Santa Brígida - Arquitectura

Del variado patrimonio arquitectónico de Santa Brígida, destaca el caserío de las Casas de la Caldera, único ejemplo en el siglo XVIII de arquitectura popular para vivienda de trabajadores agrícolas, así como edificios pertenecientes a familias con recursos en la Villa mientras que en el casco llaman la atención la iglesia y las viviendas de arquitectura popular con balcones de madera y cubiertas de tejas.

EL CENTRO HISTÓRICO

La iglesia parroquial

La iglesia parroquial, en la plaza León y Castillo, sigue el tipo de planta basilical con tres naves. Se trata de una iglesia en la que contrastan los elementos clásicos en el interior con elementos neo-góticos en los alzados laterales y en la torre. Se han colocado en la plaza las tres campanas antiguas de la iglesia: la "grande" (1879), la "ronca" (1773) y la "chica" (1763). Después de diversos avatares, la actual iglesia se reconstruyó (1908-1916) modificando en algunos aspectos el proyecto de Laureano Arroyo de 1902.

Las naves están separadas por arcos formeros de medio punto sobre columnas de fuste liso y con el coro a los pies. La cubierta es de bóveda de cañón corrido que remata en la fachada en hastial curvo. Las naves acaban en capillas de testero plano, las cuales se abren a aquellas por arco de medio punto. El alzado a poniente, el principal, aunque hoy inhábil, se compone tripartito: un cuerpo central –formado en eje por puerta-ventana–, más dos cuerpos simétricos y de igual composición, con huecos circulares que siguen la línea del hastial. Por su parte, los alzados laterales se componen de huecos apuntados dispuestos entre contrafuertes coronados en pináculos. Destaca el alzado sur, con un acceso lateral formado por un arco apuntado ciego sobre un óculo y arco de medio punto, y una torre campanario de piedra molinera (perteneciente a la antigua fábrica, y construida entre 1755 y 1759), con base cuadrangular, balcón corrido de madera y rematada en chapitel. La mayor parte de los huecos de los alzados laterales son apuntados según la tradición decimonónica del gótico. Todos los elementos compositivos son en piedra.

LA ATALAYA Y EL MADROÑAL

En La Atalaya destaca la ermita de La Concepción,  construida entre 1733 y 1737 y fundada por el canónigo Luis Fernández Vega. Una edificación que presenta la peculiaridad de que todos los muros son en cantería azul vista.

La Casa de la Inquisición (o Finca El Tribunal) se localiza en el pago del Madroñal. Es una casa solariega del siglo XVII que muestra la arquitectura tradicional y rural de las islas y en la que también yodos los muros y los recercados de los huecos son en cantería vista.

La ermita es de planta cuadrada y con cubierta de tejas a cuatro aguas y alero sobre estructura de madera. Destaca la armadura ochavada de dieciséis lados del tipo lima-bordón. Tiene un único acceso adintelado con enmarque en cantería. Tiene lápidas en el exterior que se corresponden con enterramientos de la época del cólera morbo (1851).

La Casa de la Inquisición. Se forma con varias crujías cubiertas de tejas sobre estructura de parhilera. La parte más interesante es un patio en "U" formado por una crujía transversal al oeste del conjunto, más dos longitudinales de menor altura y galerías cubiertas de teja sobre pies derechos de madera con basa de piedra. En otro cuerpo de dos crujías similares de una y dos alturas se dispone un balcón corrido de madera con el alero de la cubierta de tejas.

BANDAMA Y SU ENTORNO

Las Casas de la Caldera, en la carretera de Bandama, son un grupo de edificaciones dispuestas de forma irregular siendo una de ellas una pequeña ermita.
Junto al Junto al camino de la Fuente de Los Berros que va del barranquillo de Dios a La Atalaya, se encuentran varios edificios exentos de arquitectura tradicional, construidos en la primera mitad del siglo XIX. Además de construcciones agrícolas y un edificio que funcionó como capilla, destaca en el territorio el lagar y la casa.

El caserío de las Casas de la Caldera fue el único ejemplo en el siglo XVIII de arquitectura popular para vivienda de trabajadores agrícolas, en medio de la zona de viñedos del Monte Lentiscal. Como parte de esa estructura agrícola quedan una serie de lagares.

Las casas de la Cadera son de varias crujías de habitación de una altura, cubiertas con tejas a dos aguas sobre estructura de madera de parhilera.

El lagar y la casa del barranquillo tienen dos accesos diferenciados con portadas de madera que dan al patio con galería sostenida con pies derechos. Aquí se dispone la escalera a la planta alta. La casa es de planta rectangular y compone sus alzados con ventanas de guillotina. Se cubre con tejas a cuatro aguas sobre estructura de madera de parhilera. El lagar se cubre a dos aguas.


Imágenes

Foto Foto Foto Foto Foto Foto


BICS Relacionados

Camino de la Fuente de Los Berros
Camino de la Fuente de Los Berros
El Lagar y La Casa
El Lagar y La Casa

* El caserío de las Casas de la Caldera fue el único ejemplo en el siglo XVIII de arquitectura popular para vivienda de trabajadores agrícolas, en medio de la zona de viñedos del Monte Le...

Ermita de la Concepción
Ermita de la Concepción

Monumento
Orden de 6 de Abril de 1979. B.O.E. núm. 101 de 27/4/79.