NOTICIAS
La Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria celebra el día 22 de febrero la segunda de las tres visitas guiadas gratuitas programadas al Barranco del Guiniguada en el marco de su nueva iniciativa ‘Patrimonio a pié’. Esta visita se celebra tras suspenderse el día 15 pasado la prevista por la vía de agua que produjo la avería de una tubería en una zona del recorrido que impedía el paso a los viandantes. La tercera y última visita se desarrolla el día 24 del presente mes. La duración aproximada de la visita que recorrerá el Guiniguada (dificultad media) será de 3 horas y media. Impulsada por la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo, la misma plantea un recorrido desde el Maipez, junto al Jardín Canario, hasta llegar a la boca del barranco, en el Pambaso, junto al risco de San Nicolás, con casi diez kilómetros de recorrido a pie por la pista que circula por el fondo del cauce. La iniciativa que estará dirigida por el antropólogo y técnico del área de Patrimonio Histórico de  la Consejería de Cultura, José González, asistido por la empresa Tibicena, explicará a los asistentes el protagonismo del barranco en la historia del desarrollo urbano de la ciudad fundacional, la ciudad histórica y contemporánea. Durante la visita se abordará cómo se reforzó el caudal como fuente de agua a partir del trasvase de la Mina de 1501 y el papel que tuvo en la economía azucarera que inicia el despegue mercantil de la historia de Gran Canaria. Se prestará especial atención a los recursos del patrimonio hidráulico que jalona el barranco como la Fuente Morales o a los sistemas de minas de su cauce, a los estanques de arcillas expansivas y a los realizados en cuevas o albercones, a las  canalizaciones y toda la extensa cultura del agua que tiene reflejo material en los lados y fondo del cauce del Guiniguada. Hay que recordar que los acondicionamientos de importantes bancales o terrazas de cultivos con muros de defensa del cauce y paredes de nivelación, sigue dibujando hoy en día un paisaje de escalones de plataneras que da cuenta de un episodio del penúltimo monocultivo de la isla, en donde su capital, además, mantiene una de las reservas de suelo agrario más importantes. Las infraestructuras del molinerías abandonadas que podremos observar en el recorrido, los recursos botánicos de la vegetación propia de este tramo bajo del Barranco del Guiniguada, así como la secuencia de los asentamientos desde los yacimientos prehispánicos en cuevas hasta los núcleos periurbanos que tienen en el barranco una ventana en el tiempo, constituyen otro atractivo de esta visita guiada como testimonio de una memoria colectiva y de un patrimonio intangible de usos y saberes acumulados.   Guiniguada: un cauce de historia Antes de que llegaran los europeos a Gran Canaria, los antiguos canarios labraron en el barranco parte de los asentamientos a la orilla de lo que fue el Río Guiniguada, convertidos hoy en yacimientos del cauce. Tras la Conquista y con la ciudad fundacional al borde de su delta, se intensificaron los usos y aprovechamientos del barranco. Así, en 1501 se abrió en su cabecera la primera gran obra hidráulica de trasvase: La Mina, que dio nombre a un tramo importante del cauce, y que permitió el despegue del Real de Las Palmas y algunas industrias del primer monocultivo. A lo largo de los siglos este barranco siguió ofreciendo recursos cuyo aprovechamiento supuso la construcción y modificación del fondo y sus orillas.
21/feb/2018 Leer más...
El Cabildo de Gran Canaria acaba de concluir los trabajos de restauración que ha ejecutado en el yacimiento arqueológico prehispánico del Lomo de los Melones, ubicado junto al paseo marítimo de la Garita, en el municipio de Telde. Las dataciones de Carbono 14 efectuadas en dicho enclave han permitido saber que este espacio estuvo en uso en unas fechas que oscilan entre el siglo XIII y el XV d.C., sin que pueda descartarse que su construcción inicial se remonte a momentos más antiguos. El consejero de Cultura, Carlos Ruiz, acompañado de la primera teniente de alcalde de Telde, Celeste López, cursó en la mañana de hoy martes una visita al mencionado enclave patrimonial integrado por dos estructuras prehispánicas localizadas en la mitad norte del recinto vallado que conforma el yacimiento del Lomo de los Melones, en el que el Cabildo grancanario ha invertido unos 11.770 euros. Carlos Ruiz avanzó en el curso de la visita realizada en la mañana de hoy que la Corporación insular invertirá este año unos 90.000 euros en tareas de mantenimiento en varios yacimientos arqueológicos de Gran Canaria. “Las intervenciones arqueológicas desarrolladas en este lugar recientemente han puesto al descubierto la existencia de varias edificaciones que, a lo largo de su dilatada historia, sufrieron diversas reformas constructivas y que vienen a ilustrar el notable dinamismo que las áreas residenciales prehispánicas tuvieron en la citada zona antes de la Conquista española”, señaló el consejero de Cultura del Cabildo. Por su parte, la primera teniente de alcalde de Telde, Celeste López, aseguró que “el patrimonio cultural, histórico y arqueológico de Telde es uno de los más ricos y variados de Canarias”, y que acciones de recuperación como la emprendida por el Cabildo en el de La Garita, “incide en su puesta en valor como recurso de ocio, educativo y turístico, así como en su efecto catalizador de procesos de desarrollo social y económico del municipio, la isla y el Archipiélago”. Según los investigadores, los restos arqueológicos del Lomo de Los Melones, descubierto en los años 40 por el que fuera comisario provincial de excavaciones arqueológicas, Sebastián Jiménez Sánchez, formaban parte de un asentamiento de mayores dimensiones enclavado en esta parte de la costa de Telde, que debió estar integrado básicamente por construcciones de superficie como viviendas, recintos domésticos de distinta naturaleza y sepulturas. En el citado yacimiento el Cabildo ha llevado a cabo cinco campañas de estudio desde finales de los años 90 del siglo pasado, siendo ésta la segunda en la que interviene para restaurarlo. Los trabajos en las estructuras arqueológicas que fueron adjudicados a la empresa Tibicena Arqueología y Patrimonio contemplaron tareas de limpieza, consolidación y restauración con el objeto de mantener la unidad de los paramentos exhumados, así como, en su caso, materias colorantes o constructivas que se conservaban. Asimismo, se reforzaron todos los elementos constructivos deteriorados por la acción de los agentes atmosféricos como consecuencia de su cercanía al mar, de cara a garantizar su estabilidad estructural. Igualmente se cubrió con nuevos aportes de picón protector las zonas en las que había desaparecido, ampliándose a otras que no se habían cubierto hasta el momento. Una de estas edificaciones de La Garita, la que presenta una planta cruciforme en su interior, se ha interpretado como un espacio doméstico habilitado específicamente para la manipulación y transformación de alimentos. Así lo atestiguan las semillas halladas en su interior (cebada, trigo, higos), la abundancia de restos de fauna terrestre y marina, además de ciertas herramientas vinculadas específicamente a tales actividades cotidianas. En este contexto hay que recordar que los estudios arqueológicos realizados en este yacimiento demuestran que la población aborigen llevó a cabo una intensa explotación del medio marino, especialmente desde aquellos asentamientos ubicados en la misma línea de costa. Así parece ratificarse en La Garita donde la excavación de estas construcciones, como ya se decía, propició la recuperación de gran cantidad de restos de moluscos (lapas y burgados, fundamentalmente), peces (vértebras, espinas, escamas…) así como unos útiles fabricados en cuerno que aparentemente fueron empleados específicamente para el procesado del pescado (posiblemente para su descamado, como así se ha propuesto a partir de las pruebas aportadas por la arqueología experimental).
20/feb/2018 Leer más...
La Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria celebra el día 15 de febrero la segunda de las tres visitas guiadas gratuitas programadas al Barranco del Guiniguada en el marco de su nueva iniciativa ‘Patrimonio a pié’. El centenar de plazas se agotaron en diez minutos a primera hora del día de apertura de la inscripción. La tercera y última visita se desarrolla el día 24 del presente mes. La duración aproximada de la visita que recorrerá el Guiniguada (dificultad media) será de 3 horas y media. Impulsada por la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo, la misma plantea un recorrido desde el Maipez, junto al Jardín Canario, hasta llegar a la boca del barranco, en el Pambaso, junto al risco de San Nicolás, con casi diez kilómetros de recorrido a pie por la pista que circula por el fondo del cauce. La iniciativa que estará dirigida por el antropólogo y técnico del área de Patrimonio Histórico de  la Consejería de Cultura, José González, asistido por la empresa Tibicena, explicará a los asistentes el protagonismo del barranco en la historia del desarrollo urbano de la ciudad fundacional, la ciudad histórica y contemporánea. Durante la visita se abordará cómo se reforzó el caudal como fuente de agua a partir del trasvase de la Mina de 1501 y el papel que tuvo en la economía azucarera que inicia el despegue mercantil de la historia de Gran Canaria. Se prestará especial atención a los recursos del patrimonio hidráulico que jalona el barranco como la Fuente Morales o a los sistemas de minas de su cauce, a los estanques de arcillas expansivas y a los realizados en cuevas o albercones, a las  canalizaciones y toda la extensa cultura del agua que tiene reflejo material en los lados y fondo del cauce del Guiniguada. Hay que recordar que los acondicionamientos de importantes bancales o terrazas de cultivos con muros de defensa del cauce y paredes de nivelación, sigue dibujando hoy en día un paisaje de escalones de plataneras que da cuenta de un episodio del penúltimo monocultivo de la isla, en donde su capital, además, mantiene una de las reservas de suelo agrario más importantes. Las infraestructuras del molinerías abandonadas que podremos observar en el recorrido, los recursos botánicos de la vegetación propia de este tramo bajo del Barranco del Guiniguada, así como la secuencia de los asentamientos desde los yacimientos prehispánicos en cuevas hasta los núcleos periurbanos que tienen en el barranco una ventana en el tiempo, constituyen otro atractivo de esta visita guiada como testimonio de una memoria colectiva y de un patrimonio intangible de usos y saberes acumulados.   Guiniguada: un cauce de historia Antes de que llegaran los europeos a Gran Canaria, los antiguos canarios labraron en el barranco parte de los asentamientos a la orilla de lo que fue el Río Guiniguada, convertidos hoy en yacimientos del cauce. Tras la Conquista y con la ciudad fundacional al borde de su delta, se intensificaron los usos y aprovechamientos del barranco. Así, en 1501 se abrió en su cabecera la primera gran obra hidráulica de trasvase: La Mina, que dio nombre a un tramo importante del cauce, y que permitió el despegue del Real de Las Palmas y algunas industrias del primer monocultivo. A lo largo de los siglos este barranco siguió ofreciendo recursos cuyo aprovechamiento supuso la construcción y modificación del fondo y sus orillas.
14/feb/2018 Leer más...
La Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria celebra el día 10 de febrero la primera de las tres visitas guiadas gratuitas programadas al Barranco del Guiniguada en el marco de su nueva iniciativa ‘Patrimonio a pié’. El centenar de plazas se agotaron en diez minutos a primera hora del día de apertura de la inscripción. Las dos restantes visitas se desarrolla los días 15 y 24 del presente mes. La duración aproximada de la visita que recorrerá el Guiniguada (dificultad media) será de 3 horas y media. Impulsada por la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo, la misma plantea un recorrido desde el Maipez, junto al Jardín Canario, hasta llegar a la boca del barranco, en el Pambaso, junto al risco de San Nicolás, con casi diez kilómetros de recorrido a pie por la pista que circula por el fondo del cauce. La iniciativa que estará dirigida por el antropólogo y técnico del área de Patrimonio Histórico de  la Consejería de Cultura, José González, asistido por la empresa Tibicena, explicará a los asistentes el protagonismo del barranco en la historia del desarrollo urbano de la ciudad fundacional, la ciudad histórica y contemporánea. Durante la visita se abordará cómo se reforzó el caudal como fuente de agua a partir del trasvase de la Mina de 1501 y el papel que tuvo en la economía azucarera que inicia el despegue mercantil de la historia de Gran Canaria. Se prestará especial atención a los recursos del patrimonio hidráulico que jalona el barranco como la Fuente Morales o a los sistemas de minas de su cauce, a los estanques de arcillas expansivas y a los realizados en cuevas o albercones, a las  canalizaciones y toda la extensa cultura del agua que tiene reflejo material en los lados y fondo del cauce del Guiniguada. Hay que recordar que los acondicionamientos de importantes bancales o terrazas de cultivos con muros de defensa del cauce y paredes de nivelación, sigue dibujando hoy en día un paisaje de escalones de plataneras que da cuenta de un episodio del penúltimo monocultivo de la isla, en donde su capital, además, mantiene una de las reservas de suelo agrario más importantes. Las infraestructuras del molinerías abandonadas que podremos observar en el recorrido, los recursos botánicos de la vegetación propia de este tramo bajo del Barranco del Guiniguada, así como la secuencia de los asentamientos desde los yacimientos prehispánicos en cuevas hasta los núcleos periurbanos que tienen en el barranco una ventana en el tiempo, constituyen otro atractivo de esta visita guiada como testimonio de una memoria colectiva y de un patrimonio intangible de usos y saberes acumulados.   Guiniguada: un cauce de historia Antes de que llegaran los europeos a Gran Canaria, los antiguos canarios labraron en el barranco parte de los asentamientos a la orilla de lo que fue el Río Guiniguada, convertidos hoy en yacimientos del cauce. Tras la Conquista y con la ciudad fundacional al borde de su delta, se intensificaron los usos y aprovechamientos del barranco. Así, en 1501 se abrió en su cabecera la primera gran obra hidráulica de trasvase: La Mina, que dio nombre a un tramo importante del cauce, y que permitió el despegue del Real de Las Palmas y algunas industrias del primer monocultivo. A lo largo de los siglos este barranco siguió ofreciendo recursos cuyo aprovechamiento supuso la construcción y modificación del fondo y sus orillas.
08/feb/2018 Leer más...
La Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria abre el día 5 de febrero el plazo de inscripción para el centenar de plazas disponibles para las tres visitas guiadas gratuitas programadas al Barranco del Guiniguada en el marco de su nueva iniciativa ‘Patrimonio a pie’, los días 10, 15 y 24 del presente mes. Hasta el día 7 de febrero tienen de plazo los interesados para solicitar información o cumplimentar su inscripción a través de la nueva web de gestión de visitas guiadas de la Unidad de Patrimonio Histórico http://visitas.grancanariapatrimonio.com o de manera presencial en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria, en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.00 horas. Los asistentes dispondrán para su traslado a Tafira de una guagua gratuita (solo ida) los días indicados, que saldrá desde la Fuente Luminosa, en Las Palmas de Gran Canaria, a las 9.00 horas. La duración aproximada de la visita que recorrerá casi diez kilómetros del Guiniguada (dificultad media) será de 3 horas y media. Solamente se utilizará guagua en el trayecto Fuente Luminosa-Tafira, el resto de la visita (Tafira-Centro de Las Palmas de Gran Canaria) se realizará a pie por el cauce del barraco por caminos de tierra. La visita que impulsa la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo plantea un recorrido desde el Maipez, junto al Jardín Canario, hasta llegar a la boca del barranco, en el Pambaso, junto al risco de San Nicolás, con casi 10 kilómetros de recorrido a pie por la pista que circula por el fondo del cauce. La iniciativa que estará dirigida por el antropólogo y técnico del área de Patrimonio Histórico de  la Consejería de Cultura, José González, asistido por la empresa Tibicena, explicará a los asistentes el protagonismo del barranco en la historia del desarrollo urbano de la ciudad fundacional, la ciudad histórica y contemporánea. Durante la visita se abordará cómo se reforzó el caudal como fuente de agua a partir del trasvase de la Mina de 1501 y el papel que tuvo en la economía azucarera que inicia el despegue mercantil de la historia de Gran Canaria. Se prestará especial atención a los recursos del patrimonio hidráulico que jalona el barranco como la Fuente Morales o a los sistemas de minas de su cauce, a los estanques de arcillas expansivas y a los realizados en cuevas o albercones, a las  canalizaciones y toda la extensa cultura del agua que tiene reflejo material en los lados y fondo del cauce del Guiniguada. Hay que recordar que los acondicionamientos de importantes bancales o terrazas de cultivos con muros de defensa del cauce y paredes de nivelación, sigue dibujando hoy en día un paisaje de escalones de plataneras que da cuenta de un episodio del penúltimo monocultivo de la isla, en donde su capital, además, mantiene una de las reservas de suelo agrario más importantes. Las infraestructuras del molinerías abandonadas que podremos observar en el recorrido, los recursos botánicos de la vegetación propia de este tramo bajo del Barranco del Guiniguada, así como la secuencia de los asentamientos desde los yacimientos prehispánicos en cuevas hasta los núcleos periurbanos que tienen en el barranco una ventana en el tiempo, constituyen otro atractivo de esta visita guiada como testimonio de una memoria colectiva y de un patrimonio intangible de usos y saberes acumulados.   Guiniguada: un cauce de historia Antes de que llegaran los europeos a Gran Canaria, los antiguos canarios labraron en el barranco parte de los asentamientos a la orilla de lo que fue el Río Guiniguada, convertidos hoy en yacimientos del cauce. Tras la Conquista y con la ciudad fundacional al borde de su delta, se intensificaron los usos y aprovechamientos del barranco. Así, en 1501 se abrió en su cabecera la primera gran obra hidráulica de trasvase: La Mina, que dio nombre a un tramo importante del cauce, y que permitió el despegue del Real de Las Palmas y algunas industrias del primer monocultivo. A lo largo de los siglos este barranco siguió ofreciendo recursos cuyo aprovechamiento supuso la construcción y modificación del fondo y sus orillas.
02/feb/2018 Leer más...
La Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria celebra el día 3 de febrero la última de las tres visitas guiadas gratuitas que programadas a distintos enclaves de interés patrimonial y artístico de Agaete, municipio que custodia un rico e interesante patrimonio arqueológico, histórico y artístico derivado de la implantación del cultivo de la caña de azúcar, tras la finalización de la conquista de Gran Canaria por la Corona de Castilla. Todas las plazas para la citada actividad ya han sido cubiertas. El itinerario de la visita comenzará en el Puerto de las Nieves, poniendo en valor su popular ermita y entorno con el objeto de contextualizar los diferentes episodios de la conquista, la fundación de la Torre por Alonso Fernández de Lugo y la construcción del primer ingenio azucarero. La Ermita de las Nieves fue mandada a construir en la segunda mitad del siglo XVI por Antón Cerezo. El edificio, de una sola nave, posee un artesonado mudéjar típico del siglo XVII, en parte policromado, bajo una cubierta a dos aguas. En 1971 fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento.   Seguidamente, en el recorrido hacia el casco de Agaete, se realizará la segunda parada para visitar los restos del ingenio azucarero del siglo XV de Las Candelarias, en donde se dará cuenta de lo que supuso la incorporación del nuevo cultivo del azúcar en los recursos naturales y humanos de la Isla. De dicho ingenio se sirvió el conquistador Alonso Fernández de Lugo para financiar la conquista de Tenerife y La Palma exportando azúcar a Flandes y a otras regiones europeas. Como se recordará, el proyecto de construcción de una urbanización residencial desenterró en 2005 en unas antiguas fincas agrícolas de Las Candelarias uno de los yacimientos más importantes de la historia del Archipiélago, por cuanto en él confluyen rasgos de la última época aborigen y la nueva era. Las excavaciones llevadas a cabo han permitido dar forma a la centenaria ingeniería hidráulica que canalizó el agua desde El Valle para mover el ingenio, el molino azucarero y su zona de procesamiento. Esta industria se creó en 1486, y con sucesivos propietarios permaneció activa hasta 1642, por lo que en estas tierras de Las Candelarias se esconde una muestra real de la evolución de las Islas durante siglo y medio, incluida la presencia de esclavos. Luego se destinó a cultivos de vid, hasta que a inicios del siglo XX vuelve a plantarse azúcar. De ahí la presencia muy próxima, junto al puente, de otro edificio que tuvo el mismo uso agroindustrial. La visita concluye en el centro del casco histórico, en la Iglesia de la Concepción, en la que la restauradora del Cabildo, María Cárdenes, interpretará los valores culturales y artísticos de las tablas flamencas y avanzará detalles de las tareas de restauración y conservación que ha realizado el Cabildo de Gran Canaria en el valioso retablo de las Nieves, única obra atribuida en Gran Canaria al artista flamenco Joos van Cleeve.
02/feb/2018 Leer más...
La Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria inicia el día 25 de enero la primera de las tres visitas guiadas gratuitas que se cursarán a distintos enclaves de interés patrimonial y artístico de Agaete, municipio que custodia un rico e interesante patrimonio arqueológico, histórico y artístico derivado de la implantación del cultivo de la caña de azúcar, tras la finalización de la conquista de Gran Canaria por la Corona de Castilla. Los días 27 de enero y 3 de febrero se llevarán a cabo las dos restantes. Todas las plazas ya han sido cubiertas. El itinerario de las visitas comenzará en el Puerto de las Nieves, poniendo en valor su popular ermita y entorno con el objeto de contextualizar los diferentes episodios de la conquista, la fundación de la Torre por Alonso Fernández de Lugo y la construcción del primer ingenio azucarero. La Ermita de las Nieves fue mandada a construir en la segunda mitad del siglo XVI por Antón Cerezo. El edificio, de una sola nave, posee un artesonado mudéjar típico del siglo XVII, en parte policromado, bajo una cubierta a dos aguas. En 1971 fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento.   Seguidamente, en el recorrido hacia el casco de Agaete, se realizará la segunda parada para visitar los restos del ingenio azucarero del siglo XV de Las Candelarias, en donde se dará cuenta de lo que supuso la incorporación del nuevo cultivo del azúcar en los recursos naturales y humanos de la Isla. De dicho ingenio se sirvió el conquistador Alonso Fernández de Lugo para financiar la conquista de Tenerife y La Palma exportando azúcar a Flandes y a otras regiones europeas. Como se recordará, el proyecto de construcción de una urbanización residencial desenterró en 2005 en unas antiguas fincas agrícolas de Las Candelarias uno de los yacimientos más importantes de la historia del Archipiélago, por cuanto en él confluyen rasgos de la última época aborigen y la nueva era. Las excavaciones llevadas a cabo han permitido dar forma a la centenaria ingeniería hidráulica que canalizó el agua desde El Valle para mover el ingenio, el molino azucarero y su zona de procesamiento. Esta industria se creó en 1486, y con sucesivos propietarios permaneció activa hasta 1642, por lo que en estas tierras de Las Candelarias se esconde una muestra real de la evolución de las Islas durante siglo y medio, incluida la presencia de esclavos. Luego se destinó a cultivos de vid, hasta que a inicios del siglo XX vuelve a plantarse azúcar. De ahí la presencia muy próxima, junto al puente, de otro edificio que tuvo el mismo uso agroindustrial. La visita concluye en el centro del casco histórico, en la Iglesia de la Concepción, en la que la restauradora del Cabildo, María Cárdenes, interpretará los valores culturales y artísticos de las tablas flamencas y avanzará detalles de las tareas de restauración y conservación que ha realizado el Cabildo de Gran Canaria en el valioso retablo de las Nieves, única obra atribuida en Gran Canaria al artista flamenco Joos van Cleeve.
24/ene/2018 Leer más...
La Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria abre el lunes, día 22 de enero, el plazo de inscripción para las tres visitas guiadas gratuitas que se cursarán los días 25 y 27 de enero y 3 de febrero, a distintos enclaves de interés patrimonial y artístico de Agaete, municipio que custodia un rico e interesante patrimonio arqueológico, histórico y artístico derivado de la implantación del cultivo de la caña de azúcar, tras la finalización de la conquista de Gran Canaria por la Corona de Castilla. El plazo de inscripción para esta serie de visitas guiadas concluye el día 24 de enero y las plazas previstas por visita están limitadas a 35 personas. Los interesados pueden solicitar información o cumplimentar su inscripción a través de la nueva web de gestión de visitas guiadas de la Unidad de Patrimonio Histórico http://visitas.grancanariapatrimonio.com o de manera presencial en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria, en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.00 horas. Los asistentes dispondrán para su traslado a Agaete de una guagua gratuita los días indicados, que saldrá desde la Fuente Luminosa, en Las Palmas de Gran Canaria, a las 9.00 horas. La duración aproximada de la visita será de cuatro horas (incluyendo traslados en guagua). El itinerario de las visitas comenzará en el Puerto de las Nieves, poniendo en valor su popular ermita y entorno con el objeto de contextualizar los diferentes episodios de la conquista, la fundación de la Torre por Alonso Fernández de Lugo y la construcción del primer ingenio azucarero. La Ermita de las Nieves fue mandada a construir en la segunda mitad del siglo XVI por Antón Cerezo. El edificio, de una sola nave, posee un artesonado mudéjar típico del siglo XVII, en parte policromado, bajo una cubierta a dos aguas. En 1971 fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento.   Seguidamente, en el recorrido hacia el caso de Agaete, se realizará la segunda parada para visitar los restos del ingenio azucarero del siglo XV de Las Candelarias, en donde se dará cuenta de lo que supuso la incorporación del nuevo cultivo del azúcar en los recursos naturales y humanos de la Isla. De dicho ingenio se sirvió el conquistador Alonso Fernández de Lugo para financiar la conquista de Tenerife y La Palma exportando azúcar a Flandes y a otras regiones europeas. Como se recordará, el proyecto de construcción de una urbanización residencial desenterró en 2005 en unas antiguas fincas agrícolas de Las Candelarias uno de los yacimientos más importantes de la historia del Archipiélago, por cuanto en él confluyen rasgos de la última época aborigen y la nueva era. Las excavaciones llevadas a cabo han permitido dar forma a la centenaria ingeniería hidráulica que canalizó el agua desde El Valle para mover el ingenio, el molino azucarero y su zona de procesamiento. Esta industria se creó en 1486, y con sucesivos propietarios permaneció activa hasta 1642, por lo que en estas tierras de Las Candelarias se esconde una muestra real de la evolución de las Islas durante siglo y medio, incluida la presencia de esclavos. Luego se destinó a cultivos de vid, hasta que a inicios del siglo XX vuelve a plantarse azúcar. De ahí la presencia muy próxima, junto al puente, de otro edificio que tuvo el mismo uso agroindustrial. La visita concluye en el centro del casco histórico, en la Iglesia de la Concepción, en la que la restauradora del Cabildo, María Cárdenes, interpretará los valores culturales y artísticos de las tablas flamencas y avanzará detalles de las tareas de restauración y conservación que ha realizado el Cabildo de Gran Canaria en el valioso retablo de las Nieves, única obra atribuida en Gran Canaria al artista flamenco Joos van Cleeve.
18/ene/2018 Leer más...
El presidente del Cabildo, Antonio Morales, ha presentado hoy la revisión de la Carta Arqueológica de Gran Canaria, que incorpora 132 nuevos yacimientos a este inventario que constituye un instrumento de gestión territorial de capital importancia para la tutela, conservación y difusión del patrimonio arqueológico de Gran Canaria, formado ahora por 1.053 enclaves, el más antiguo de ellos del siglo IV y un centenar de ellos visitables. Las nuevas incorporaciones son fruto de prospecciones, hallazgos casuales o revisiones sobre el terreno llevadas a cabo en lugares en los que existían indicios de presencia de restos arqueológicos. El consejero de Cultura, Carlos Ruiz, destacó el importante número de lugares descubiertos y comunicados al Cabildo por la ciudadanía, a la que animó a proseguir con esta fructífera implicación. La Carta Arqueológica no se actualizaba desde que hace 14 años se acometió el primer inventario en el marco del proyecto europeo Patrinet, lo que permitió disponer de información contrastada de los algo más de novecientos yacimientos que se registraron por entonces en Gran Canaria. Con anterioridad, solo existía el registro realizado en papel por El Museo Canario en los años 80 y 90, si bien que presentaba importantes lagunas de información debido a su cobertura parcial (no se incluían todos los municipios). Los trabajos de actualización del inventario, que han contado con un presupuesto de 50.000 euros, han sido impulsados por el Cabildo a través de la Consejería de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos y ejecutados por la empresa Tibicena Arqueología y Patrimonio. Para llevarlos a cabo, un equipo de seis personas estuvo dedicado a peinar la geografía grancanaria desde la costa a la cumbre durante el segundo semestre de 2016 y el último trimestre del pasado año 2017.   132 nuevos yacimientos, 16 de ellos subacuáticos También se han dado de baja a 4 puntos (dos en Arucas, uno en Mogán y otro en Moya) porque habían sido registrados como áreas potencialmente arqueológicas y ahora se ha podido verificar la inexistencia de restos. Al tiempo se han sumado 900 hectáreas delimitadas como nuevos yacimientos arqueológicos con estas incorporaciones que van desde el periodo prehispánico hasta el siglo XX. El Cabildo ha realizado un importante esfuerzo por proteger bienes patrimoniales de especial fragilidad y compleja tutela: los subacuáticos, de los que ha incorporado 16 nuevos lugares costeros, lo que constituye más del 10 por ciento del total. De todos los municipios, el beneficiado con un mayor incremento de yacimientos es el de San Bartolomé de Tirajana, donde se han sumado 56 nuevos lugares (pasando de 111 a 167). El incremento asimismo ha variado en otros municipios: 12 en Santa Lucía y en Las Palmas de Gran Canaria, 9 en Gáldar y en Santa María de Guía o 4 en Arucas y Tejeda. Además, este nuevo mapa revisa y actualiza los campos descriptivos de los inventarios arqueológicos de los 21 municipios grancanarios, corrigiendo aquellos contenidos en los que se habían detectado errores o imprecisiones. Algo más de un 75 por ciento de los nuevos yacimientos arqueológicos incorporados corresponden al período indígena o prehispánico y se suman lugares de diverso tipo, como áreas de almacenamiento o graneros, cuevas funerarias, estructuras de superficie (casas y túmulos), grabados rupestres, canteras de molinos o cazoletas, entre otros, lo que también pone de manifiesto la notable diversidad patrimonial de Gran Canaria. Asimismo se han añadido a esta nueva edición de la Carta Arqueológica lugares de cronología posterior a la conquista (ermitas, ingenios azucareros, depósitos, etcétera) de tal suerte que se amplía el horizonte de protección del patrimonio y se contribuye con ello a una mejor gestión arqueológica del subsuelo de los núcleos urbanos de la isla. Reunión de trabajo con los ayuntamientos El Cabildo remitirá a los municipios la actualización de la Carta Arqueológica y convocará a los técnicos y especialistas municipales a una reunión de trabajo en la que mostrará las características de gestión de la citada herramienta.  Además, el inventario estará al alcance de todos los departamentos insulares para que puedan participar de forma decisiva en la adecuada tutela y protección de unos recursos culturales caracterizados por su suma fragilidad. Por ello, el material será remitido en soporte digital conteniendo las fichas descriptivas correspondientes a cada yacimiento de cada municipio, en un formato que se puede cargar muy fácilmente en plataformas abiertas como Idegrancanaria (Infraestructura de Datos Espaciales) o Google Earth, permitiendo a los técnicos superponer información cartográfica. En estos momentos están en marcha diferentes trabajos de campo para seguir mejorando y actualizando el inventario arqueológico del oeste de Gran Canaria, fundamentalmente el municipio de La Aldea de San Nicolás, y que culminarán a lo largo de este 2018. El inventario arqueológico constituye un elemento estructurante del territorio y logra la revalorización y protección del patrimonio histórico en la ordenación urbanística y del territorio, así como en la planificación y ejecución de proyectos y actuaciones. Los ayuntamientos dispondrán ahora de información actualizada y contrastada de los bienes arqueológicos que se encuentran en sus límites municipales.   Municipio                  Nº de yacimientos Agaete                                                 55 Agüimes                                               53 Artenara                                               53 Arucas                                                  54 Firgas                                                   20 Gáldar                                                  55 Ingenio                                                 34 La Aldea de San Nicolás                      69 Las Palmas de Gran Canaria               60 Mogán                                                144 Moya                                                    16 San Bartolomé de Tirajana                167 Santa Brígida                                       12 Santa Lucía                                         25 Guía                                                     31 Tejeda                                                  50 Telde                                                    97 Teror                                                    17 Valleseco                                               7 Valsequillo                                           17 San Mateo                                           17 Total                                                1.053
11/ene/2018 Leer más...
El Cabildo de Gran Canaria dará comienzo mañana jueves a la intervención arqueológica subacuática que se llevará a cabo durante los próximos dos meses en la playa de El Burrero, en la costa del municipio de Ingenio, con la finalidad de delimitar el yacimiento en el que se conservan bajo el agua y a escasos treinta metros de la orilla, los restos de una embarcación histórica. Desde que en 1962 fuera descubierta por el buceador Tomás Cruz la citada nave, será la quinta ocasión en la que los especialistas desciendan hasta los cinco metros de profundidad en donde se localizan los restos de este valioso testimonio de la historia naval y del patrimonio cultural subacuático de Gran Canaria, según lo consideran los propios arqueólogos de la Consejería de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos, departamento que invertirá 18.000 euros en las distintas tareas que realizará un equipo de tres personas dirigido por el arqueólogo sevillano especializado en intervenciones subacuáticas, Josué Mata Mora.   Levantamiento planimétrico Los sondeos arqueológicos subacuáticos no solo persiguen documentar la procedencia y la fecha cronológica de la estructura de madera del navío localizado bajo las aguas de El Burrero durante la última intervención realizada en el año 2008 (cuya edad se encuadró entonces de forma indeterminada entre los siglos XVI y XVIII), sino proceder al levantamiento de una planimetría en detalle y georeferenciada general de la distribución de los sondeos y de los restos de materiales arqueológicos localizados que tenga interés especial desde el punto de vista de la arquitectura naval. A la propuesta de delimitación del yacimiento arqueológico se sumará finalmente la operación de cubrimiento de los restos con arena una vez finalizada la intervención para su protección. Hay que recordar que el citado pecio de la playa de El Burrero figura en la carta arqueológica del municipio de Ingenio con el número de registro 11.032 y que fue el primer yacimiento subacuático de esta naturaleza excavado en Gran Canaria con un permiso administrativo. Según los especialistas posee características únicas en el Archipiélago Canario dado que de momento es el único pecio documentado de época moderna con restos de estructura de madera. Este hecho lo dota de unas características excepcionales, tanto para el estudio de la historia naval durante el antiguo régimen como para la difusión de aspectos relacionados con dicha actividad, con el comercio, el transporte antiguo y el patrimonio cultural subacuático en Gran Canaria.   16 piezas de artillería Pasado medio siglo desde su descubrimiento y tras cuatro intervenciones arqueológicas desarrolladas en 1962, 1968, 1994 y 2008, el Cabildo vuelve a insistir en los restos de la embarcación sumergida en El Burrero, uno de los sitios arqueológicos subacuáticos más interesantes de Gran Canaria, tanto desde el punto de vista histórico-científico como patrimonial. Hasta la fecha se han extraído del buque una gran cantidad de materiales y fragmentos cerámicos, entre los que destacan dieciséis piezas de artillería naval de distintos calibres, quince de las cuales presentan actualmente un elevado estado de deterioro debido a la carencia de tratamientos de conservación que reciben en el museo particular Castillo de la Fortaleza El Hao de Santa Lucía de Tirajana en donde se exhiben, propiedad del que fuera alcalde, investigador y canariólogo, Vicente Sánchez Araña. Además de las piezas de artillería, de dimensiones y peso variado, se extrajo munición de hierro de distinto calibre. En los sondeos arqueológicos realizados durante el año 2008 se comprobó la existencia de maderas estructuradas, lo que pone en evidencia la conservación de al menos parte de esta embarcación. Se trataba de maderas de aproximadamente 7 metros de longitud por casi 2 metros de ancho orientadas en la dirección en la que parecen dispuestos los cañones exhumados. En principio y por la documentación gráfica, alguna de estas maderas podría corresponder a las tracas del forro que marcan el eje longitudinal de la nave, aunque habría que esperar a la realización de este nuevo estudio in situ, que podrá aportar datos relevantes sobre las dimensiones definitivas de la embarcación. La conservación de partes de la embarcación y probablemente parte de su cargamento lo convierten en un yacimiento único para el estudio y difusión de la historia naval de Gran Canaria y, a la par, en un lugar de gran fragilidad al encontrarse expuesto en una zona muy cercana a la costa, en una playa muy concurrida por la ciudadanía.   16 nuevos yacimientos subacuáticos De los 132 nuevos enclaves que el Cabildo de Gran Canaria ha incorporado a la Carta Arqueológica de la isla que no se actualizaba desde hace 14 años, 16 son de carácter subacuático, lo que constituye algo más del 10 por ciento del total y representa un área delimitada de 819,20 hectáreas. Se pretende con ello proteger uno de los bienes patrimoniales más frágiles y de más compleja tutela como son los restos subacuáticos.  No es la primera vez que el Cabildo realiza este tipo de prospecciones. En 2005 se llevó a cabo un sondeo en aguas de la Bahía de Gando para localizar los restos de los vapores Ville de Pará, Alfonso XII y Monte Isabela. A las campañas ya citadas de El Burrero su suma otra llevada a cabo en la costa de Gáldar, en la zona de la playa de El Agujero, en donde descansa un pecio descubierto en 1970 que podrá tratarse de una fragata o corbeta encallada en la segunda mitad del siglo XVII. Con posterioridad, en 2001 y 2002, se llevaron a cabo otras dos intervenciones subacuáticas de urgencia para documentar los hallazgos localizados entre el Castillo de Romeral y la Punta de Tarajalillo, en San Bartolomé de Tirajana. También en 2012 el Cabildo lleva a cabo otro sondeo para examinar el pecio de Risco Verde, en la Playa de Arinaga, en Agüimes, una embarcación de madera de unos veinte metros de eslora, probablemente utilizada con fines pesqueros o comerciales. De cualquier manera, según señala el arqueólogo de la Consejería de Cultura del Cabildo, José Guillén Medina, “la carencia de trabajos sistemáticos de arqueología subacuática en nuestras aguas ha imposibilitado realizar una valoración de conjunto del patrimonio histórico sumergido, no sólo a nivel cuantitativo, sino también sobre el estado de conservación y su relevancia como documento histórico”. Según la Convención para la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático, integran este patrimonio “todos los rastros de existencia humana que tengan un carácter cultural, histórico o arqueológico, que hayan estado bajo el agua, parcial o totalmente, de forma periódica o continua, por lo menos durante 100 años”. Por su parte, la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias define el patrimonio arqueológico canario como aquel integrado por los bienes inmuebles y muebles –por ejemplo, los pecios- de carácter histórico susceptibles de ser estudiados con metodología arqueológica, hayan sido o no extraídos y tanto si se encuentran en la superficie como en el subsuelo o en el mar territorial.
10/ene/2018 Leer más...
Affichage des résultats 141 - 150 parmi 150.