NOTICIAS
  El acuerdo para la concertación se firma por cuatro años, aunque se puede prorrogar por otros cuatro, y permite a la institución insular ejercer la tutela de las más de 120.000 piezas del fondo arqueológico, cumpliendo con las obligaciones y competencias establecidas por la ley de Patrimonio Histórico.  De esta manera, el Cabildo pasa a aportar el porcentaje mayoritario de los fondos destinados a cubrir los gastos y  las necesidades económicas del Museo Canario. Para el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, es “difícil de comprender y explicar que se haya tardado más de 21 años en responder a las necesidades fundamentales del patrimonio arqueológico para garantizar la estabilidad de una institución decisiva para la cultura canaria”. El dirigente insular aseguró que es necesario que “los 140 años de vida del Museo se proyecten en divulgación y comunicación hacia toda la sociedad”. El presidente del Museo Canario, Diego López Díaz destacó la “colaboración para ejercer las responsabilidades comunes sobre patrimonio”. También agradeció el apoyo de “la actual corporación del Cabildo de Gran Canaria que ha incrementado la subvención al museo un 58%” alcanzando la actual cifra de 600.000 euros al año. El consejero de Presidencia, Teodoro Sosa, explicó que la extinta ley de Patrimonio Histórico de 1999 “ya establecía la posibilidad de crear mediante concertación la institución museística insular, pero que pese a los intentos no fue posible” y que el actual convenio “se inscribe en la política de revalorización, recuperación y conservación del patrimonio histórico, arqueológico y etnográfico de Gran Canaria”. Además de ejercer la tutela sobre el Fondo Arqueológico Insular, con un registro de más de 120.000 piezas, y aportar la debida financiación, el Cabildo deberá garantizar que el museo sea una institución abierta al público, accesible, inclusiva, intercultural, sostenible y al servicio de la sociedad, que organice periódicamente exposiciones científicas y divulgativas, que desarrolle una actividad didáctica, y garantizar también el acceso a sus fondos del personal investigador y de la ciudadanía, entre otras cuestiones.
14/may/2021 Leer más...
Será el jueves 22 de abril a las 17.30 horas en el Patio de la Institución insular, donde Jacob Morales Mateos, doctor en arqueobotánica e investigador del Programa Ramón y Cajal de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, desgranará el resultado de su estudio sobre los usos de más de 200 plantas silvestres financiado por el Cabildo de Gran Canaria. Esta investigación ha documentado el conocimiento tradicional sobre las plantas silvestres entre la población de mayor edad mediante la realización de entrevistas y el registro científico de las propias plantas, a la vez que ha rescatado los nombres y usos que ha tenido a lo largo del tiempo. Seguirá a su exposición el documental ‘La memoria de las plantas’ con testimonios de especialistas y personas mayores sobre sus usos, pues la jornada está dedicada a la memoria de las personas que han traído hasta el presente experiencias y saberes que han pasado de generación en generación y que se inspira en el lema ‘Pasados complejos, futuros diversos’ elegido este año por el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios. La sesión podrá ser seguida en directo en el perfil de Facebook de Patrimonio Histórico (https://www.facebook.com/estodotuyo) y en su canal de Youtube (https://www.youtube.com/user/estodotuyoTV).   VER PROGRAMA     Las Palmas de Gran Canaria a 21 de abril de 2021.
22/abr/2021 Leer más...
La colaboración de la Policía Canaria ha sido crucial en todo el procedimiento, ya que no solo elevó el caso a la Fiscalía, sino que realizó múltiples inspecciones y gestiones para lograr el desalojo de estas cuevas que fueron ocupadas hace ya cinco años, todo en coordinación con la propiedad, pues son privadas, y la colaboración también del Seprona y la Policía Local, entre otros, detalló el inspector insular José de León. El yacimiento está formado por ocho cuevas habitacionales, aparte de otras tantas que fueron granero, y ahora el personal del Cabildo trabaja para extraer muebles, colchones y otros objetos que ocuparán dos camiones. A ello seguirá una limpieza en profundidad, también de la ladera, que igualmente está salpicada de restos de enseres, el refuerzo de los cerramientos de las cuevas y del camino de acceso, además de un nuevo estudio geológico para comprobar la peligrosidad que ya puso de relieve un estudio anterior a la ocupación. En coordinación con la Policía Canaria y la Policía Local, otra de las medidas será reforzar la vigilancia periódica de este valioso yacimiento aborigen.   Ocho familias aborígenes aisladas y autosuficientes Las Cuevas de los Canarios fue el hogar de al menos ocho familias aborígenes que habitaban aisladas en la Isleta, que cuando subía la marea quedaba separada del resto de la isla, así que vivían del aprovechamiento del mar, posiblemente tenían su pequeña cabaña ganadera, también ha sido encontrada una cantera de molinos y, en definitiva, eran autosuficientes para su supervivencia en este paraje, incluido el cementerio sobre el que se asienta el barrio de La Isleta, donde de vez en cuanto aparece algún hueso y del que existen imágenes de finales del XIX.   Okupas desde el 2001 El Cabildo de Gran Canaria ya en 1992 limpió de enseres el lugar y lo acondicionó, pero en 2001 comenzaron a llegar los primeros ocupantes contemporáneos, e incluso se produjo una peligrosa situación cuando se prendió fuego en un colchón, capítulo que dio paso a una nueva limpieza, señalética y acogida de visitantes, tanto adultos como escolares, pero en 2015 hubo un importante desprendimiento, cayó su visera y un estudio geológico desveló la peligrosidad del lugar. Se prohibió el paso, se reforzó la señalética para que pudiera ser contemplada e interpretada desde el mirador y se cerró el paso por peligrosidad, pero comenzó una nueva entrada de ocupantes que no han podido ser resuelta a hasta esta semana. El Cabildo había conseguido que cinco personas desistieran de permanecer en el lugar y ya este lunes el juez dictó la orden que permitió a la Policía Canaria desalojar este martes a la última persona, momento en el que se procedió al cierre por la peligrosidad que entraña como por su importante valor arqueológico, así como a la intervención que  la devolverá a un estado acorde con su categoría de Bien de Interés Cultural.    Las Palmas de Gran Canaria a 15 de abril de 2021
15/abr/2021 Leer más...
En concreto esta actividad estuvo centrada en el noroeste de la isla, si bien han sido varios los municipios en los que se ha incrementado el número de yacimientos arqueológicos inventariados. Consecuencia de esta actividad, entre otros resultados, es la incorporación de 63 nuevos  yacimientos, lo que hace que en la actualidad asciendan a 1.162 los lugares incluidos en el inventario arqueológico de Gran Canaria (Por municipio, Agüimes: 7 altas; Agaete: 9 altas; Gáldar: 1 alta; Ingenio: 2 altas; Las Palmas de Gran Canaria: 3 altas; Mogán: 2 altas; Moya: 2 altas; San Bartolomé de Tirajana: 24 altas; Santa Lucía: 10 altas; Tejeda: 3 altas; Telde: 2 altas.). En el curso de estos trabajos, desarrollados por la empresa Tibicena Arqueología y Patrimonio, se han llevado a cabo intensas prospecciones arqueológicas para, además de localizar e inventariar nuevos yacimientos, precisar los límites de los ya existentes, actualizando toda la información disponible sobre ellos. En este sentido hay que destacar la colaboración ciudadana, gracias a la cual se han sumado nuevos enclaves arqueológicos, algunos especialmente frágiles como las estaciones con grabados rupestres. La labor compartida con la ciudadanía ayudará a que pueda seguir disfrutándose de una herencia que debemos transmitir en la mejor de las condiciones posibles a las generaciones futuras. En la presente actualización se han sumado yacimientos arqueológicos anteriores a la conquista europea, así como algunos posteriores a ese momento; con tipologías diversas (funerarios, domésticos, grabados rupestres, etc.) que siguen poniendo de manifiesto la riqueza y diversidad del patrimonio arqueológico insular. Con esta actualización se logra una mejora sustancial en la tutela y gestión del patrimonio arqueológico, ofreciendo más garantías de conservación para este legado, a la vez que se logra una mayor seguridad para los propietarios de los terrenos en los que se localizan. A partir de este momento se dispone de un documento actualizado y validado técnicamente que permite su incorporación a los instrumentos de gestión del territorio.  
05/abr/2021 Leer más...
Precisamente, este era el objetivo del  Sorteo Regala Patrimonio puesto en marcha por el Servicio de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria durante las pasadas Navidades, conocer qué significa para la ciudadanía el patrimonio.   No en vano, el patrimonio, en su sentido más amplio, es un elemento esencial que vertebra la idiosincrasia de una comunidad. En este sentido, y gracias a las imágenes de quienes se han animado a colaborar en esta iniciativa, hemos podido mostrar aquellos bienes tangibles e intangibles que son percibidos por la ciudadanía como parte de su herencia y que refuerzan su sentimiento de pertenencia a la isla.   Además, este proyecto ha permitido descubrir la presencia, nada desdeñable, que el patrimonio de Gran Canaria tiene en algunos de los momentos y experiencias más personales de la ciudadanía, mostrando una cara personal, subjetiva y única.   Por ello, en las bases del sorteo se optó  por escoger una aplicación online para, a través de un método aleatorio, determinar cuáles son las fotografías ganadoras. En total, han sido dos las instantáneas galardonadas. En Facebook, la imagen premiada ha sido una preciosa fotografía de la Catedral de Santa Ana captada por Alfredo Rodríguez. En Instagram, @23301mercedes muestra una perspectiva muy personal de las cumbres de la Isla.   Las personas premiadas tendrán la oportunidad de realizar una visita guiada personalizada al Teatro Pérez Galdós, además de asistir a uno de sus espectáculos. Se trata de uno de los monumentos declarados Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno de Canarias en 1994. Un edificio en el que destaca, además de por su arquitectura, por el importante valor artístico que atesoran sus paredes.  
11/feb/2021 Leer más...
Aunque el Sol se vislumbró sobre el pico entre las nubes, finalmente conminó al próximo año para mostrarse en todo su esplendor sobre la tumba del rey, una estructura que no solo albergó al Guanarteme o quizás al Guayre y a otras cuarenta personas, sino que es el monumento funerario más importante de Canarias en superficie por su tamaño y su hermosa complejidad con sus cistas, fosas y círculos. La Guancha es uno de los Yacimientos Estrella de Gran Canaria que albergan fenómenos de luz que, desde hace al menos mil años, marcan el cambio de estaciones cuando el rayo de los equinoccios o los solsticios tocan lugares destacados de la cultura aborigen, lo que demuestra su enorme control de los astros, no en vano de ello dependían sus decisiones y sus vidas. Es impresionante, es como un faro que se mete en la tumba, comenta una vecina de Gáldar que recordó que no es tan fácil presenciar el fenómeno en su plenitud por tratarse del norte y porque la montaña atrapa las nubes, así que se suele dejar desear pero nunca decepciona. En cualquier caso, este martes ofrecerá una nueva oportunidad de ser observado antes de que desaparecer del todo hasta su próxima cita anual, en diciembre de 2021. El presidente del Cabildo, Antonio Morales, reconoció que era emocionante encontrarse en un lugar tan destacado para los aborígenes a la espera de que se produzca el fenómeno que ellos crearon para marcar sus vidas y que se produce cada diciembre cuando la noche ha ganado su última batalla al día y marca el inicio del pulso a la inversa, pues desde hoy la luz comenzará a ganarle la batalla a la penumbra y los días serán cada vez más largos. Gran Canaria es la isla que más invierte en sus vestigios prehispánicos, subrayó, y de hecho Gáldar ya está inmersa en las obras que, con un presupuesto de 1,2 millones de euros,  realzarán este enclave, explicó el consejero de Patrimonio Histórico y alcalde de municipio Teodoro Sosa. De este modo, ya está en marcha la primera fase de urbanización para acondicionar el camino que accede a los restos de la necrópolis y el poblado, un espacio de más de 20.000 metros cuadrados que además será vallado, para en la siguiente fase abordar la edificación de un centro de interpretación con salas, exposiciones, y un mirador para deleitarse con el yacimiento, la montaña y el mar. El arqueólogo insular José de León explicó que este monumento funerario fue excavado en los años cuarenta y en él se contabilizaron hasta 43 personas, las más importantes en las cistas centrales donde también se encontraron revestimientos de madera, si bien no se descarta que albergue más enterramientos. Se trata además de un ejemplo de cohabitación entre vivos y muertos, pues junto a los enterramientos se encuentran las casas. También fue uno de los lugares prehispánicos más importantes, pues según las crónicas, en toda la costa se contabilizaron más de 4.000 fuegos, lo que veníana ser 20.000 personas, estimó el arqueólogo, quien como curiosidad citó que este lugar albergó parte del rodaje de la película Tirma. Además, en el año 34 se encontró otro túmulo que resultó destruido y que contenía ajuar funerario, lo que demuestra la excepcionalidad de este lugar que encuentra su paralelismo con el fenómeno de Arteara en el equinoccio de primavera, cuando el rayo entra en su correspondiente tumba del rey. Presenta asimismo construcciones superpuestas que demuestran que la zona fue habitada durante siglos, lo que será confirmado con la excavación que iniciará el Cabildo el próximo año con un presupuesto de 60.000 euros para retrotraerse mil años y tratar de desvelar alguno de los interrogantes que aún atesora este valioso enclave del norte de Gran Canaria.
22/dic/2020 Leer más...
Estos restos pertenecen al menos a 169 personas, mientras que en el Cementerio de Maspalomas se identificaron 153 y los siguientes en volumen hay que buscarlos en El Hierro con 135 en Punta Azul y La Laura, que no llega al centenar, así que este yacimiento de Guayadeque, al que hay que escalar siete metros para acceder, ofrece el mayor repertorio humano de aborígenes encontrado hasta el momento en Canarias. Los huesos recuperados atesoran información valiosísima y apenas han comenzado a hablar, de modo que el consejero de Presidencia, Teodoro Sosa, confirmó que la Institución insular abordará la siguiente fase del estudio de los restos de esta cueva de 17 metros de longitud. El arqueólogo insular Javier Velasco y la historiadora de Tibicena Verónica Alberto definen el yacimiento como un depósito funerario excepcional, prácticamente un regalo, que no solo hay que conservar, pues los huesos corrían peligro de desaparición, sino investigar para que cuenten la historia que atesoran, ya sea de hábitos como acuclillarse y sus enfrentamientos, o de sus enfermedades y momentos críticos, pues hay picos de fallecimientos al año y medio –época del destete y cambio de alimentación-, a los cuatro años y otros momentos, así como la incidencia de infecciones y enfermedades por consanguineidad, pues la misma comunidad, formada por mujeres y hombres de estaturas entre 1,52 y 1,72 metros,  vivía y se enterraba en este lugar.   El primer objetivo de la intervención ha sido precisamente proteger los huesos de un daño irreparable, sin embargo los que permanecen sepultados, en la medida en la que no corran peligro, deben permanecer en su lugar, mientras que el resto permitirá asomarse a los primeros siglos después de Cristo, datación que será concretada en la segunda fase.   Perros aborígenes Los perros estaban presentes en la sociedad aborigen pero constituyen todo un misterio pues apenas hay restos de cuatro, dos provenientes de Guayadeque y dos dientes encontrados en dos fardos del Museo Canario, así que aún es pronto para establecer hipótesis alguna sobre el hecho de que accedieran a los fardos, siempre de forma sistemática, pues primero mordían el cuello y el tórax para acceder a las vísceras, y posteriormente columna y médula. Se desconoce si estaba integrado en el ritual -la situación menos probable-, si simplemente no podían impedir que accedieran al tratarse de una cueva con cierto trasiego de enterramientos que no podían tapiar, o tal vez no le daban la importancia que hoy en día se le daría, pues habría que conocer mejor su universo simbólico de esta población que también legó restos con mordidas en Arguineguín, La Fortaleza o el Guiniguada, aunque es Guayadeque la que desvela su gran incidencia. Sí se conoce que estaban domesticados, formaban parte de la comunidad, y que con la conquista quedaron sueltos y asilvestrados, así que el nuevo gobierno premiaba a quien los matara y aportara como prueba el cuero de cada pieza. Enfermedades y preparación de cadáveres Entre los restos de este interesante yacimiento no faltan los fragmentos de fibras vegetales como el junco ni restos de piel de animal para envolver los cadáveres, así como varas de madera. Los juncos eran usados para confeccionar esterillas y sogas trenzadas, mientras que la piel, también fragmentada, provienen de las envolturas y ataduras que usaban para enfardar los cuerpos. Asimismo, se recuperaron numerosos fragmentos de madera, en su mayoría varas de distintas especies leñosas que muestran formas y dimensiones homogéneas utilizadas para darle rigidez a los fardos dentro del paquete mortuorio, muy homogéneo y verdaderamente compactado. Y hay más hallazgos, por ejemplo la presencia de pequeñas concentraciones de una sustancia similar a la resina del pino, que al alterarse produce una materia semitraslúcida de color oscuro llamada ‘brea’ que aparece adherida tanto a los huesos como a los restos vegetales y piedras del suelo de la cueva. Dado que el conjunto ha sido frecuentado desde finales del siglo XIX, ello ha desencadenado que no solo se altere el orden de los restos óseos sino que se pudo extraer algún fardo funerario o piezas esqueléticas. También hay problemas con las fracturas de los huesos por pisadas humanas o piezas deterioradas debido a las condiciones medioambientales. Guayadeque es y seguirá siendo en cualquier caso una mina arqueológica que arroja como hipótesis que el enterramiento colectivo en cuevas pudo ser una fórmula para perpetuar los vínculos de la comunidad con sus finados, pues seguían siendo parte de la sociedad, solo que al morir se convertían en antepasados.   Las Palmas de Gran Canaria, 17 de diciembre de 2020
18/dic/2020 Leer más...
El Cabildo aporta 375.000 euros al proyecto para rehabilitar tejados, fachadas y  zonas interiores de la Basílica del Pino, una intervención que incluye la impermeabilización de cúpula, tejados y torre del campanario, así como el arreglo de artesonados y vidrieras para devolverle el esplendor a este templo profundamente arraigado en la población de Gran Canaria, lo que incluye las gárgolas y hasta la instalación de un pararrayos.   Declarado monumento histórico-artístico y Bien de Interés Cultural, el retejado de los casi 1.200 metros de superficie techada, así como la impermeabilización de las techumbres con membrana líquida y la protección hidrófuga de más de 400 metros de fachada para evitar que se filtre el agua de lluvia, todo ello incluido en el proyecto de la Diócesis de Canarias, cuentan con el  visto bueno de la Comisión de Patrimonio del Cabildo.   Las obras acaban de comenzar y hoy fueron recorridas por el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, el consejero de Presidencia, Teodoro Sosa, y el alcalde de Teror, Gonzalo Rosario, quienes conocieron los detalles de la mano del vicario, Hipólito Cabrera.     Además, los trabajos abordarán la reparación de las cruces de cúpula y torre, la rehabilitación de una vidriera, la reparación de urnas y floreros, la instalación de un pararrayos sobre un mástil de 6 metros y el tratamiento de canales aparte de las gárgolas, además de la sustitución de las barandillas de la linterna de la cúpula.   La intervención contempla reparaciones en el último módulo, el chapitel y los encuentros con el tejado de la torre del campanario, así como la limpieza y eliminación de vegetación para impedir que las raíces ocasionen más grietas que se convierten en vías para la entrada del agua, todo lo cual tiene un presupuesto de 550.000 euros.     En cuanto a los interiores de la Basílica, las actuaciones se centrarán en la protección contra el óxido en cerchas o armazones metálicos, el barnizado o en su caso la sustitución de los artesonados en peor estado, la limpieza y protección de cantería dañada, la restitución de cordones dorados en la cúpula y la renovación de zonas de pavimento.   Esta propuesta busca resaltar los valores arquitectónicos, artísticos y culturales del edificio para que la visita a esta joya siga siendo una parada obligada para visitantes y una profunda experiencia emocional para la población de Gran Canaria.   Las Palmas de Gran Canaria, 10 de diciembre de 2020.
14/dic/2020 Leer más...
El video performance titulado “Acciones Triángulos X: Cuerpos y territorios sagrados en Gran Canaria”, dirigido por Gloria Godínez, en el que una decena de mujeres interpretan el origen de la vida a través de la creatividad femenina, se presenta este jueves 10 de diciembre a las 19.30 en la Casa de Colón. Con acceso gratuito, previa inscripción online, las protagonistas recordarán a los asistentes el vínculo permanente entre el cosmos y la naturaleza con la proyección de este video de veinte minutos de duración. Un cupo de entradas se podrá reservar presencialmente en la propia Casa de Colón. Este trabajo apoyado por el Paisaje Cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria en colaboración con la Casa de Colón y el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México, es impulsado por Gloria Godínez en colaboración con Violeta Luna, Gino Maccanti y Joaquín López “Chas”. Se trata de intervenciones artísticas en los espacios que antiguamente estaban destinados a rituales, encantos e invocaciones femeninas en Gran Canaria llevadas a cabo por diez mujeres que van desde los dieciocho a los sesenta y ocho años. Ellas son Adriana Navarro, Beatriz Ramírez, Begoña García, Desirée Benítez, Karolina Rodríguez, Lola Cordero, Marta González, Máxima Suárez, May Pérez y Mercedes Arocha. Cita secreta entre generaciones Intervenir mediante el arte de acción en el yacimiento arqueológico denominado Cuevas Caballero, concretamente en la bien llamada Cueva de las Machas, ha sido como acudir a una cita secreta entre las generaciones que fueron y la nuestra, confiesa Godínez, y añade que nuestras condiciones históricas actuales nos llevan a plantear preguntas sobre el género y a cuestionar el rol con el que tradicionalmente se ha configurado a las hembras aborígenes de las edades antiguas. Los trabajos para realizar esta pieza de video performance, que se iniciaron a principios de año, antes del confinamiento, se interrumpieron y se pudieron continuar a partir de mediados del mes de julio. Es como si los triángulos tantas veces tallados en el pasado prefiguraran esta crisis sanitaria y nos recordaran en cada repetición que la fecundidad no es simplemente engendrar seres humanos o cosechar alimento para nuestros pueblos, es sobre todo respeto por la naturaleza, es ecología, equilibrio y antigua sabiduría femenina, es creatividad, danza, música, pensamiento y arte, revela la artista.
08/dic/2020 Leer más...
El Cabildo de Gran Canaria retirará el cerramiento de piedra que tapa desde 1974 la parte inferior del Cenobio Valerón, lo que devolverá la verticalidad original de este espectacular granero fortificado aborigen y también su panorámica de vértigo, una sensación que el público experimentará desde una pasarela que le hará entender por qué este lugar era ideal para salvaguardar el alimento de intrusos. La actuación será posible con la colaboración del Ayuntamiento de Guía y un presupuesto insular de 300.000 euros con el que también será habilitado un aparcamiento y a su vez mirador para contemplar sus excelentes vistas al barranco y la costa norte, explicó el consejero de Patrimonio Histórico, Teodoro Sosa, junto al alcalde de Guía, Pedro Rodríguez. La supresión del muro y su relleno no solo devolverá su esencia al granero, de  su difícil acceso y fácil defensa, sino que además desvelará importante información, ya que las toneladas de relleno vertidas entre el muro y la toba procede del vaciado del propio Cenobio, así que en realidad es una caja fuerte de vestigios arqueológicos que los técnicos están deseando explorar. El Cenobio se guarece bajo un gran arco natural de 30 metros de ancho por 25 de alto y a unos 300 metros sobre el nivel del mar y está integrado por 350 cámaras dispuestas en varios niveles comunicados por escaleras y pasadizos, destinados al almacenamiento de cereales, legumbres y frutos de la antigua población grancanaria entre los siglos XII y XV.   Birra, el águila que intimidará a las palomas Los planes de mejora del Cabildo en el Cenobio de Valerón, que también suponen la primera intervención desde los años setenta, han incluido la retirada de más de 800 kilos de excrementos de paloma, la conocida como palomina, que se encontraba en montículos de hasta 40 centímetros, y que corroían la toba volcánica debido al efecto de los ácidos úricos y fosfóricos de las deyecciones, así como por las alteraciones por la acción de bacterias y hongos. Además, la palomina puede resultar nociva para la salud y caía incluso por dónde pasa el público. Por este motivo, para que las palomas no regresen al lugar, la intervención conlleva también medidas disuasorias lideradas por el cetrero Braulio Perdomo y su águila Birra, que se ocupan hace 13 años de ahuyentar las palomas en el Estadio de Gran Canaria y que ahora harán lo propio en el Cenobio de Valerón. El cetrero y su rapaz acuden al yacimiento dos horas al día para que Birra se habitúe al entorno, donde ya realiza pequeños vuelos sin soltarse de la cuerda para que en dos semanas comience a gobernar el cielo para que las palomas, intimidadas por su mera presencia, elijan otro lugar para anidar.   Cometas y sonidos de rapaces El efecto disuasorio que causa una rapaz ya ha comenzado con la presencia de una cometa que simula su silueta, sus brillantes ojos y su vuelo en círculos, un dispositivo sencillo que sin embargo funciona muy bien, aseguraron los técnicos, a lo que se suma un dispositivo que emite sus sonidos. En las partes altas, las más proclives a nuevos anidamientos, se ha extendido además un gel con un olor que repele a las palomas. Los técnicos también han acometido la protección de la toba volcánica más expuestas a posibles excrementos con el tendido de capas de material geotextil que simulan las texturas naturales gracias al uso de pigmentos minerales, colas e incluso el jugo de la penca del tuno indio. Con todo, el objetivo del Cabildo es devolver su esplendor al granero más importante de Gran Canaria, situado en un lugar tan escarpado que sobrecoge a quien por él se encarama y trata de imaginarse el trasiego aborigen, por lo que este enclave será en el futuro el lugar que recopile la información de todos los graneros de Gran Canaria.  
12/nov/2020 Leer más...
Este es uno de los aprendizajes de las dos últimas visitas virtuales del Cabildo en las que casi 200 hogares se conectaron para realizar un viaje de mil años y conocer el Patrimonio de Muerte de Gran Canaria. Los aborígenes de Gran Canaria a través de la gestión de la muerte garantizaban la reproducción social de normas, comportamientos y lugares relacionados con la diversidad de la práctica sepulcral, pues los muertos seguían siendo parte de su sociedad, solo que al morir se convertían en antepasados.   La isotermia para los finados El cementerio de los canarios en Guayadeque fue la primera parada, los arqueólogos han encontrado a ocho metros de altura los restos de alrededor de cien personas y en este entorno la población tuvo una íntima relación con sus finados, ya que las cuevas naturales no solo eran viviendas, también eran espacios para alojar a los muertos. La primera ocupación de este Barranco data del siglo II restos de personas en las cuevas sin distinción de edad y sexo. La conservación tanto de huesos, como de fibras vegetales o de pieles de animales, se debe a la isotermia de las cuevas, que con su temperatura constante hace que parezcan cálidas en los inviernos y frescas en los veranos, pero lo cierto es que su temperatura es constante, lo que las hace idóneas también para vivir. Los arqueólogos estudian las hipótesis de que en ese momento, la sociedad de los antiguos grancanarios primaba lo colectivo frente a lo individual, y también que estos entornos fueron diseñados para ser utilizados durante largo tiempo. Resulta muy interesante que pese a su antigüedad continúen proporcionando valiosa información.   El malpaís y la muerte La segunda parada fue en la necrópolis de Arteara, que dispone de un millar de túmulos que los aborígenes construyeron entre los siglos VII y XI sobre un malpaís enmarcado en una pared perimetral de 60 centímetros de altura. El túmulo es un amontonamiento ordenado de piedras a modo de torre, tiene diferentes tamaños y solo acoge a un cadáver, en ese momento comienza a primar las distinciones sociales, es decir, lo individual frente a lo colectivo, pues en el cementerio, los aborígenes asignan lugares especiales a los túmulos que tienen mayor tamaño. Otra diferencia es que los aborígenes ya no conviven con sus finados como en el caso de Guayadeque, sino que buscan un entorno para convertirlo en cementerio, en este entorno los cadáveres no se conservan como en las cuevas, y hay hombre y mujeres, pero no hay recién nacidos o infantes.   La costa y los finados La tercera y última parada fue en El Agujero, en Gáldar, en un cementerio de cistas, que son construcciones de piedra seca en un agujero en la tierra para depositar los cadáveres. Este tipo de cementerios están muy próximos a los poblados costeros que tienen acceso a los recursos marinos. Y en ese momento ocurren también cambios económicos, sociales y culturales, y se lleva a cabo la transición de la agricultura a la pesca y el marisqueo. Los aborígenes de esta zona le dan un tratamiento individual a los cadáveres y se puede hablar de monumentos funerarios que reivindican el orden social en vida, si en ella había desigualdades se trasladan al cementerio, de ahí la diferencias de ubicación de las cistas. En este entorno se han encontrado más hombres que mujeres, lo que los arqueólogos asocian a una posición privilegiada de los varones en la época. La similitud en los tres tipos de paisajes funerarios, tanto en las cuevas, túmulos como en las cistas, es la posición de los cuerpos, todos están boca arriba, atados de muñecas y rodillas, y envueltos con fibras vegetales.   Las Palmas de Gran Canaria, 5 de noviembre de 2020.-
06/nov/2020 Leer más...
El arqueólogo e inspector de Patrimonio Histórico del Cabildo, Javier Velasco, será el encargado de guiar a las personas inscritas en el recorrido virtual, junto al historiador Octavio Rodríguez  de la empresa Tibicena y el apoyo de las intérpretes  Nayra  Jiménez y Nuria Melián de GC Signo.   Los cementerios tumulares son muy habituales en el norte de África, lugar de procedencia de los primeros habitantes de Gran Canaria, que replicaron estructuras similares en Arteara, necrópolis con  un millar de túmulos que constituye un hito en el archipiélago canario por su espectacular despliegue sobre el malpaís.   En el caso de Guayadeque, podremos adentrarnos  en las cuevas funerarias, espacios donde los aborígenes de Gran Canaria incluían a toda persona que formaba parte de su sociedad con independencia de su sexo o edad de muerte, lo que invisibilizaba las diferencias sociales de la época.   El Agujero, en Gáldar, conserva numerosas construcciones funerarias tumulares y restos de panteones familiares para los dirigentes de la época en un entorno donde destaca el Túmulo de La Guancha.   Inscripciones   La inscripción estará abierta a partir de las 8:30 h. del lunes 26 hasta al miércoles 28 de octubre en el enlace https://visitas.grancanariapatrimonio.com/events/101   Las visitas se llevarán a cabo el 29 de octubre y el 5 de noviembre  a las 18:30 h. mediante la plataforma Zoom con 95 plazas en cada pase y las personas inscritas podrán  conectarse a partir de las 18.00 horas y aguardarán por el inicio del recorrido en una ‘sala de espera’ virtual.   Es importante que  cuando se conecten a la visita, silencien su micrófono, para facilitar la exposición de los intérpretes. Al final habrá un espacio de tiempo para dudas y comentarios.   Si los visitantes tienen alguna duda con la conectividad de la visita,  pueden consultar el manual en: https://visitas.grancanariapatrimonio.com/uploads/NORMATIVA_VIRTUAL.pdf para disfrutar con plenitud de este viaje al pasado gracias a métodos modernos.   Las Palmas de Gran Canaria, 22 de octubre de 2020.
23/oct/2020 Leer más...
El Cabildo ha invertido un millón de euros en estas instalaciones que proponen un apasionante viaje al pasado y que serán la palanca para profundizar en el estudio de los secretos que oculta el subsuelo de la costa de La Aldea, por lo que destinará 75.000 euros en 2021 para investigaciones arqueológicas, además de 10.000 para actualizar el proyecto de un gran parque arqueológico alrededor de los bienes de interés cultural de Caserones y el Charco, en plena Reserva de la Biosfera, anunció el presidente de la Institución insular, Antonio Morales, junto al consejero de Presidencia, Teodoro Sosa, y el alcalde de La Aldea, Tomás Pérez.     El Centro de Interpretación sumerge al visitante en un universo cultural alimentado por las condiciones naturales que sustentaron la prosperidad de aquella primera población aldeana gracias a acuíferos, suelos fértiles, importantes recursos marinos y la gran marisma, que los expertos estiman que tenía una extensión al menos cinco veces mayor que la actual marciega.   La primera sala a la que accede el público muestra los tesoros arqueológicos del enclave a través de las réplicas de vasijas, ídolos, pintaderas y una curiosa pieza cerámica bisexuada junto a imágenes en alta resolución de burgaos con ranuras que en Gran Canaria solo se han hallado en La Aldea y Gáldar, restos óseos humanos y figuras zoomorfas absolutamente singulares en el contexto de la Isla y que parecen representar tortugas o aves marinas, quizás incluso los guinchos o las aves migratorias que frecuentaban El Charco.   Esta sala arqueológica se completa con textos y vídeos que revelan que el asentamiento, que llegó a tener picos de población de más de 2.000 personas, fue el corazón de un entorno rico en elementos culturales que se manifiestan en túmulos funerarios, las estructuras ligadas a las creencias aborígenes en Montaña de Los Horgazos que le hablan al cielo a 1.059 metros de altura o en los grabados antropomorfos del Furel y Las Gambuecillas, escenario al que se suma el yacimiento paleontológico en el que se descubrieron fósiles de una nueva especie de rata gigante, la Canariomys tamarani, robusto roedor de casi un kilo.   La importancia de Caserones se refleja en el asentamiento a mediados del siglo XIV de una misión de frailes mallorquines, una avanzadilla de la Conquista de Gran Canaria, proceso que no concluyó hasta 130 años después y al que estos monjes se adelantaron con la construcción de una pequeña ermita bajo la advocación de San Nicolás en la zona de El Roque.   Cuando la memoria es un nombre   El Centro nace para levantar definitivamente el manto de polvo y olvido que cubrió durante siglos muchos de los valores arqueológicos de la Playa de La Aldea, pues la Conquista puso fin al esplendor del caserío aborigen y trasladó el centro de la vida al interior del valle, aunque las referencias toponímicas a la Era de las Casas Grandes, la Iglesia de los Canarios y, por supuesto, Caserones, evidencian que los nombres se convirtieron en guardianes de la memoria.     La sala etnográfica y de cultura viva pone al público cara a cara con una gran fotografía de tomates, pues paradójicamente fue este cultivo el que devolvió el eje de La Aldea a la costa en el siglo XX de la mano del muelle, las gabarras, la maquinaria y la mano de obra a pie de puerto que demandó su importación.   El Centro subraya la importancia del tomate para La Aldea con las tomateras sostenidas con cañas en uno de los patios y con el testimonio de María Trinidad Castellano, a la que el pueblo llama Yolanda, cantante de puntos cubanos, tejedora y pionera del proyecto de desarrollo comunitario aldeano que refrenda que antiguamente las mujeres tenían tres trabajos, uno recogiendo tomates, otro empaquetándolos y un tercero al cuidado del hogar.     La restauración de una barca abandonada estructura la parte que el Centro dedica a la pesca, que propone escuchar los recuerdos de viva voz de varias mujeres que también se hacían a la mar al igual que los hombres.   El visitante se embarca a continuación en un viaje con la imaginación que le traslada a la época en la que los aborígenes embarbascaban la marisma con leche de tabaiba para adormecer a los peces, contenido que se refuerza con las declaraciones de un grupo de jóvenes malienses que aseguran que en su país se celebra una fiesta idéntica a la de El Charco de La Aldea.     El recorrido aclara que este edificio de trazas vanguardistas se levantó sobre la estructura del Parador de Turismo que se construyó en los años 70, cuando “aquí no venían ni arquitectos ni aparejadores”, como recuerda Angelito, constructor que levantó con su cuadrilla esta infraestructura que forma parte de la memoria local porque allí se celebraban bodas, fiestas y reuniones.   Un viaje desde “el fin del mundo”   Era imposible que el Centro no hiciera escala en el Pleito de La Aldea, litigio de tres siglos originado por las reclamaciones de los colonos y medianeros del mayorazgo de los marqueses de Villanueva sobre la propiedad de la tierra, enfrentamiento que concluyó con la intervención del Estado y el reparto de parcelas, capítulo en el que resultó esencial la visita a Madrid del párroco Vicente Bautista, que se plantó en el despacho del ministro de Gracia y Justicia, Galo Ponte, y proclamó que de allí no se movía hasta verlo, porque venía “casi como del fin del mundo”, rememora a sus 90 años su sobrino, Antonio Perera.   Este asombroso “fin del mundo” forma parte de la Reserva de la Biosfera, figura que también cuenta con sitio propio en el Centro de Interpretación con audios, textos divulgativos y códigos QR. Igualmente, el Cabildo ha impulsado a través de la Reserva el proyecto de ecoturismo Ecotur, que ha incluido la ordenación del humedal y programas de divulgación y formación.   El Cabildo ha destinado este año 65.000 euros al encargo de gestión del Centro de Interpretación, cantidad que se elevará a los 180.000 euros en 2021 para garantizar la apertura diaria de 10 a 17 horas y relatar de lunes a domingo la historia de 1.500 años de vida a orillas de La Marciega y el Atlántico.
22/oct/2020 Leer más...
El Plan fue presentado a un concurso público del Ministerio de Turismo, que lo seleccionó para aportar un millón de euros de su plan nacional de 60 millones para potenciar destinos singulares y sumarlos a la aportación del Gobierno canario de un millón y al millón inicial aportado por el Cabildo, que para completar la cuantía necesaria para afrontarlo agregará otra partida de 1,2 millones, 2,2 en total para alcanzar los 4,2, explicó el presidente insular, Antonio Morales, quien celebró que el proyecto pueda prosperar.   Las tres administraciones firmarán un convenio que abrirá las puertas a un nuevo referente turístico basado en la calidad de los servicios, la conservación, la accesibilidad y la información para fomentar la economía circular, promocionar los productos locales, proteger la biodiversidad y fijar la población al territorio con acciones que se suman a los 5 millones del programa La Cumbre Vive.   La hoja de ruta marca la construcción por 1,7 millones de un gran centro de investigación y participación en Tejeda que centralizará la gestión de todo el ámbito y actuará además como espacio distribuidor de guías y visitas, refuerzo de los contenidos museísticos y elemento emblemático del destino.   El impulso a los emprendedores locales es uno de los ejes del Plan, que prevé 300.000 euros para asesoramiento, acciones de sensibilización y plataformas colaborativas de venta y promoción, además de impulsar la creación de microempresas ligadas a nuevos productos y experiencias turísticas.   Este respaldo al sector turístico vinculado a los rasgos que definen al Paisaje Cultural y la Reserva de la Biosfera cristalizará también en programas de apoyo a la competitividad de las microempresas y al fomento de las producciones y la artesanía locales con rutas gastronómicas o casas de artesanía.   Contempla además la recuperación por valor de 800.000 euros de senderos para crear dos rutas de más de 50 kilómetros diseñadas para cubrir en varias jornadas y que serán la base de un producto turístico específico que invitará al visitante a adentrarse en espacios de alto valor natural y cultural que enhebran los atractivos del Patrimonio Mundial y de la Reserva de la Biosfera.   Realidad aumentada La aplicación de las nuevas tecnologías es otra de las columnas del Plan, motivo por el que se invertirán 260.000 euros en un potente portal digital y una aplicación para móviles que dotará al público de una herramienta de interpretación con funciones y contenidos multimedia basados en la realidad aumentada y la georeferenciación. Por otro lado, un paquete de acciones por 500.000 euros mejorará la experiencia turística en las Montañas Sagradas con el acondicionamiento de bienes patrimoniales y de su entorno inmediato, incluidos caminos, muros y senderos. Asimismo, el Cabildo cerrará cuevas por motivos de conservación con materiales que garantizarán su integración ambiental y la estabilidad de los parámetros bioclimáticos interiores, al tiempo que actualizará y ampliará la red de monitorización del estado de conservación de algunos yacimientos. El Plan reserva 340.000 euros para un sistema de apoyo para la gestión del Paisaje Cultural y la Reserva con una red de sensores y sistemas de comunicación e información sobre la carga en el territorio para controlar el flujo de visitas, el aforo de los centros de interpretación y la densidad del tráfico. La programación plantea abrir con un presupuesto de 300.000 euros una oficina técnica de gestión y promoción del destino que elaborará el plan de promoción y comercialización dirigido al turismo local, nacional e internacional. El reto que afronta el Plan de Sostenibilidad no es menor. Los datos del informe del Cabildo que sirvió de base para el convenio reflejan que menos del 10 por ciento de los turistas que vienen a Gran Canaria señala entre sus motivaciones la oferta cultural, el patrimonio o la red de senderos, aunque la cifra ronda el 30 por ciento si se pregunta por el entorno ambiental y los paisajes.   El Paisaje Cultural ocupa 9.500 hectáreas de Tejeda, Artenara, Gáldar y Agaete, la práctica totalidad de ellas están insertadas en la Reserva de la Biosfera, que se extiende a su vez sobre más de 100.000 hectáreas que abarcan además suelo de los municipios de Mogán, La Aldea, San Mateo y San Bartolomé de Tirajana.   Pero los lazos del Paisaje Cultural y la Reserva de la Biosfera son incluso mucho más estrechos de lo que indica su mera convivencia en el territorio. La Reserva, por ejemplo, guarda un excepcional legado del mundo aborigen, con yacimientos arqueológicos que se conservan como en la época prehispánica, manteniéndose un paisaje relictual en el Poblado de Acusa y las Cuevas de Caballero en Artenara, Bentayga o Caserones, entre los múltiples ejemplos.   Igualmente, la cultura del agua, como elemento patrimonial inmaterial, destaca por los saberes populares o los usos en la medicina popular, desde el recetario de infusiones de gran biodiversidad de la flora autóctona para aguas guisadas, cuyas propiedades ya eran conocidas por la sociedad aborigen, a las interpretaciones de los fenómenos atmosféricos, como los aberruntos. Y todo ello también forma parte de este legado del pasado que se quiere mostrar al mundo con orgullo y con mimo para así perpetuarlo.
15/oct/2020 Leer más...
  El edificio central del Cabildo de Gran Canaria recibió este miércoles una placa de la fundación internacional DOCOMOMO como reconocimiento al carácter paradigmático que tiene este edificio racionalista en la arquitectura moderna española.   El distintivo subraya la aportación al Movimiento Moderno arquitectónico de Miguel Martín-Fernández de la Torre y a su legado, que incluye el edificio donde el Cabildo “hace los proyectos para el futuro de la isla”, destacó el presidente de la Institución insular, Antonio Morales, tras recibir la placa entregada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Gran Canaria, miembro del DOCOMOMO, de manos de su decano, Vicente Boissier.   Este hito de la arquitectura racionalista tuvo una larga gestación en tiempos difíciles. Martín-Fernández de la Torre entregó el proyecto de la Casa-Palacio en 1932, aunque la primera piedra no se puso hasta 1937, en plena Guerra Civil, y su culminación se demoró hasta 1941.   El arquitecto también fue el encargado del trazado de la ciudad, por lo que el emplazamiento no es arbitrario sino específico para la Casa Palacio. La ubicación de la construcción, entre la ciudad antigua y la ciudad nueva, incide en su carácter público e integrador.   La composición sigue un patrón clásico de organización en tres cuerpos: el central y de acceso al inmueble, el de naciente, que resuelve las medianeras, y el de poniente, que incorpora la alineación no ortogonal de la calle de Pérez Galdós hasta configurar una de las edificaciones más emblemáticas de Las Palmas de Gran Canaria. La sede del Cabildo fue objeto de una ampliación y reforma sobre un proyecto de Alejandro de la Sota que siguió la estela racionalista de Martín-Fernández.   El inmueble queda desde ahora arropado así por la organización DOCOMOMO, creada en 1990 para inventariar, divulgar y proteger el patrimonio arquitectónico moderno y que incluye en su catálogo obras de los arquitectos más representativos de España, de Oriol Bohigas a Mitjans Miró.     Semana de la Arquitectura   El acto de entrega de la placa formó parte de la presentación de la sexta edición de la Semana de la Arquitectura (06SA), que tendrá lugar del 2 al 9 de octubre organizada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Gran Canaria, y centrada en las Ciudades y Comunidades Sostenibles, reto que tanto Morales como Boissier destacaron como eje imprescindible de las acciones públicas y privadas.   El programa se puede consultar en el enlace http://semanaarquitectura2020.arquitectosgrancanaria.es/endirecto/ y se ha adaptado a los protocolos sanitarios actuales, posibilitando el acceso a la mayoría de actos en formato virtual. Los que sí son presenciales contarán con limitación estricta de asistencia. Asimismo, los talleres educativos se darán en los centros escolares para evitar desplazamientos.
30/sep/2020 Leer más...
  Los graneros colectivos son construcciones únicas en el archipiélago canario, no se conoce nada igual en otras islas, además eran espacios vitales para los aborígenes de Gran Canaria, pues no solo funcionaban para conservar y almacenar los alimentos más allá del ciclo de la cosecha, sino que su mantenimiento unía al grupo y garantizaba la supervivencia, tal como pudieron descubrir los internautas de esta cuarta visita virtual al Patrimonio Histórico celebrada por el Cabildo.   Los aborígenes de Gran Canaria utilizaban el laurel para combatir los insectos, ya que las plagas podían acabar con la cosecha   El arqueólogo insular Javier Velasco y el historiador de Tibicena Octavio Rodríguez, junto a la intérprete de Gran Canaria Signos,  Nayra Jiménez, explicaron las curiosidades, similitudes y diferencias de los graneros colectivos de Temisas, Guayadeque y Acusa a 190 hogares en esta cuarto recorrido que se vale de técnicas modernas para transportarse al pasado.   El viaje comenzó en las Cuevas de Pósito, en la Caldera de Temisa, donde los internautas conocieron que aparte de almacenar alimentos, el entorno hacía posible la gestión de las cosechas y del agua.   Y es que los arqueólogos tienen la certeza de que el mantenimiento de los graneros se realizaba de manera colectiva y elegían el sitio para construir cada uno de acuerdo con ciertas especificaciones como la disposición de agua y la proximidad tanto a los asentamientos de población como a los espacios de interés agrícola.   Los silos: las neveras antiguas que conservan los alimentos.   Los silos son espacios en donde se almacenaban granos y otros alimentos, son los agujeros tan característicos de los graneros colectivos y permiten mantener la temperatura y humedad constante gracias a sus características ambientales internas, a lo que se suma su altura y la disposición de zonas aireadas y secas. Estas características los hacían idóneos para la conservación de los granos, plantas o frutas.   Los estudios arqueológicos han probado que los aborígenes de Gran Canaria almacenaban sus alimentos en los graneros colectivos para conservarlos más allá del año que dura el ciclo agrícola, y por ello eran de gran utilidad para garantizar la protección y conservación de los alimentos.   La mayor parte de los silos presentan en su boca los restos de los acondicionamientos de su cierre, muy posiblemente con la ayuda de puertas de madera como la que fue identificada en una investigación arqueológica realizada en Temisas por el Cabildo de Gran Canaria.   La conservación de los alimentos.   Los aborígenes observaban el medio que les rodeaba y creían que la mejor forma de conservación era la que mostraba la forma natural de la planta, por ello los cereales eran almacenados con cascarilla y la espiga sin trillar, los arqueólogos creen que era para ofrecer protección a los granos frente a los insectos. Los higos fueron centrales en la dieta de los aborígenes y son resistentes a la descomposición.   La cebada necesita poca agua y es un cultivo común en Gran Canaria. En los graneros colectivos los arqueólogos también han encontrado restos de trigo, lentejas, habas, espigas, dátiles, támara y fruto del mocán.   También han encontrado restos de gorgojos del trigo junto a hojas de laurel, pues esta planta se usaba como insecticida natural contra los insectos para que no acabaran con un volumen considerable de la cosecha.   Graneros fortificados y sin fortificar.   Los intérpretes explicaron que hay dos tipos de graneros colectivos, los fortificados y los no fortificados, esta tipología podría estar relacionada con su antigüedad, ya que los primeros datan del siglo XI y los segundos del IX, lo que coincide con el desarrollo de la agricultura y de la supervivencia que los aborígenes habían adquirido como grupo.   El granero fortificado o inaccesible está ubicado en zonas de difícil acceso, lo que los hace fácil de defender, y un ejemplo de este tipo es el de La Audiencia o Cueva de Pósito que tiene orificio en el techo, lo que pudiera ser su acceso original.   Otros ejemplos de graneros fortificados son el de Cuevas Muchas, en Guayadeque, a pesar de parecer accesible y de tener un único acceso, su arquitectura interior es de difícil recorrido. Y otro es el que está ubicado en Acusa, el Granero del Álamo, ya que para acceder a este espacio se debe utilizar técnicas de escalada.   El segundo tipo es el granero no fortificado o accesible, generalmente están a pie de ladera, y su acceso es más sencillo, destacan el que existe en la Fortaleza y el de La Montañeta en Moya.   El patrimonio, Es Todo Tuyo.   El programa de visitas virtuales “#PatrimonioEnCasa” de la Institución insular es la alternativa para dar a conocer la riqueza cultural, histórica y arqueológica de Gran Canaria adaptada a la nueva normalidad, la siguientes se llevarán a cabo en octubre y noviembre, toda la información estará en: https://visitas.grancanariapatrimonio.com/ y en las redes sociales ‘Es Todo Tuyo’.   La difusión de los valores del patrimonio histórico de Gran Canaria tiene como objetivo que el conocimiento conduzca a la sensibilización de la ciudadanía con respecto a la necesidad de cuidar y conservar su legado.  Más información en: http://www.grancanariapatrimonio.com.
28/sep/2020 Leer más...
El primer descenso oficial a la Sima de Jinámar se produjo hoy por fin de la mano del Consorcio de Emergencias de Gran Canaria con Ismael Pitti a la cabeza para elaborar un diagnóstico de riesgos y seguridad, paso previo a la formación que recibirá el arqueólogo Xabier Velasco para que pueda descender al fondo del tubo volcánico y acometer el primer sondeo arqueológico de la historia de este enclave, tal como se ha propuesto el Cabildo de Gran Canaria para llegar lo más lejos posible en cuanto a la recuperación de los restos humanos que alberga este impresionante accidente geológico.   El presidente del Cabildo, Antonio Morales, se trasladó a este recóndito punto de Telde con vistas al litoral por considerarlo un día que marcará un antes y después en la larga trayectoria de este misterioso lugar y con el deseo de que  el sacrificio de quienes en él yacen, “sirva como lección histórica para los hombres y mujeres del futuro, para que sea el diálogo, el consenso y la democracia lo que marque el camino para construir el futuro, y no el odio y la violencia”, pronunció con esfuerzo Morales ante el sobrecogimiento de la ocasión.   El operativo comenzó a trabajar desde primera hora para desplegar todo el material necesario para la seguridad y anclaje del descenso, distribuido en cuatro escalones con y sin pared, ya que algunos tramos eran en “embolados”, y pertrechados con equipo de riesgo biológico.   El momento más esperado era el ascenso de Ismael Pitti, ya que dada su experiencia internacional en arqueología vertical, de los cinco que se introdujeron en la oquedad era el encargado de alcanzar el fondo e informar de su primera inspección ocular, además de tomar mediciones de interés para determinar si el sondeo arqueológico es posible.   “Encontré joyas, fotos y una maleta con recuerdos y juguetes de niños”, así como cadenas prendidas de las paredes, aparte de residuos y animales muertos, explicó a su salida el bombero, quien dijo que el descenso fue seguro, con diez anclajes con capacidad para soportar 2.200 kilos de peso cada uno sobre roca basáltica muy estable. A la mitad del tubo se pierde la luz natural y en la base, de unos 40 metros cuadrados, hay buen nivel de oxígeno (20,5), temperatura constante de 19 grados y alta humedad. No detectó gases en ningún momento.   El sedimento es producto del arrastre de la lluvia, ocupa sobre todo la pendiente del último tercio, donde el tubo deja de ser totalmente vertical, y en el fondo está colmatado, pero no tan solidificado como para que no pueda ser removido, algo que competerá al arqueólogo Xabier Velasco, quien deseoso de poder bajar por fin, se mantuvo pendiente del ascenso junto al consejero de Presidencia, Teodoro Sosa, el consejero presidente del Consorcio, Pedro Justo, la consejera de Igualdad, Sara Ramírez, y el director del Gabinete del Presidente, Marino Alduán.   El trabajo se realizó, además, con los criterios marca la Unesco, de manera que los anclajes y cualquier material utilizado fue retirado por el último bombero que ascendió y, comprobadas las condiciones del espacio, abre la puerta a la ansiada expedición arqueológica para retirar el sedimento, si bien no se sabe cuántos metros de altura ha alcanzado en los últimos 80 años, mucho menos desde que fueron arrojados 13 frailes franciscanos allá por 1400.   Desde la época aborigen hasta la actualidad.   Las simas son profundos pozos formados a partir de una fisura o grieta que suele comunicar la superficie con corrientes o cavernas subterráneas. La de Jinámar, formada por una emisión volcánica que irrumpió en una bolsa de agua cuyo vapor generó la oquedad, goza de la máxima protección desde que en 1996 fue declarada Bien de Interés Cultural como Sitio Histórico.   Se trata de una chimenea volcánica de 80 metros de profundidad de gran interés geológico y entomológico que enlazar la superficie con las entrañas de la tierra y conecta el remoto pasado Gran Canaria con su legado histórico más reciente. La tercera conexión, la que aún permanece en la memoria colectiva y que resulta una de las más intrigantes, la que lo une al mar, ha sido sin embargo descargada por los geólogos.   Las primeras referencias del lugar están recogidas en fuentes etnohistóricas, es decir, crónicas y relatos, además de varios autores que sitúan el primer episodio de lanzamiento de personas en 1393, cuando los isleños arrojaron a la Sima a trece frailes franciscanos mallorquines acusados de connivencia con las continuas agresiones de los navegantes europeos y porque observaban que no les faltaba alimento mientras la población pasaba hambruna. Juan de Abreu Galindo, franciscano andaluz, fue quien introdujo la leyenda de que el tubo volcánico comunicaba con el mar.   Ya en el siglo  XIX, Gregorio Chil y Naranjo explica que con tiempo sereno y aprovechando la pleamar, puso el oído en los bordes del tubo para descubrir si desde el fondo subía algún murmullo que le indicase la entrada del mar en aquellas profundidades. “Pero ni el menor indicio de ello he percibido en las varias veces que he repetido la experiencia”.   La Sima de Jinámar ha sido protagonista también de una de las páginas más negras de la historia reciente de Canarias, pues sirvió como lugar para el asesinato extrajudicial y arrojo de un indeterminado número de personas durante la represión que siguió a la sublevación militar del 18 de julio de 1936 y que básicamente tuvo como objetivos a dirigentes sindicales y afiliados de las organizaciones republicanas.   La veracidad de estas noticias queda atestiguada por los restos humanos recuperados de la Sima de Jinámar en distintos momentos custodiados en el Museo Canario, entre ellos un frontal con el impacto de un disparo. También respaldan estos hechos testimonios orales recogidos en trabajos de investigación sobre la represión franquista publicados en los últimos años.   Desde que fueron arrojados los franciscanos, pasando por la represión y la primera constatación de que había cuerpos en 1976, hasta los últimos restos levantados con ocasión de la investigación de la Guardia Civil para esclarecer las desapariciones de Yeremi Vargas y Sara Morales, y según el acervo popular incluso precipitaciones posteriores, lo cierto es que no se sabe los restos de cuántas personas contiene el tubo volcánico.   Actuaciones.   A petición de la una de las asociaciones de memoria histórica de Gran Canaria, explicó Velázquez, el Cabildo seleccionó muestras óseas del Museo Canario con ADN de cinco personas analizado en el laboratorio de genética forense de la ULPGC, si bien su cotejo con las pocas muestras de familiares disponibles no proporcionó ninguna identificación.   En 2012 delimitó con tensores la boca de caída al tubo e instaló un panel informativo que convive con una cruz que se estima que fue colocada en los años 70, desde cuando cada 1 de noviembre se produce en el lugar un homenaje a las víctimas que allí yacen.   Las asociaciones de memoria histórica han mostrado públicamente su deseo de que se recuperen los restos de los represaliados del fondo de la Sima, una empresa que el Cabildo se ha propuesto acometer, tal como hizo en el Pozo de Tenoya, si bien la complejidad en este caso es muy superior, pero afrontará el reto con la ilusión de poder llevarlo a buen término en pro de la convivencia, la justicia y la garantía de no repetición.
24/sep/2020 Leer más...
  El Cabildo de Gran Canaria controlará la colonia de palomas del Cenobio de Valerón con halcones, emisores de sonidos de rapaces y ultrasonidos para impedir la acumulación de excrementos, plumas y cadáveres de aves en descomposición que corroan la toba volcánica donde la población aborigen excavó el granero, así como para evitar riesgos para la salud de la personas, sobre todo al tratarse de un espacio abierto al público.     El principal reto de la actuación es frenar en seco el ataque de bacterias y hongos que desatan alteraciones químicas que desgastan la estructura pétrea de este Bien de Interés Cultural, para lo que se acomete ya la limpieza y desinfección en profundidad del espacio como primer paso, una de las medidas previstas dentro de este proyecto que el Cabildo ha encargado a Arqueocanarias con un presupuesto de 15.000 euros.   No obstante, la retirada de excrementos y restos orgánicos tiene por sí sola un efecto temporal muy limitado si la colonia continúa en el lugar, y por eso se contará con la ayuda de un cetrero para que una pareja de halcones sobrevuele la zona durante 2 días consecutivos cada dos semanas para que las palomas asocien que anidan en el granero y esto sirva de efecto disuasorio, técnica que se ha probado con éxito en otros enclaves de alto valor patrimonial de Canarias, por ejemplo en la Casa de los Coroneles de Fuerteventura.   El apoyo de los halcones forma parte de un plan coral acorde a la normativa de control de palomas que incluye la retirada de nidos y la colocación de jaulas-trampa en diferentes zonas del granero, labor que contará con Jacinto Reina, colombófilo de Guía de larga tradición y experiencia que se encargará de contabilizar el número aproximado de ejemplares.   El proyecto, que ya cuenta con el visto bueno de la Comisión Insular de Patrimonio Histórico del Cabildo, contempla la instalación de un aparato emisor de sonidos ultrasónicos molestos para las aves y otro de sonidos de rapaces que se activan con sensores del movimiento para ahuyentar a las palomas que intenten entrar al granero.   El Cenobio fue objeto de otra labor de limpieza y restauración en 2009, cuando las palomas desaparecieron de forma espontánea del yacimiento arqueológico por los propios trabajos. Sin embargo, al poco tiempo volvieron a colonizar de manera paulatina las ranuras, silos y galerías más elevadas del yacimiento, lo que supone que los espacios que se encuentran en la parte inferior, incluidos tramos de la escalera y rampa de acceso, estén constantemente cubiertos de excrementos que en algunos puntos forman apilamientos de casi 30 centímetros de altura.   Los informes de los técnicos del Cabildo subrayan que las deyecciones de paloma, también llamadas palomina, constituyen un grave peligro para la conservación del patrimonio por el efecto corrosivo de los ácidos úricos y fosfóricos presentes en ellas. Además, la flora microbiana no solo altera químicamente la toba volcánica sino que es proclive a contener especies potencialmente peligrosas para los humanos.  
17/sep/2020 Leer más...
    Se trata de la cuarta visita virtual al patrimonio histórico de Gran Canaria. Las dos sesiones programadas serán los días 17 y 24 de septiembre a las 18,30h, con plazas para 95 personas cada día y una duración de 90 minutos. La actividad será dirigida por  el arqueólogo e inspector insular Javier Velasco junto al historiador de la empresa Tibicena Octavio Rodríguez, quienes explicarán la organización económica de los aborígenes en Gran Canaria, así como las particularidades de su dieta, y otras curiosidades.    http://visitas.grancanariapatrimonio.com/es el enlace en el que se encuentra la información sobre la visita y donde están abiertas las inscripciones.   Los graneros de Temisas, Guayadeque y Acusa serán los protagonistas de este encuentro virtual    El conjunto de La Audiencia, situado muy cerca del pueblo de Temisas, es un grupo de cuevas artificiales de diversos tamaños y morfologías que incluyen graneros como las Cuevas del Pósito.   El Barranco de Guayadeque acoge un importante número de enclaves aborígenes, principalmente cavidades naturales y artificiales destinadas a funciones domésticas y sepulcrales, su riqueza arqueológica se debe a la intensa ocupación en la época prehispánica.   Por su parte, Acusa fundamentaba su desarrollo en la producción de cereales y en la ganadería, y en la época fue un núcleo poblacional destacado junto con Artenara.   El programa de visitas virtuales #PatrimonioEnCasa del Cabildo de Gran Canaria tiene el propósito de dar a conocer la riqueza cultural, histórica y arqueológica de la Isla, y por ello el Servicio de Patrimonio Histórico de la Institución ha apostado por el formato online que asegura la seguridad sanitaria de los visitantes.   Inscripciones   El periodo de inscripciones estará abierto en el enlace http://visitas.grancanariapatrimonio.com/register hasta el próximo 22 de septiembre.   Las visitas, a las 18.30 del 17 y 24 de septiembre, se realizarán  mediante la plataforma Zoom, y los internautas pueden conectarse, si así lo desean, desde las 18.00 horas y en automático ingresarán a una ‘sala de espera virtual’ hasta el momento de inicio del recorrido.   Es importante que los usuarios y usuarias del patrimonio, cuando se conecten a la visita, silencien su micrófono, para facilitar la exposición de los intérpretes, al final habrá un espacio de tiempo para dudas y comentarios.   Los visitantes deberán seguir las indicaciones de los intérpretes y cualquier duda con la conectividad de la visita virtual la pueden consultar en http://visitas.grancanariapatrimonio.com/uploads/NORMATIVA_VIRTUAL.pdf para disfrutar con plenitud de esta experiencia al pasado gracias a métodos modernos.
15/sep/2020 Leer más...
Sostenibilidad, control de accesos, charca para aves y almendros, claves de la renovación para el Centro del Bentayga   El Cabildo instalará nuevos paneles solares, biodepuradora y punto de recarga de vehículos eléctricos Una barrera automática con código QR controlará el flujo de visitantes y se vallará el acceso a pie al almogarén.   El proyecto, que ya tiene luz verde de la Comisión de Patrimonio Histórico del Cabildo, tendrá un coste de 280.000 euros y también contempla remodelaciones en interiores y exteriores que otorgarán un renovado aspecto a estas instalaciones, un elemento clave para transmitir los valores que atesora el Paisaje Cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, destacó el consejero de Patrimonio Histórico de la Institución insular, Teodoro Sosa.     La propuesta incrementará el autoconsumo del centro gracias a la disposición de paneles fotovoltaicos a ras de suelo e integrados en el paisaje, un avanzado sistema de huerto solar que sustituirá a las placas existentes en la cubierta y que aumentará la producción al proporcionar mayor superficie de captación.   Además, el Cabildo el punto para vehículos eléctricos será de carga semirápida y estará próximo al huerto solar, de modo que la recarga se realizará con la energía generada por las placas acumulada en baterías para tal fin.   Este salto en la eficiencia energética del centro se sustenta también en la sustitución del alumbrado interior, emergencia y señalización por luminarias led y la colocación de sensores de presencia de encendido automático en aseos y zonas de paso de visitantes.   El caudal de la minidepuradora para el tratamiento de las aguas residuales, dotado de un sistema biológico de depuración por oxidación, será aprovechado para regar la zona reforestada, que también se beneficiará de la canalización del agua de lluvia hacia un nuevo depósito enterrado de 5.000 litros, del que se ramificará el riego por goteo.   Además, una pantalla Led de 50 pulgadas indicará los principales marcadores del sistema, desde la energía generada y consumida al número de visitantes.    El Cabildo también instalará una toma de hidrante conectada al aljibe para la carga de agua en caso de incendio y situará en el recinto cuatro nuevos contenedores de reciclaje, al tiempo que adaptará un camino para personas con movilidad reducida para llegar desde el área de estacionamiento al edificio del Centro de Interpretación.   Control de accesos al almogarén   El control de accesos es otro de los ejes de la actuación, en su caso con la puesta en servicio de una barrera electrónica de apertura automática con código QR que permitirá además controlar el máximo de vehículos que pueden entrar, sistema que puede vincularse con el Centro de Interpretación de Artenara para la gestión integrada de los flujos de visitantes.   Para impedir usos incontrolados en el yacimiento y en especial en el marcador equinoccial del Roque Bentayga, el Cabildo colocará una puerta y un vallado de cierre en madera en los accesos a pie a esta joya geológica cuyo almogarén supone una de las cumbres de la cultura prehispánica de Gran Canaria. El edificio del Centro de Interpretación contará igualmente con sistema de vigilancia y alarma.   La Sierra del Bentayga, todo un universo cultural   La sierra del Bentayga se erige como epicentro de la Caldera de Tejeda y alberga uno de los ejemplos más excepcionales de los poblados fortaleza de la población preeuropea de Gran Canaria con más de cien cuevas naturales y artificiales que tuvieron múltiples usos como viviendas, graneros y lugares de enterramiento.   En la cara sur, resalta la existencia de cuevas con abundante presencia de triángulos púbicos grabados y cazoletas, y también en esta vertiente y la oeste se localizan dos estaciones de inscripciones alfabéticas líbico-bereberes, todo un universo cultural que la población local y visitante puede conocer gracias a este Centro que afronta su renovación aferrado a las raíces milenarias del legado que difunde.
04/sep/2020 Leer más...