LOS YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS

Un yacimiento arqueológico es un espacio en el que han quedado restos identificables de algún tipo de actividad humana del pasado. Pero si queremos obtener una visión real y representativa de ese pasado, es absolutamente necesario que se conserven estos enclaves sin ningún tipo de alteración.

El conjunto de bienes muebles e inmuebles que proporciona un yacimiento constituye el legado más valioso de averiguar el pasado. La investigación arqueológica nos permite reconstruir de forma fidedigna y dinámica una realidad cultural amplia y compleja.

Aplicada a los restos dejados por los grupos humanos que habitaron Gran Canaria antes de su Conquista, es posible ponerlos en relación con las restantes evidencias que testimonian lo que fueron las formas de vida de los antiguos canarios.

La Arqueología convierte cada yacimiento en algo similar a un libro sobre nuestro pasado. Su contenido arqueológico puede ser asimilado en frases o párrafos, porque, aunque esté compuesto de letras o palabras (piezas sueltas), sólo nos revelan algo en contexto con las demás. De las letras a las palabras, de estas a las frases, de las frases a los párrafos y de estos a los capítulos.

La destrucción de cualquier yacimiento arqueológico, por insignificante que éste pueda resultar, "borra las palabras", es decir,  hace desaparecer parte de nuestro pasado y de nuestro presente.

Su preservación constituye una labor que es responsabilidad de todos, pues todos formamos parte de una sociedad con un pasado común. El conocimiento de este legado es el mejor aval para que pueda ser transmitido a futuras generaciones, para conocer a nuestros antepasados y comprendernos a nosotros mismos.

Del mismo modo, difícilmente pueden entenderse las peculiaridades de cada yacimiento si no es valorado en su entorno natural. Las características biogeográficas (orografía y formas de vida) del lugar en el que se ubica cada conjunto arqueológico, los recursos naturales presentes en su entorno, las vías naturales de comunicación que permiten el acceso a otros espacios, etc. son aspectos que necesariamente han de considerarse para obtener una visión integral de cada enclave de valor patrimonial.

Los estrechos vínculos entre los canarios y el medio natural que conocieron contribuyen a explicar buena parte de sus formas y condiciones de vida.  Por esta razón, es fundamental no entender cada yacimiento como un elemento aislado en el espacio, sino que su comprensión debe tomar en cuenta la relación con otros espacios de interés arqueológico y con el entorno físico que le rodea. Esto es, preservar un yacimiento no es sólo delimitar una zona determinada sino conservar y proteger sus aledaños, el entorno natural en el que se encuentran. Con todo ello podremos ahondar en lo que fue la vida y la muerte de los habitantes prehispánicos de Gran Canaria.

Con la visita guiada a estos enclaves se puede potenciar su conocimiento e incentivar a su conservación y respeto.


Imágenes

Foto Foto Foto Foto Foto


BICS Relacionados

Barranco de Guayadeque
Barranco de Guayadeque

Zona Arqueológica.
Decreto 126/1991, de 21 de Junio 1991. B.O.C. núm. 92, de 12/7/91.

Barranco de Silva
Barranco de Silva

Zona de Arqueología
Decreto 262/1993, de 24 de Septiembre 1993. B.O.C. núm. 140, de 3/11/93.

— 6 Resultados por página
Mostrando el intervalo 1 - 6 de 36 resultados.