Madera

La madera, junto a la piedra, constituyó la materia prima básica para las actividades económicas tradicionales, además de fuente energética principal para el trabajo doméstico.

La carpintería fue un oficio esencial y de prestigio en la sociedad tradicional insular; especialidad a la que se dedicaban, en las épocas de menor actividad, los agricultores y pastores que recogían madera de árboles cultivados o silvestres.

Su producción era muy variada: aperos de labranza (trillos, horquetas, arados…), utensilios domésticos y muebles (bancos, mesas, loceros, talleros…), elementos de construcción (puertas, ventanas, artesonado …), así como otras especificidades como la carpintería de ribera (chalanas, veleros…), la talla artística y la elaboración de instrumentos musicales, cada una de las cuales implicaba unas técnicas y materias primas muy determinadas.


Imágenes
Foto