Hilos y tejidos Los calados

A finales del siglo XIX las casas comerciales inglesas comenzaron a organizaron la artesanía del calado de acuerdo con el modelo maderiense, exportando la producción al mercado europeo. Se convirtió así en una pequeña industria de ámbito doméstico, que fue desarrollada exclusivamente por mujeres. El calado presenta modelos diferentes en estructura y en nombres, dependiendo de cada zona (en hebra, galleta, malla…) y se emplea en diferentes piezas de la vestimenta tradicional, así como en manteles y paños o juegos de cama. Se trabaja sobre tela de hilo o de batista, y se emplea hilo de algodón para crear los diversos motivos. Los pueblos con más arraigo en calados son Ingenio y Agüimes, aunque también Gáldar, Moya y San Bartolomé de Tirajana, entre otros.

La preparación de lana estaba precedida de un largo proceso:el esquilado, lavado y secado de la lana, escarmenado y cardado. La confección del hilo conllevaba el hilado por medio del huso y la rueca o el torno en su caso. Con respecto al proceso del lino, se iniciaba con la siembra y recolección para luego transformar la fibra resultante en hilo, previa labor de ablandar con agua, secar, machacar, agramar, peinar


Imágenes
Foto