismo el molino de aceite, vinculado a los cultivos de olivos  de medianías y las salinas de Tenefé, muestra del aprovechamiento de los recursos costeros de la zona.

El molino de aceite

La mayor parte del aceite del aceite de consumo en la isla era importada de Andalucía aunque, desde muy antiguo, en las medianías del Suroeste existía una producción doméstica de aceite de oliva para lo cual existían ocho molinos en la comarca.

El procedimiento de fabricación del aceite se introdujo desde el sur de la Península en los primeros años de la colonización y responde al modelo de la milenaria oleicultura mediterránea. El Molino de Aceite de Los Araña (Bien de Interés Cultural -BIC) situado en el Valle de Santa Lucía de Tirajana estuvo funcionando hasta la mitad del siglo XX. En temporada lo hacía continuamente, con un maestro, a jornal, para cada uno de los dos turnos en que se repartía las 24 horas. Este se encargaba de moler las aceitunas, a falta de animal, y prensarlas. Cuando había mucha demanda de molienda se empleaban las dos prensas.

El Molino de Aceite de Los Araña es una almazara similar a los modelos más primitivos y en él se puede apreciar el molino y dos prensas de viga. El molino es un modelo parecido a los empleados en la Palestina bíblica, de muela giratoria sobre una concavidad de piedra para moler las aceitunas. Se impulsaba con una palanca horizontal que hacía rodar la muela bajo la que se iban triturando las aceitunas. Las dos prensas de viga siguen el milenario modelo de prensa romana. La pasta molida se colocaba en serones circulares de hoja de palma o capachos, hasta ocho unidades superpuestas. La viga los presionaba lentamente, haciéndola bajar mediante el torno del husillo. De esta forma la pasta se exprimía dentro de cada serón y salía el aceite que iba a parar a las queseras: unas pocetas o infiernillos hechos de piedra, donde se dejaba reposar para luego separar las impurezas.

Es La Estadística de Escolar y Serrano (1793-1806) la que localiza en la comarca un total de ocho molinos de aceite (seis en Agüimes y dos en Tirajana).

Las salinas

La costa del suroeste de Gran Canaria encierra uno de los valores etnográficos más importantes de Canarias: las salinas sobre barro. A lo largo de la misma, a principios del siglo XIX, se contabilizan unas diecisiete unidades salineras en producción, de las que hoy nueve están desaparecidas y sólo tres siguen en producción. De entre ellas destacan las Salinas de Tenefé que ofrecen aún al visitante una amplia visión de todo el proceso tradicional de la producción de la sal. Este valioso conjunto etnográfico dispone de un edificio restaurado con almacén y antigua vivienda, donde se está acondicionando un centro de interpretación sobre la sal .

De Norte a Sur, empezando por La Florida, municipio de Agüimes, están las Salinas de Bocabarranco (Agüimes), del siglo XVIII y las Salinas de Montaña Cercada, del siglo XIX. En el litoral de Arinaga (Agüimes), se explotaban desde el siglo XIX, cuatro unidades más: las Salinas de Risco Verde-Arinaga I, ya destruidas; las tres unidades de La Punta de Las Salinas: las Salinas de Arinaga, una parte abandonadas y otras en explotación precaria, siendo objeto de recuperación para su visita (Bien de Interés Cultural). Más al Sur estaban las Salinas de Pozo Izquierdo (Santa Lucía de Tirajana), desaparecidas y las Salinas de Tenefé del siglo XVIII, aún en explotación, en proceso de restauración (Bien de Interés Cultural). En la otra banda de la desembocadura de el Barranco de Tirajana, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, se encontraba el conjunto salinero del Conde de la Vega Grande y Guadalupe, el más importante de la Isla, con nueve unidades construidas entre mediados del siglo XVII y el XVIII, donde, para su protección, se edificó un torreón defensivo que tomaría el nombre del Castillo de Santa Cruz del Romeral.

A las Salinas de Tenefé se accede por la carretera de Pozo Izquierdo, tomando el desvío que llega hasta el complejo de la Desaladora del Sureste. Éstas presentan una amplia estructura compartimentada, empezando por un tomadero que conduce el agua del mar, en marea alta, hasta los estanques o cocederos, donde por exposición-evaporación el agua se va concentrando en sal. Luego, por bombeo mecánico (antes tres molinos de viento y ahora una motobomba) a través de una red de riego de caños principales y secundarios, la salmuera va pasando a pequeños estanques rectangulares, los tajos, cristalizadores donde la evaporación continúa hasta que, definitivamente, se precipita la sal.


Imágenes

Foto Foto Foto Foto Foto Foto


BICS Relacionados

Molino de Aceite del Valle
Molino de Aceite del Valle

Sitio Etnológico
Decreto 159/2007, de 12 de Junio 2007. B.O.C. núm. 126, de 25/6/07.

Salinas de Tenefé
Salinas de Tenefé

Sitio Etnológico
Decreto 67/2005, de 26 de Abril 2005. B.O.C. núm. 97, de 19/5/05.