San Bartolomé de Tirajana - Arquitectura

La arquitectura doméstica predominante es la popular, aunque también son interesantes el Cementerio con fachada neogótica de Tunte, declarado monumento, aparte de muchos inmuebles que se reparten por la extensa jurisdicción  y de características muy variadas y caseríos de fuerte tipismo.

CENTRO HISTÓRICO

Iglesia de San Bartolomé

La decoración en cantería gris destaca en esta iglesia de estructura basilical con tres naves en cuyo interior los artesonados contrastan con el estilo neoclásico de algunos de sus elementos.

La iglesia de San Bartolomé Apóstol presenta tres naves abovedadas sobre las cerchas de madera, sostenidas por columnas con imposta y arcos. Sobresalen los artesonados de cuatro faldones con tirantes en la capilla mayor y laterales. La fachada principal a la calle Reyes Católicos n. 1 tiene tres paños de dominante vertical, enmarcados entre pilastras de cantería, de características neoclásicas. La central, más alta, remata en una espadaña de dos huecos coronada por un entablamento y un frontón semicircular perforado por un óculo, y posee sendas aletas curvas que la unen al cuerpo inferior. En este abre un gran hueco rematado por un frontón curvo sobre dintel, una ventana de dintel de medio punto y un reloj, fechado en 1894, que se sitúa en el eje. Los cuerpos laterales, más bajos, tienen el mismo tipo de huecos y con igual proporción, aunque de menor tamaño, coronándose con un frontón decorado en arco. Todos los huecos están recercados en cantería gris, al igual que los vanos (puerta y cuatro ventanas) de las fachadas laterales. 

Casas con patio

Una de las viviendas más representativas de la arquitectura tradicional - con todas las características tipológicas derivadas de su construcción en el siglo XIX- es la Casa de La Montañeta, cuyo acceso da a la calle Humiaga número 1.

En la misma calle pero en el número 19, hay una construcción prehispánica, posiblemente la única que se conserva en el casco urbano, con todas las características de este tipo de habitación y conocida como Casa Honda.
 
Entre las calles Pancho Guerra,  Antonio Yánez y Capitán Cortés,  hay una casa con patio cuyo interés está en su complejidad volumétrica. Un sello labrado en cantería sobre una ventana indica la fecha 1884. 

La vivienda del número 1 presenta un portal de madera enmarcado en cantería da acceso a un patio, al final del cual se levanta la vivienda de dos plantas. Tiene una galería cubierta con pies derechos, zapatas y balaustrada de madera que apoya en una estructura, también de madera, con soportes sobre basas de cantería. Los huecos que dan al patio y a la galería están recercados en cantería. La cubierta es de tejas a cuatro aguas sobre una estructura de par en hilera y tirantes.

Entre las calles Pancho Guerra número 2, Antonio Yánez número 2 y Capitán Cortés numero 1, la vivienda existente  es producto del encuentro de una serie de volúmenes de una planta y cubierta a dos aguas, con otro de dos alturas y cubierta a cuatro aguas, todos ellos en torno a un patio abierto. El cuerpo más alto es el principal, con una fachada de huecos regulares enmarcados en cantería y un balcón con balaustrada de hierro forjado en su eje central.

En el frente a la calle Cortés, un portalón abierto en una tapia lleva también al patio entre los volúmenes más bajos, cuya peculiaridad es la de mostrar como alzado un lateral y un hastial con huecos pequeños e irregulares. La fachada interior del volumen principal al patio es una galería acristalada.

Cementerio de la Villa

El Cementerio, declarado monumento, destaca por su fachada naciente, donde se muestra toda su calidad arquitectónica, propia del romanticismo neogótico decimonónico. Además, todos los elementos decorativos en paredes y remates están resueltos en cantería labrada de Tunte. 

El cementerio de la Villa es de planta rectangular y cerrado por una tapia perimetral. En la fachada naciente abren los accesos bajo arcos ojivales en paramentos de remate triangular entre pilastras de cantería, coronadas por pináculos. En el centro se sitúa la capilla, con alzado de tres cuerpos: el central donde abre el acceso, que repite el mismo modelo de las entradas, y dos laterales más bajos y con entablamento con huecos también de ojiva.

EL PAGO DE FATAGA Y EL BARRANCO

Edificios de interés

El pago de Fataga está comprendido por un conjunto de viviendas de pequeñas dimensiones en edificios de una y dos plantas, de disposición irregular, producto de la adaptación a la orografía y construidas a lo largo de los siglos XVIII y XIX. Predomina la arquitectura tradicional, de la que hay muchos ejemplos en la zona. En la plaza, a la entrada del conjunto urbano, se levanta la ermita de San José, finalizada en 1896. Ya en el barranco de Fataga se encuentra uno de los acueductos mejor conservados de la isla, y cerca de él, dos molinos de agua: el de Gurieta o de Abajo y el de Cazorla o de Arriba.

En calles como La Montañeta, Los Díaz, Los Reyes, Néstor Álamo o Fataga, se disponen las crujías de una o dos alturas, con cubiertas de tejas que van desde dos a cuatro aguas, construidas con estructuras de madera de par e hilera sobre muros de mampostería. Los huecos son casi siempre regulares y suelen enmarcarse en cantería. En la calle María del Pilar hay dos ejemplos destacados de esta arquitectura tradicional (los números 2 y 27), con volúmenes de dos alturas, cubiertas a dos y cuatro aguas y fachadas de huecos regulares y balcón.    

La ermita de San José es una sencilla nave con estructura de par e hilera y ochavada que sostiene una cubierta a cuatro aguas, con un pequeño cuerpo de sacristía adosado y cubierta a tres aguas. Tiene una fachada simple enmarcada por pilastras, en la que abre un gran hueco con arco de medio punto, formado por pilastras, capiteles y dovelas de cantería y se corona con un hastial.

El acueducto tiene estructura de canal sobre muros y soportes y los característicos arcos de descarga de sillares, técnicas propias de finales del siglo XIX. Destacan en sus cercanías dos molinos de agua: el de Gurieta o de Abajo, construido por Sebastián Cazorla en la segunda mitad del siglo XIX, excavándolo en parte en la sólida roca, y el de Cazorla o de Arriba, con un alto cubo de doce metros, además del canal, el molino, la casa y el almacén, según trabajos de Bernardo Cazorla hacia 1880. 

JUAN GRANDE

Nuestra Señora de Guadalupe

Dominando la antigua finca del conde de la Vega Grande, se encuentra el complejo de la Hacienda y ermita de Nuestra Señora de Guadalupe, de gran calidad arquitectónica y enorme valor histórico, datado en el siglo XVIII. Junto a la ermita, de una sola nave y rehabilitada a partir de 1735,  y separada por la plaza, está la Hacienda.

La nave de la ermita termina en un ábside de planta cuadrada y mayor altura. El techo de este último tiene  artesonado con cubierta a dos aguas. La fachada simple se enmarca entre sillares y sigue la forma de la sección del edificio, acabada por una espadaña de cantería. En ella abre un hueco de sillares, impostas y dovelas en arco de medio punto. Sobre esta se inscribe la fecha 1749. La fachada lateral tiene también un hueco de acceso con arco de medio punto y dos pequeñas troneras.

La Hacienda de una y dos alturas en un volumen en "U" en torno a un patio cerrado por un muro almenado con dos puertas; una enmarcada en cantería roja y dintel en arco, y la otra adintelada. El patio es porticado, con un corredor cubierto y ventanales sobre pies derechos de madera con zapatas y ménsulas que apoyan en basas de cantería roja. Una escalera de madera exterior lleva a la segunda planta, donde se sitúan las estancias con cubierta de armadura de parhilera. 

MASPALOMAS

El Faro

El Faro de Maspalomas es una construcción de 1889 proyectada por el ingeniero Juan de León y Castillo. Situado en el extremo sur de la isla, lo define un cilindro de cantería de casi 80 metros de altura, junto a un edificio de dos alturas, a modo de palacete urbano, que hacía las veces de casa del farero. Está pendiente de ejecución un proyecto para uso cultural (museo). 

El cuerpo principal del edificio es un fuste clásico de sección en disminución con un capitel de anillos y mútulos, que se corona con la luminaria vidriada y en el que abren huecos de acusada proporción vertical. La casa del farero es un edificio de dos alturas y planta cuadrada con patio central rematado con sillares en sus esquinas y una cornisa de cantería. Cinco huecos verticales, con pretiles de hierro forjado en los superiores, se disponen simétricamente en cada fachada; el acceso al norte tiene sobre él un balcón, con ambos huecos abriendo en un solo paño de cantería, material que enmarca todas las ventanas.


Imágenes

Foto Foto Foto Foto


BICS Relacionados

Casa Fuerte de Santa Cruz del Romeral

Monumento
Decreto de 22 de Abril de 1949. B.O.E. de 5/5/1949.

Cementerio de la Villa de San Bartolomé
Cementerio de la Villa de San Bartolomé

Monumento
Decreto 286/1996, de 22 de Noviembre 1996. B.O.C. núm. 165, de 23/12/96.

Faro de Maspalomas
Faro de Maspalomas

Monumento
Decreto 55/2005, de 12 de Abril 2005. B.O.C. núm. 78, de 21/4/05.