San Bartolomé de Tirajana

La denominación del municipio es resultado de la unión de Tirajana, nombre por el que se conocía la zona, con el del santo patrón. Después de la conquista, la zona sur de la isla experimentó una evolución más tardía que la norteña, caracterizándose por ser una demarcación muy extensa y de población dispersa. Su extensión y la lejanía con respecto a los centros más importantes de la época marcó igualmente su evolución, caracterizada por tener la cabecera en la zona alta y un escaso desarrollo en la costera hasta que en el siglo XX la llegada del turismo invirtió la situación.

Desde el punto de vista del patrimonio arquitectónico , el centro de la villa de San Bartolomé de Tunte constituye la parte más interesante del municipio. El edificio más importante es la iglesia de San Bartolomé Apóstol, aunque destacan otros inmuebles de valor arquitectónico y etnográfico repartidos por su extensa jurisdicción. EL Faro de  Maspalomas constituye uno de estos ejemplos.

La necrópolis de Arteara, Punta Mujeres o el poblado de Tunte son testigo de la historia prehispánica de la comarca y hoy forman parte de su patrimonio arqueológico  mientras minas, molinos y acueductos desarrollados por la necesidad de encontrar y trasportar agua son algunas de las infraestructuras que conforman su patrimonio etnográfico.

En el municipio hay presencia de nombres prehispánicos en relación al poblamiento que tuvo en esa época, de los que quedan numerosos vestigios arqueológicos (necrópolis de Arteara,  Lomo Galeón, El Llanillo, etcétera). Entre los hechos históricos del momento destacan la "batalla de Arguineguín" en tiempos de Jean de Bethencourt y la presencia de los misioneros mallorquines que fundaron el oratorio de Santa Águeda en El Pajar.

La ermita de San Bartolomé Apóstol se construyó tras la conquista en el lugar de Tunte bajo la advocación de San Bartolomé Apóstol. Esto motivó una dualidad toponímica dado que también permaneció el nombre de Tunte para la cabecera parroquial, aunque el nombre más común para denominarla fue simplemente Tirajana. Como se sabe, este apóstol tiene una presencia importante en Canarias y de hecho ha dado lugar a varias localidades homónimas, de las que la grancanaria debe ser de la más antigua. Junto con la ermita de este apóstol, en el siglo XVI existían las de Santa Lucía,  origen del municipio del mismo nombre, y la de Santiago en El Pinar, de la que apenas quedan unos restos en el Lomito de Santiago, en el Valle de La Plata.

Tradicionalmente el municipio tenía la mayoría de la población en la zona alta y como tal los cultivos predominantes fueron los de medianía. Sin embargo, en la parte baja se instalaron algunas haciendas y así, desde el siglo XVII Aldea Blanca cuenta con un heredamiento para el aprovechamiento de las aguas. También esa zona se caracterizó por la gran propiedad, como sucedió con los predios del  condado de la Vega Grande de Guadalupe, obtenidos por la familia antes de que se le concediera el título  en 1777. En sus propiedades se construyó la hacienda de Juan Grande con la  ermita dedicada a Nuestra Señora de Guadalupe, construida  en 1691 por Alejandro Amoreto y la Casa Condal de San Fernando de Maspalomas, cuyo oratorio se edificó a finales del siglo XVII. Para la defensa de la desprotegida costa, en 1677 el rey Carlos II concedió la licencia para construir el Castillo de la Santa Cruz del Romeral, inaugurado en 1704.

 Los siglos XIX y XX fueron de gran importancia en la trayectoria histórica del municipio. Por una parte, en 1814 se eleva a rango parroquial la ermita de la mártir Santa Lucía, en el pago tirajanero homónimo, constituyendo  además un ayuntamiento propio, con lo que San Bartolomé asistió a la segregación de una parte de lo que había su demarcación desde el siglo XVI. Dado la enorme extensión de la antigua Tirajana, la parte que conformaba el nuevo término de Santa Lucía era de poca proporción en relación al total y no le afectó para seguir como  más extenso de Gran Canaria. También en 1890 se inaugura el Faro de Maspalomas, uno de los de carácter estratégico de  Canarias. El XX tuvo sus mayores transformaciones  a partir de mediados de siglo, siendo ahora de carácter interno. Los límites del municipio no sufrieron variación como en la centuria anterior, pero los fuertes cambios que le provocó la irrupción de la industria turística modificaron el mapa del municipio con el desarrollo de la zona costera que asumirá desde entonces el protagonismo de la vida tirajanera. Estos cambios no supusieron el traslado oficial de la capitalidad que permaneció en el viejo núcleo de la Villa de San Bartolomé de Tirajana o Tunte, pero en la práctica la construcción de las oficinas municipales en Maspalomas reflejó la nueva situación creada donde la mayoría de la población y, sobre todo, el motor económico, se concentró en la zona baja,
Desde el punto de vista del patrimonio histórico, el centro de la villa de San Bartolomé de Tunte constituye la parte más interesante del municipio. El edificio más importante es la iglesia de San Bartolomé Apóstol, de tres naves y cubierta de madera, con una sencilla fachada neoclásica, cuya reforma finalizó en 1894. En su interior destacan varias obras de arte y la presencia de la devoción a Santiago Apóstol, traslada en 1864 desde la desaparecida ermita del Pinar. La arquitectura doméstica predominante es la popular, con viviendas con tejados a dos aguas. También son interesantes el Cementerio con fachada neogótica de Tunte, declarado monumento, aparte de muchos inmuebles que se reparten por la extensa jurisdicción  y de características muy variadas: cueva-oratorio de Santa Águeda en El Pajar de Arguineguín, molinos, Faro de Maspalomas, Casa Condal y Ermita de San Fernando de Maspalomas, Hacienda de Juan Grande y Ermita de Nuestra Señora de Guadalupe; caseríos de fuerte tipismo, como Ayacata y Fataga con su ermita de San José (finalizada en 1896), etc. a los que hay que sumar obras contemporáneas, entre las que destaca el Templo Ecuménico del Salvador en Playa del Inglés. Las fiestas más importantes son las de Santiago en julio y San Bartolomé en agosto, aparte de otros más recientes, pero populares y multitudinarias como los carnavales de Maspalomas.


Imágenes

Foto Foto


BICS Relacionados

Casa Fuerte de Santa Cruz del Romeral

Monumento
Decreto de 22 de Abril de 1949. B.O.E. de 5/5/1949.

Caserones de Fataga
Caserones de Fataga

Zona Arqueológica.
Decreto 49/1986, de 14 de Marzo de 1986. B.O.C. núm. 38, de 2/4/86.

Cementerio de la Villa de San Bartolomé
Cementerio de la Villa de San Bartolomé

Monumento
Decreto 286/1996, de 22 de Noviembre 1996. B.O.C. núm. 165, de 23/12/96.

El Llanillo
El Llanillo

Zona Arqueológica
Orden de 13 de Junio de 1994. B.O.C. núm. 79, de 29/6/94.

Faro de Maspalomas
Faro de Maspalomas

Monumento
Decreto 55/2005, de 12 de Abril 2005. B.O.C. núm. 78, de 21/4/05.

Lomo Galeón
Lomo Galeón

Zona Arqueológica.
Decreto 125/1991, de 21 de Junio 1991. B.O.C. núm. 92, de 12/7/91.

— 6 Resultados por página
Mostrando el intervalo 1 - 6 de 7 resultados.