El pintor José Arencibia Gil (1914-1968) es conocido por sus pinturas de gran formato, a modo de pinturas murales, como las que realizó para la Iglesia de San Francisco de Asís, la Iglesia de Santa Lucía de Tirajana y las que decoran el presbiterio y capillas colaterales de la Iglesia de San Matías de Artenara. Aunque se conocen como pinturas murales, en realidad son óleos pintados sobre lienzos, que luego se adhieren a la pared.

La temática religiosa ocupó una parte importante de sus trabajos especialmente en lo que respecta a los murales, como vemos en este caso. Los temas que se representan en su interior se refieren a la Ascensión de Jesús a los cielos, en él presbiterio y La Asunción de la Virgen y la del profeta Elías, en las capillas de la Iglesia. Estas escenas bíblicas se caracterizan por un estilo ligeramente academicista debido a sus estudios en la Academia de Bellas Artes de San Fernando y a un claro interés por el dibujo. La singularidad radica en su capacidad para incorporar paisajes y personajes locales a estas pinturas, por ejemplo, en la Asunción de la Virgen y en la del Profeta Elías, el paisaje que contemplamos en la parte inferior corresponde a las cumbres de Artenara.

José Arencibia toma como referencia a los pintores clasicistas españoles que dominaron la temática religiosa. Tenía especial predilección por El Greco y los artistas renacentistas y barrocos italianos. De Canarias, la obra de Nicolás Massieu y Matos fue la que le inspiró en la representación paisajística que hace de las cumbres de la Isla.