Gáldar - Arquitectura

Gáldar fue el primer municipio canario que contó con dos conjuntos históricos, ya que en 1993 se declaró el de Barranco Hondo de Abajo, con sus características casas cueva; allí se localiza además un museo etnográfico. Al igual que este lugar, la casa cueva es el rasgo más personal y generalizado de los Altos de Gáldar: núcleo alfarero de La Degollada, donde también se levanta la Hacienda de los Pineda, Fagajesto, Barranco Hondo de Arriba o Caideros, donde está la vieja ermita de San José.

El centro de la ciudad de Gáldar fue declarado conjunto histórico en 1981. Su arquitectura cuenta con varios estilos, desde el academicista, pasando por el modernista e inclusos algunos conjuntos del denominado estilo neo-canario. Hay que destacar el uso masivo de la cantería de Gáldar.

En la bella Plaza de Santiago el edificio más sobresaliente es el templo de Santiago de los Caballeros, que se inició en 1778 con planos de los arquitectos Antonio José y Diego Nicolás Eduardo, primer edificio del neoclasicismo en Canarias y uno de los de mayor monumentalidad de las islas, destacando su fachada en cantería dorada de Gáldar y la amplitud interior de sus tres naves y quince capillas, abovedadas y con cúpula. Atesora piezas artísticas de gran interés, tanto al culto como en el Museo de Arte Sacro, sirviendo de ejemplos la famosa "Pila Verde" (siglo XV) o el arca eucarística japonesa (siglo XVII). La alameda está centrada por una fuente de cantería y en su zona ajardinada sobresalen las cuatro araucarias y los laureles de Indias. En una de sus esquinas se levantan las Casas Consistoriales, también de estilo neoclásico, en cuyo patio está el drago centenario (1718). A un costado del edificio se alza desde 1912 el Teatro Consistorial, uno de los pocos de su género en el archipiélago. En el que fuera estudio del pintor, se encuentra la Casa Museo Antonio Padrón, con una muestra permanente de la variada obra del artista, inspirada en la cultura popular y la sugestión del mundo prehispánico. De la arquitectura doméstica tradicional destacan las casas Verde de Aguilar y del Capitán Quesada (siglo XVIII), declaradas de interés cultural. Al lado de la última se levanta el "Colegio Argentino", antiguo convento de la Sagrada Familia (1901) con su academicismo ecléctico. Otro monumento destacado es la ermita de San Sebastián, con su puerta ojival (siglo XVI). En muchos rincones de la ciudad hay esculturas dedicadas a personajes históricos y populares, obras de Juan Borges Linares.

CENTRO HISTÓRICO

El Colegio de Jesús Sacramentado

El antiguo colegio de Jesús Sacramentado es el más importante ejemplo de arquitectura doméstica del XIX. El edificio ocupa una parcela rectangular de grandes dimensiones. Se trata de una destacable arquitectura académica, que responde al momento del romanticismo estilístico. Construido en 1850 se convirtió en colegio casi un siglo después.

El edificio fue proyectado hacia 1850, con reformas posteriores en 1925, año en que pasó a ser propiedad de Don Antonio Harris y, en 1945, siendo ya propiedad del Ayuntamiento, este lo cedió en 1965 a las Siervas de María para que abrieran el Colegio.

El alzado principal a la plaza de Santiago es simétrico y se compone a partir de tres huecos por planta, situados entre pilastras laterales, con arcos, en el nivel inferior, y adintelados con guardapolvos sobre ménsulas, en el superior. La ornamentación se concentra, sobre todo, en los paños de cantería situados en el friso de los huecos. Otros elementos compositivos a subrayar en la fachada son el zócalo, el frontón del balcón principal, la línea de imposta horizontal que marca el forjado, la banda del friso, o la cornisa con moldura, destacando los capiteles de las pilastras y el remate por pedestales.

Todos estos elementos son en cantería y los antepechos de los balcones en rejería. Los alzados laterales retoman estos mismos elementos aunque con variantes compositivas.

La Casa Verde de Aguilar

La Casa Verde de Aguilar es un singular ejemplo de la arquitectura doméstica grancanaria de transición del siglo XVII al XVIII, propiedad de Marcos Verde de Aguilar y Trejo, un destacado hombre en la Gáldar del siglo XVII. La Casa es hoy Centro Cultural.

La casa tiene un patio interior formado por dos crujías en "L" a la que se adaptan las galerías alta y baja y sus corredores. En el espacio superior de la fachada sobresale la armadura con tirantes de viga simple que recorre la hilera que sostiene una cubierta de tejas a dos aguas, cuyo hastial deja ver un acceso lateral. El alzado principal enmarca tres huecos entre pilastras y una línea de moldura, donde despuntan los tipos de paños de los huecos altos, de perfil mixtilíneo y con repisa labrada, así como la carpintería de cojinete de los huecos altos, con tablas decoradas y vidrios superiores.

Las Casas Antonio Padrón y José Martinón

El Museo de la Casa de Antonio Padrón lo forman dos edificios y un amplio jardín. Se trata realmente del primer edificio que rompe con la arquitectura academicista o ecléctica de la calle, mientras el segundo edificio es una muestra de la arquitectura post-racionalista aunque posee algunos elementos del llamado neocanario.

En la calle Capitán Quesada n. 4, se levanta la Casa de José Martinón proyectada en 1926. Se trata de uno de los mejores ejemplos de arquitectura académico-ecléctica del casco histórico, en un momento tardío.

Edificio de dos alturas que ocupa una parcela rectangular y profunda. Tiene un patio centrado en segunda crujía y un traspatio trasero, con un acceso centrado y en eje con aquel. El alzado se compone con tres huecos por planta –de arco rebajado y moldura– dispuestos en simetría entre pilastras laterales y en una composición de dominio horizontal, donde se marcan las líneas del zócalo, la ornamentación geométrica entre las jambas de los huecos, de la imposta, cornisa con molduras y pretil. Este tiene un balaustre entre pilastrones y jarrones. Sobresale el balcón de rejería sobre ménsulas entregadas y el peralte apuntado con palmetas. La ornamentación se centra aquí y sobre los dinteles de los huecos.

La Casa Henríquez

En la esquina de la calle Tenesor Semidán y plaza de los Faicanes se levanta la Casa Henríquez, una vivienda de planta irregular y dos alturas con un patio centrado abierto y construida a lo largo del siglo XVIII. Se trata de un ejemplo muy notable de la arquitectura tradicional, con impronta compositiva neoclásica.

Todos los elementos compositivos (pilastras, enmarque de hueco adintelado, cornisa y línea de pretil) son en cantería, mientras que el volado tiene un antepecho de rejería, y destaca la carpintería, que es de cojinete con tablas simples. Durante años, fue cuartel de la Guardia Civil, conservando ahora un uso público como centro ocupacional y centro de profesores del norte.

Las Casas Consistoriales

Las Casas Consistoriales se sitúan en un edificio adquirido para esta actividad hacia 1830. Es un volumen de planta rectangular formado por dos construcciones, cuyo aspecto actual responde a intervenciones de principios del siglo XIX.

La primera edificación, con fachada a la plaza de Santiago, es una casa con patio en medianería trasera y rodeado por una crujía que tiene un claustro ecléctico de arcadas en herradura; estas enmarcan un viejo drago que se sabe que fue plantado en 1718 (siendo, por tanto, el más antiguo de las Canarias orientales). A este cuerpo se le adosa, lateralmente, otro edificio (donde estuvo el antiguo Juzgado, creado en 1821) con fachada a la calle Tagoror, que se organiza con una crujía en torno a otro patio. El alzado principal es simétrico y se compone de cinco huecos adintelados entre pilastras laterales. Destaca el portalón de pilastras toscanas que enmarcan un arco de medio punto y sostienen una sección del entablamento. Otros elementos compositivos, todos ellos en cantería de Gáldar, son el zócalo, friso y el remate con cornisa de moldura. Por su parte, el edificio a la calle Tagoror se compone de tres huecos simétricos y adintelados, destacando las formas de las dovelas de los huecos, con las carpinterías de librillo y cristal.

El Casino de Gáldar

La Sociedad de Instrucción y Recreo se fundó en 1847 y estuvo, originalmente, en la calle Tagoror. Posteriormente, y ya como Casino, se trasladó a esta casa, frente a la plaza de Santiago, construida hacia 1930 por Josefa Henríquez Suárez. Se trata de un edificio de gran valor arquitectónico, con dos alturas, sobre una parcela rectangular y con un característico patio centrado. Es un modelo de arquitectura académico-ecléctica que posee otros elementos tendentes al modernismo.

El alzado es de traza simétrica, centrado en el volumen del balcón. Se compone de tres cuerpos marcados por dos pilastras intermedias y otras pilastras laterales. Los huecos se diferencian por plantas: adintelados en la baja y de medio punto en la alta, con las molduras que arrancan de otros detalles modernistas. Se marcan las líneas del zócalo, forjado, paños entre dinteles, cornisa moldurada, o pretil con balaustres entre pilastrones. Además, destaca el remate con frontón peraltado, ménsulas y bolas, así como los antepechos de los huecos altos.

El Templo de Santiago de los Caballeros

Se trata de uno de los edificios más importantes del Patrimonio Arquitectónico de Canarias, punto de inflexión en el cambio hacia la nueva arquitectura del siglo XVIII. El proyecto fue realizado hacia 1778 por Antonio y Diego Nicolás Eduardo, y se sabe que las obras fueron dirigidas por el maestro mayor Patricio García, que procedía de La Orotava (Tenerife). El edificio se levantó con aportaciones populares, y su principal promotor fue el capitán Quesada.

La iglesia de planta rectangular, se estructura en tres naves longitudinales siendo la central de mayor altura. Están separadas por pilastras poligonales, cubiertas por bóveda de medio cañón y con cúpula sobre pechinas y tambor sobre el crucero. Tiene seis capillas a cada lado, y dos colaterales, además de la capilla mayor. Destaca la fachada principal que da a la plaza, donde se abren la puerta Mayor, la "Santa" o de Santiago y la de la Purísima Concepción. Construido en cantería de Gáldar, el alzado se estructura en dos cuerpos, separados por voladas cornisas y se remata con un gran frontón de arco rebajado, enmarcado entre torres gemelas. El lenguaje clásico, característico de sus proyectistas, está en las columnas de fuste liso y con énfasis, y en las pilastras estriadas, tanto de capitel jónico como toscano. Los vanos son de arco de medio punto, rebajados y adintelados. Lateralmente se abren las puertas del Sol o de San Antonio Abad y la del Viento o de la Trinidad. Posee valiosas piezas de arte mueble imaginero.

El Teatro Municipal

El Teatro Municipal, proyectado en 1912, ha tenido múltiples proyectos de renovación recientes, aunque aún continúa cerrado. Es un edificio de gran calidad arquitectónica que recoge además una tradición teatral que viene desde principios del siglo anterior. Es una de las escasas muestras de estructuras teatrales "a la italiana" en las islas.

La planta es cuadrangular y la forman cuatro crujías perimetrales que rodean al patio de butacas, en forma de herradura. El acceso es centrado y desde esta axialidad se disponen los espacios interiores: pórtico, vestíbulo, sala y escenario. La composición del alzado principal se fundamenta en el realce del cuerpo central y se estructura en tres cuerpos: arcadas en el primero, vanos adintelados en el segundo y rebajados en el tercero. La distribución de la planta se manifiesta en el alzado lateral, en una composición asimétrica que se fundamenta en el realce del cuerpo central, donde se combinan los tipos de huecos del alzado principal y arcadas con óculos; el tercer cuerpo rompe la línea de cornisa y se compone en simetría con una arcada rebajada en planta baja y huecos adintelados, en las altas. Aunque construido en hormigón, todo el exterior se trató con cantería de Gáldar.

Otros edificios notables

Una de las mejores viviendas del siglo XVIII, en la esquina de las calles Andamana y Fernando Guanarteme, fue la antigua sede de la Real Audiencia cuando se trasladó aquí desde Las Palmas de Gran Canaria, en tiempos de la epidemia de peste (1812). El edificio es un ejemplo valioso de la arquitectura tradicional, con ciertas influencias formales provenientes del neoclásico.

El capitán Esteban Ruiz de Quesada (1698-1794) se distinguió por su mecenazgo en la construcción del templo de Santiago de los Caballeros y por el impulso de reformas arquitectónicas y urbanísticas en Gáldar, a lo largo del último tercio del XVIII y al calor del espíritu de la Ilustración. Su residencia (conocida como Casa del Capitán Quesada) fue construida a finales del siglo XVII y principios del XVIII.

La antigua sede de la Real Audiencia tiene una planta cuadrangular compuesta por dos construcciones: una casa de planta alta en "L" con un patio en segunda crujía, y una casa terrera de raíces urbanas. El alzado principal del primer volumen es simétrico y se compone de tres huecos por planta, adintelados y rematados con un pretil entre filete y bocelete. Los huecos se encuadran en madera, y el del acceso en cantería de Gáldar, sobresaliendo el balcón centrado de madera con el antepecho labrado de celosías. El otro alzado tiene huecos adintelados y una carpintería de guillotina con antepecho de tablas.

La Casa del capitán Quesada la forman una serie de edificaciones de planta alta con las crujías principales cubiertas de tejas a dos aguas, tras un parapeto que dibuja la línea de cornisa. La edificación principal, n. 26 de la calle Santiago de los Caballeros, tiene un patio tras la crujía de fachada. Los alzados son de composición irregular y con variados tipos de huecos.

LA PERIFERIA

El barrio de San Sebastián

La ermita de San Sebastián, en la periferia inmediata de Gáldar, junto al asentamiento prehispánico del barrio Hospital y Argüello, es un bello y austero edificio ajustado en proporciones, de los pocos de la Isla que aún conserva elementos góticos del llamado periodo "pleno" propio del siglo XVI.

Es un volumen aislado de planta rectangular a dos y cuatro aguas (sobre el presbiterio) de teja árabe y plana. Un arco fajón separa los dos ambientes interiores. En la fachada, a poniente, abre un hueco apuntado recercado en cantería, con carpintería de madera y remaches y una pequeña espadaña en el ángulo noroeste. Otra puerta de casetones da acceso a la sacristía en la fachada norte. En la calle Real de San Sebastián n. 34 se levanta una casa de planta alta, que es modelo de gran calidad, perteneciente a la arquitectura doméstica urbana anterior al siglo XVIII. Tiene una crujía de planta rectangular y dos alturas, con cubierta de teja a dos aguas sobre techo de par e hilera y encerrada entre dos pilastras de esquina, que deja un hastial hacia la calle lateral. Predomina, en el eje de la fachada principal, la ventana y la puerta abiertas en huecos recercados de cantería, teniendo la primera una repisa labrada característica del gótico tardío.

LOS ALTOS DE GÁLDAR

Hoya de Pineda, El Caidero y Barranco Hondo

La obra original de la Hacienda de Hoya de Pineda es del siglo XVII y ha tenido reformas y ampliaciones hasta el siglo XIX. Es una gran casa de campo con un patio en "U" rodeado de una galería abierta al patio central. Algunas de las estancias conservan artesonados en los techos.

En el llamado Caidero el Viejo hay una ermita dedicada a San José, que fue una fundación del capitán José de Medina González (1694). Del edificio se conservan los muros de mampostería y ornamentación en cantería.

El conjunto de Barranco Hondo de Abajo se caracteriza por estar formado por casas cueva, como la mayoría de los caseríos de la pedanía de Juncalillo. La parte central se denomina "La Poza", y en ella se pueden apreciar distintos tipos de viviendas y dependencias de labranza excavadas. Predominan los materiales locales, alternando tanto la piedra vista, unida con barro, como los encalados blancos.

BICS Relacionados

Barranco Hondo de Abajo
Barranco Hondo de Abajo

Conjunto Histórico
Decreto 258/1993 de 24 de Septiembre 1993. B.O.C. núm. 137, de 27/10/93.

Casa del Capitán Quesada
Casa del Capitán Quesada

Monumento
Orden de 2 de Julio de 1993. B.O.C. núm. 92, 16/7/93.

Casa verde de Aguilar
Casa verde de Aguilar

Monumento
Decreto 261/1993, de 24 de Septiembre 1993. B.O.C. núm. 139, de 1/11/93.

Ermita de San José del Caidero
Ermita de San José del Caidero

Monumento
Decreto 602/1985, de 20 Diciembre 1985. B.O.C. núm. 13, de 31/1/86

Ermita de San Sebastián
Ermita de San Sebastián

Monumento
Orden de 2 de Julio de 1993. B.O.C. núm. 92, de 16/7/93.

Hacienda de Hoya Pineda
Hacienda de Hoya Pineda

Monumento
Decreto 30/1986, de 7 de Febrero 1986. B.O.C. núm. 28, de 7/3/1986.

— 6 Resultados por página
Mostrando el intervalo 1 - 6 de 8 resultados.