San Bartolomé de Tirajana - Arqueología

Entre los barrancos de Tirajana y Fataga, o en Arteara, Fataga  y Maspalomas,  encontramos numerosas huellas del poblamiento prehistórico de la isla, alguna de las cuáles se suponen estrechamente relacionadas con el final de la conquista.

Almogarén de Amurga

Por Almogarén de Amurga se conoce al conjunto que existe sobre uno de los puntones del Lomo del Pajarcillo.  Se trata de una estructura excavado en la roca e integrada por numerosas cazoletas de diferentes dimensiones interconectadas entre sí mediante una intrincada red de canalillos. Este tipo de lugares, llamados almogarén, han sido interpretados como espacio de culto.

Las Pilas de los Canarios

En un solapón situado en la cumbre del Campanario, una de las alturas mayores de la isla, encontramos una plataforma que alberga un curioso grupo de cinco cazoletas y canalillos, identificado a finales de la centuria pasada por Víctor Grau-Bassas como el perdido almogarén (lugar de culto) de Humiaga citado por las fuentes etnohistóricas, aunque hoy se duda tanto de que sea Humiaga como de que se trate de un almogarén. Está justo al borde de la Caldera de Tirajana, ante un impresionante abismo de cientos de metros en caída libre, y su red de canalillos mantiene el agua que suele escurrir de la roca casi todo el año.

Lomo Perera

En la margen derecha del barranco de Maspalomas encontramos un interesante poblado formado por cerca de treinta casas de piedra seca conocido con el topónimo de Lomo Perera.  Algunas de las construcciones se sustentan en terrazas artificiales formadas con muros de piedra para salvar el desnivel natural de la ladera.

En las cercanías de éste se localizó en 1988 la necrópolis de Lomo de Maspalomas. Se practicaron al menos 141 inhumaciones, la mayoría en fosas abiertas en la tierra, salvo tres que presentaban una cista como acondicionamiento funerario. El radiocarbono sitúa el período de vigencia de esta necrópolis entre los siglos X y XV.

Necrópolis de Arteara

Para la Prehistoria de Gran Canaria, es un hecho frecuente la constatación de grandes cementerios de túmulos en zonas de malpaís aprovechándose las piedras del entorno para su elaboración. La necrópolis de Artenara responde a este patrón. Se trata de un yacimiento funerario prehistórico conformado por más de un millar de estructuras tumulares. Un porcentaje muy elevado de las estructuras son túmulos simples, es decir, un espacio funerario protegido luego por un amontonamiento de piedras.

Una muralla, elaborada en piedra seca, y de la que aún se conservan algunos tramos, circunda toda la necrópolis, lo que reafirma el carácter simbólico que el conjunto sepulcral debió tener para los habitantes prehistóricos de Gran Canaria.

La Necrópolis de Arteara ocupa un territorio de dos kilómetros de largo por uno de ancho. Está situado junto al pueblecito de Arteara, en un paraje al que el contraste entre el verde palmeral y la dureza de la roca le confiere una singular belleza. Por muchas razones constituye una de las visitas obligadas de Gran Canaria.

El conjunto no presenta una homogeneidad total, sino que su adaptación a las características del terreno hace que existan ciertas diferencias entre los tipos de túmulos: exentos, adosados a afloramientos rocosos, etcétera, adoptando formas troncocónicas, ovoides, etc. La deposición de un sólo cadáver en cada una de estas estructuras parece ser el hecho más habitual, aunque también existen ejemplos en los que se localiza más de un individuo.

Poblado de Los Caserones

A unos 3 kilómetros del núcleo de Fataga, se localiza el poblado aborigen conocido con el topónimo de Caserones. El conjunto habitacional, está conformado por al menos diez casas si bien no es posible descartar que originariamente estuviera integrado por un número más elevado.

Junto a las viviendas se encontraron grandes piedras con diversos paneles de grabados rupestres. Éstos son de tipología geométrica, siendo la técnica de ejecución más frecuente la incisión. En el llano frente a Caserones se encontró, en 1998, una enorme lápida repleta de petroglifos, que se guarda actualmente en El Museo Canario.

La mayor parte de las viviendas muestran una planta circular, manteniéndose en óptimas condiciones de conservación el alzado de sus paredes originarias. Los canarios procedieron a una acomodación de los muros que forman las estructuras a las irregularidades del terreno, incluso recurriendo a la excavación del suelo para lograr este propósito.

Poblado de Tunte

El poblado troglodita de Tunte está situado en la montaña de Tunte o de los Huesos, entre los barrancos de Agualatente y el de la Culata, y es, seguramente, el conjunto de cuevas más grande de la isla, y de todo el Archipiélago canario. Se trata de un poblado grande, toda una aldea abierta en el interior de la piedra, que cuenta con más de un centenar de estas habitaciones, comunicadas entre sí por andenes, pasadizos y escalones también labrados en la roca. Dispuestas en distintos niveles, las inferiores fueron utilizadas como viviendas, mientras que las más altas se emplearon como graneros o depósitos funerarios, de ahí el topónimo de Montaña Los Huesos.  Entre las diferentes unidades que constituyen este conjunto destacan varias cuevas pintadas.

Punta Mujeres

Este yacimiento se encuentra enclavado a unos 150 metros al oeste del Faro de Maspalomas, en dirección a la Playa de las Meloneras.  El enclave se ha relacionado con una gran estructura habitacional, un asentamiento que aprovecha los diversos recursos alimenticios de la zona -junto a un oasis de gran tamaño, un complejo dunar inalterado y una charca intermareal que recibía una abundante población de avifauna estacional-.

Las dimensiones aproximadas de la estructura mayor del conjunto de Playa de Mujeres es de 16,70 m (eje N-S) y 14 m (eje E-W). Se encuentra a unos 5 m. sobre el nivel del mar y a tan sólo 7 m. de la línea de costa. Se localiza en sus alrededores material arqueológico, cerámica, lascas de piedra así como restos de malacofauna.

BICS Relacionados

Caserones de Fataga
Caserones de Fataga

Zona Arqueológica.
Decreto 49/1986, de 14 de Marzo de 1986. B.O.C. núm. 38, de 2/4/86.

El Llanillo
El Llanillo

Zona Arqueológica
Orden de 13 de Junio de 1994. B.O.C. núm. 79, de 29/6/94.

Lomo Galeón
Lomo Galeón

Zona Arqueológica.
Decreto 125/1991, de 21 de Junio 1991. B.O.C. núm. 92, de 12/7/91.

Necrópolis de Arteara
Necrópolis de Arteara

Zona Arqueológica
Decreto 1866/1973, de 5 de Julio 1973. B.O.E. núm. 181, de 30/7/73.