Manifestaciones rupestres

Las manifestaciones rupestres -manifestaciones artísticas en paredes rocosas, de cuevas, grutas o abrigos- son un claro ejemplo de la complejidad social de los antiguos habitantes de Gran Canaria.

Además de las conocidas pinturas de La Cueva Pintada de Gáldar, muestra excepcionalmente única en Canarias, los antiguos pobladores de la Isla colorearon las paredes de sus casas con almagre, un óxido rojo de hierro abundante en la naturaleza, que daba a las mismas un tono colorado o pintaron accesos a estancias de blanco.

Pero lo más llamativo, y en lo que nos centramos en este apartado, son los grabados rupestres, diversificados con una gran variedad de tipologías. Desde figuras antropomórficas (formas humanas) hasta pinturas zoomorfitas (con forma o apariencia de animal), pero también signos alfabéticos líbico-beréber, reticulares, etc. Entre ellos, destacan los triángulos púbicos, representación antiquísima relacionada con el culto a la fertilidad. Un ejemplo es La Cueva de los Candiles, cuyo interior está completamente revestido de este tipo de figuras y presenta el mayor número de grabados rupestres de toda Canarias.


Imágenes

Foto Foto Foto