El emblemático teatro Pérez Galdós será el próximo destino escogido por el programa de visitas guiadas dedicadas a explicar a la ciudadanía los atributos y valores de los bienes que en la isla gozan de la máxima protección patrimonial, los denominados BIC (Bienes de Interés Cultural). Organizada por la unidad de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura del Cabildo grancanario, las cuatro citas previstas al citado espacio escénico se celebrarán los días 26 y 31 de enero y 2 y 7 de febrero, con carácter gratuito, permaneciendo abierto el plazo de inscripción desde el lunes, día 21 hasta el 23 de enero. Las plazas ofrecidas en cada una de las visitas son 30. La actividad cuenta con la colaboración del ayuntamiento capitalino y de la Fundación Canaria Auditorio y Teatro de Las Palmas de Gran Canaria. Los interesados pueden solicitar información o cumplimentar su inscripción a través de la web de gestión de visitas guiadas de la Unidad de Patrimonio Histórico http://visitas.grancanariapatrimonio.com o de manera presencial, en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria, en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.00 horas. Las visitas guiadas a los BIC pretenden poner en valor las peculiaridades y naturaleza de los denominados bienes de interés cultural existentes en Gran Canaria, así como explicar distintos grados de protección que implica este importante reconocimiento jurídico con el que se preserva y respetan sus distintos valores. María Cárdenes Guerra, técnica de la Consejería de Cultura  del  Cabildo de Gran Canaria, dirigirá la visita guiada al teatro Pérez Galdós, asistida por personal de la empresa Tibicena. En el caso del teatro Pérez Galdós se propone un recorrido de 120 minutos de duración por la historia de uno de los edificios más bellos y mejor conservados de la capital grancanaria, declarado BIC en 1994, con la categoría de Monumento Histórico-Artístico. En 1866, un grupo de ciudadanos ilustres decide levantar un teatro sobre el solar cedido por el ayuntamiento conocido como Las pescaderías o Bocabarranco, cuyo proyecto diseña el arquitecto Francisco Jareño y Alarcón, inaugurándose como tal en 1890 con el nombre de teatro Tirso de Molina. Once años más tarde, con motivo del éxito que tuvo el estreno de la obra ‘Electra’, de Pérez Galdós, se propone que el citado teatro lleve el nombre del insigne novelista canario. En la noche del 28 de junio de 1918 un gran incendio destruyó la estructura de madera del teatro casi por completo y, entre 1925 y 1928, el arquitecto grancanario Miguel Martín Fernández de la Torre concluye las obras de rehabilitación. El edificio tiene planta rectangular y cuatro fachadas. En su interior confluyen elementos alhambristas y renacentistas, con vidrieras de art noveau y pinturas modernistas de Néstor de la Torre, hermano del arquitecto. En el año 2004 el teatro abre un nuevo ciclo de su historia con su rehabilitación y ampliación, con cuyas obras se logra conjugar el romanticismo de la construcción del siglo XIX con las avanzadas tecnologías escénicas del siglo XXI, convirtiendo así a este recinto en uno de los más completos a nivel nacional. La Ley de Patrimonio Histórico España, define que: "en el seno del Patrimonio Histórico Español, y al objeto de otorgar una mayor protección y tutela, adquiere un valor singular la categoría de Bienes de Interés Cultural, que se extiende a los muebles e inmuebles de aquel Patrimonio que, de forma más palmaria, requieran tal protección. Semejante categoría implica medidas asimismo singulares que la Ley establece según la naturaleza de los bienes sobre los cuales recae".   Un teatro con historia A pesar de la existencia desde 1845 del Teatro Cairasco, ubicado en el solar del actual Gabinete Literario, la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria tenía a mediados del siglo XIX la necesidad inminente de la construcción de un Nuevo Teatro. Defectos constructivos en el Teatro existente así como el aumento de la población y de la afición fueron, junto al deseo de la clase dirigente, los motivos principales para tal planteamiento. La ciudad de Las Palmas solicitaba un edificio teatral de mayores aspiraciones y acorde a las exigencias de la sociedad de la época. Con este fin se constituyó en 1866 una sociedad particular de accionistas que se planteó como problemas fundamentales la cuestión económica, el lugar de la construcción del edificio y la elección del arquitecto encargado del proyecto. La primera se solventó con la aportación de personas y entidades de gran poder económico, así como con la colaboración desinteresada del resto de la sociedad, tanto de gente pudiente como de ciudadanos humildes. El planteamiento de la elección del solar donde ubicar el Nuevo Teatro fue más problemático, dado que ninguno reunía los requisitos necesarios. Finalmente se propuso el solar de Boca-Barranco o de la Pescadería, que presentaba las tres condiciones principales: era céntrico, con unas dimensiones y forma adecuadas, y ubicado en una zona de fácil acceso y visibilidad. Sin embargo, su proximidad al mar, a la boca del barranco y a la pescadería, causó el desacuerdo entre los ciudadanos. Hecho que provocó incluso jocosas críticas, que quedarían plasmadas en los dibujos y versos de Benito Pérez Galdós ("¿Quién fue el patriota estúpido / quién fue el patriota vándalo / que imaginó las bóvedas / de este Teatro Acuático..."). Como maestro de obras para el proyecto se eligió, tras varias gestiones y sin faltar tampoco un cierto recelo local, a un arquitecto residente en Madrid y de origen albaceteño, Francisco Jareño y Alarcón (1818-1892), cuyo proyecto se aprobaría el 22 de mayo de 1868. En 1888, y ante el inminente paso por Gran Canaria del famoso tenor italiano Roberto Stagno, de gira con su compañía hacia América, se aceleran los trabajos para poder albergar algún recital y poder recaudar fondos. Pero un desgraciado accidente ocurrido en el Puerto de La Luz, entre dos buques de nacionalidad francesa e italiana con cincuenta y cinco muertos, precipita la decisión del Tenor y posteriormente de la junta directiva de donar la totalidad de la recaudación para los damnificados en la tragedia. Y es dos años más tarde, en 1890 cuando se inaugura el Teatro Tirso de Molina con La Traviata, a costa de la ruina de los promotores, lo que desemboca en la titularidad municipal del teatro a partir de 1913. Once años más tarde, con motivo del gran éxito del estreno de Electra de Benito Pérez Galdós en 1901, se propuso en un solemne acto de homenaje el nombre del escritor para denominar al Nuevo Teatro. En la noche del 28 de junio de 1918 un gran incendio destruyó la estructura de madera del teatro casi por completo y entre 1925 y 1928 el arquitecto Miguel Martín Fernández de la Torre concluye las obras de rehabilitación. Miguel Martín solicitó a su hermano Néstor, artista y pintor, su ayuda para decorar el interior del edificio. Este sería el encargado de realizar las pinturas del salón Saint-Saëns, del techo de platea, de la boca del escenario y de diseñar los vitrales y el telón. Tras las obras, el 28 de mayo de 1928 se celebra su reinauguración por todo lo alto con el estreno de Aida, ópera en cuatro actos compuesta por Verdi. El edificio fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno de Canarias en 1994, con la categoría de Monumento. En el año 2004 comenzó la rehabilitación y ampliación del Teatro, tanto del edificio histórico (zona de público) como del edificio nuevo ampliado (zona de artistas y administración), que engloba todo el escenario a partir de la boca, dependencias, anexos y otras instalaciones. Con estas obras se logra conjugar el romanticismo de la construcción del siglo XIX con las avanzadas tecnologías escénicas del siglo XXI, convirtiendo así a este recinto en uno de los más completos a nivel nacional. La reapertura del Teatro Pérez Galdós se celebró el 14 de abril del 2007 con un concierto de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria dirigida por su titular, el maestro Pedro Halffter, que interpretó la Sinfonía nº 9 de Ludwig van Beethoven.Esta actuación fue retransmitida mediante pantallas gigantes al público congregado en los exteriores del coliseo. Además, con motivo de esta reinauguración, el Teatro programó toda una semana de representaciones de todo tipo: Así, se produjeron las actuaciones de la Orquesta del Teatro Mariinsky de San Petersburgo y la representación de la ópera El anillo del nibelungo de Wagner. El estreno de la tetralogía El anillo del nibelungo sirvió para demostrar las nuevas capacidades técnicas y escénicas del Teatro Pérez Galdós, siendo el primer teatro de España que afrontó la representación de la obra completa en una sola semana.
17/ene/2019 Leer más...
Los trabajos de excavación en el Cementerio de Vegueta para buscar a los asesinados en 1973 Juan Santana y Francisco González, iniciados por el Cabildo y el Ayuntamiento capitalino para conocer el estado de la fosa en la que se supone que fueron enterrados, ha concluido con que los restos humanos se conservan en buen estado de cara a la planificación de una posible exhumación a la vista del informe definitivo, ya que no encontrar restos o que estuvieran en muy mal estado hubiera puesto fin a esta línea de reparación histórica. La excavación realizada en la que se supone que es la fosa dos del cuartel seis del cementerio, en la que fueron enterradas en torno a 200 personas entre 1097 y hasta 1955, ha dejado al descubierto los restos óseos de un varón y también la parte inferior hasta la pelvis de un menor de entre ocho y diez años junto a una botella, que eran usadas para albergar la identidad del finado, una valiosa información que esta no portaba, ni señal alguna que ayude a ubicarla en el tiempo más allá de que es anterior a los años sesenta. El consejero de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo, Carlos Ruíz, y el concejal de Urbanismo de la capital, Javier Doreste, renovaron el compromiso de ambas instituciones de avanzar todo lo posible en la recuperación e identificación de estas dos personas, tal como reclaman las asociaciones de memoria histórica, lo que ahora queda a expensas del informe definitivo tanto de la cata como de la información documental sobre que esta fosa corresponde con la que los textos de la época apuntan como su lugar de sepultura, la fosa dos del cuartel seis, ya que el único documento de la parcelación del camposanto es de 1898 y no consta que fuera la definitiva. El Cementerio de Vegueta tiene seis cuarteles con dos mil cadáveres cada uno distribuidos en 28 fosas comunes cada cuartel. Estas fosas eran lugares habituales de enterramientos y en ellas fueron sepultados los “represaliados oficiales, es decir, aquellos que fueron ejecutados tras un juicio, a todas luces ilegal”, de los que quedó constancia, explicó el inspector arqueólogo del Cabildo Xavier Velasco. Estos represaliados oficiales hay que distinguirlos de los desaparecidos, que son los que han sido buscados y encontrados ya en los pozos de Las Brujas de Arucas y en el de Tenoya. Es importante haber podido descartar que las escorrentías y las filtraciones de agua de mar no han hecho desaparecer los restos, así como descartar que fuera usada como osario. El arqueólogo explicó que se excavó hasta la aparición de los primeros restos y ello ofrece indicios del buen estado de conservación del resto aunque haya extremos aún por desvelar, como si para los enterramientos de 1955 primero fueron retirados los anteriores y con ellos los fusilados, pues hay cuestiones que, a falta de nueva documentación, solo se conocerán con una exhumación. También destacó que hay que diferenciar una excavación, que es el trabajo realizado hasta el momento sin extraer huesos, de una exhumación, que incluye intervenir en los restos humanos y se trata de una etapa completamente diferente que precisa otros requisitos legales como la comunicación a los familiares, permisos de Sanidad y hasta judiciales. El estrato hasta el que se ha excavado da cierta garantía, concluyó Velasco, de que en caso de dar con los restos de los fusilados se pueda realizar una reconstrucción forense de las causas y circunstancias de la muerte más allá de que fueron asesinados, es decir, poder encontrar los impactos de las balas y también poder extraer el ADN para establecer una precisa identificación. Con respecto a los familiares, a la presentación del sondeo ante la fosa minutos antes de volver a sellarla no faltó el nieto del sindicalista Francisco González, quien recordó que su familia ha luchado toda la vida por hallar los restos de su abuelo y que su padre, recientemente fallecido, no cejó en su lucha durante toda su vida, por lo que cada paso que se acomete, sobre todo esta fase de intervención en la propia fosa, lo llena de emoción. Fusilados en la Isleta y llevados en camiones hasta Vegueta El denominado camión de la carne salía cada día desde el campo de tiro de la Isleta cargado de cadáveres, bajaba por la calle Faro, atravesaba Juan Rejón, Albareda, León y Castillo, Triana y Reyes católicos hasta el Cementerio de Vegueta dejando a su paso un reguero de sangre ante el asombro de la ciudad. Tanto el sindicalista Francisco González, abuelo del hoy presidente de la Asociación de Memoria Histórica de San Lorenzo, como el último alcalde republicano del extinto municipio de San Lorenzo, Juan Santana Vega, una figura totalmente emblemática, huyeron junto a una decena de hombres cuando el Ayuntamiento, hoy casa de la cultura, fue tomado por las fuerzas franquistas. Permanecieron huidos hasta una noche en la que las brigadas del amanecer entraron en casa del sindicalista y lanzaron contra la pared a Braulio, un bebé de cuatro meses que falleció brutalmente ante el horror de su madre, una tía y sus tres hermanos, entre ellos el padre de Paco de once años. El pánico porque las brigadas mataran a sus otros tres hijos, hizo que el abuelo se entregara, también lo hizo el alcalde porque habían amenazado con matar a su hermano, de manera que amos fueron fusilados en el campo de tiro de La Isleta el 29 de marzo de 1937 y llevados en este camión hasta Vegueta. Los testimonios recabados apuntan que fueron sepultados uno junto a otro con una loza en medio que ayudara a identificarlos algún día. Pero salvando que fueron llevados a este camposanto, el resto sigue siendo indicios, porque de momento sigue sin haber nada seguro. Tras el acuerdo firmado por el Cabildo de Gran Canaria, el Ayuntamiento de la capital y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, ocho décadas después se ha acometido el primer trabajo científico de recopilación de documentación y de sondeo in situ para tratar de ir confirmando o descartando opciones para que ambas instituciones lleguen lo más lejos posible en la búsqueda de sus restos, una empresa no exenta de complicaciones.
03/ene/2019 Leer más...
El día ha comenzado a robarle tiempo a la noche y no parará hasta el equinoccio de primavera, los aborígenes de Gran Canaria tenían marcadores para saber cuál era el momento en el que empezaba este pulso de la luz contra la oscuridad, pero lo más importante es que esta es la ocasión para que cada persona se fije en donde da la luz y tener su propio marcador del solsticio de invierno. Incomparable como marcador es el Roque Bentayga visto desde la Mesa de Acusa, un espectáculo natural que este sábado disfrutó la treintena de personas que participó en la visita organizada por el Cabildo de Gran Canaria en el marco de su programa ‘Yacimientos estrella”, hoy dirigida por el arqueólogo David Naranjo, de Tibicena, quien con su relato ilustró la importancia que tenían los astros en la sociedad aborigen. Y es que si algo hay invariable en la naturaleza, es su comportamiento, así que los aborígenes lo observaron, lo marcaron y lo manejaron para organizar su sociedad, su agricultura y, en definitiva, su vida. Esta observación, que se puede realizar hoy en día, lleva al espectador a comprobar que el sol no despunta cada mañana por el mismo lugar, sino que se va trasladando poco a poco, de modo que tal día como ayer llega a su extremo más al sur, permanece en esa posición dos o tres días, y emprende el camino de regreso hacia el norte. A medio camino se produce el equinoccio de primavera, cuando el día acabará de robarle tiempo a la noche y ambos tendrán la misma duración, doce horas. El fenómeno de luz de ese día, que también está marcado en distintos yacimientos y cada persona puede tener el suyo propio, durará una única jornada para, sin descanso, dar comienzo a la lucha contraria, la de la oscuridad ganándole terreno a la luz para llegar al extremo más al norte, donde se producirá el solsticio de verano, momento en el que el sol reiniciará el camino de vuelta al centro para volver a marcar el equinoccio, en ese caso el de verano. Y así por los siglos y los siglos, permanece invariable este paseo de ida y vuelta del sol por colinas, crestas, horizontes o el paisaje que sea, los aborígenes observaron los extremos -los solsticios-, y marcaron el centro perfecto -los equinoccios-, y situaron marcadores  de diversos tipos según el lugar, ya fuera una cazoleta sagrada o la tumba de un rey. Pero la población prehispánica fue mucho más allá y logró introducir este calendario de estaciones en interiores, como en la cueva de Risco Caído, camino por ello de ser declarada Patrimonio de la Humanidad, o en la de Tara, en la que el Cabildo comenzará próximamente a trabajar.   Mil yacimientos y muchos secretos por descubrir Gran Canaria es una joya arqueológica con más de mil yacimientos, muchos secretos aún por desvelar y unos descubrimientos que están llevando a reescribir su historia, subrayó el arqueólogo, quien en el borde de la espectacular Caldera de Tejeda –la mayor cuenca hidrológica de Canarias-, explicó que los escritos posteriores a la conquista recogen que esta observación los aborígenes la realizaban en unas tablillas denominadas ‘tarjas’. Aunque en el momento en el que Naranjo realizaba este relato a los atentos asistentes ya era de día, la Mesa de Acusa o mesa del tiempo, como la denominó, aún permanecía en sombra y fría, no en vano el sol aún estaba remontando por el este los casi 2.000 metros de altitud de la isla, hasta que se hizo el silencio, solo roto por los cencerros, y el sol empezó a anunciar su llegada iluminando el Nublo hasta seguidamente acuchillar de frente con sus rayos la meseta, y con ello a llenarla de luz y el calor, un fenómeno de una fuerza que prácticamente hay que observarlo con las precauciones de un eclipse. Maravillados por la vivencia y hasta puestos por un instante en la piel de los faycanes encargados de las observaciones, el grupo fue conducido al poblado troglodita de Acusa al tiempo que conoció de la mano del arqueólogo un sinfín de detalles, como que la primera ermita se encontraba en estas cuevas y que la iglesia que hoy se alza entre palmeras es la tercera, pues la segunda era de 1670 y quedó sumergida el siglo pasado cuando se construyó la presa, una curiosidad que ya casi nadie conoce fuera del lugar. Aunque las imágenes y sus piedras fueron rescatadas para la nueva iglesia, el suelo y los restos de su estructura quedaron en el fondo, y no hay crónica alguna que hable de que fueran levantadas sus tumbas, así que la presunción es que permanecen igualmente sumergidas. El poblado troglodita de Acusa lo tenía todo, no solo la cebada que ha llegado hasta estos días hasta convertirse en el cereal plantado durante más tiempo en la historia del mundo, puesto del que acaba de ser desbancada, sino también ermita, granero, lugar de enterramiento y hasta cárcel. En cuanto a los enterramientos, en Arteara, Agaete, la Isleta y Jinámar, los aborígenes aprovechaban las coladas volcánicas y la escoria para el descanso de sus muertos, mientras que en otros lugares lo hacían en cistas  o fosas. Mala muerte o enterramientos boca abajo Llama la atención los recientes hallazgos de enterramientos de ‘mala muerte’, es decir, castigos que consistían en enterrar a la persona boca abajo, de espaldas al cielo para que no pudiera alcanzarlo, algo que también se produjo con los holandeses de Van der Does por ser protestantes. Asimismo el arqueólogo contó que otra de las cuestiones en revisión es si el mirlado tenía como fin la conservación de los cuerpos como siempre se ha sostenido o si, por el contrario, era el cuidado que se dispensaba a los muertos por respeto. Así, la Mesa de Acusa se convirtió en el lugar idóneo para encarar la llegada del invierno, pero quien aún quiera disfrutarlo, este domingo tendrá una nueva oportunidad porque el sol volverá a ofrecer el regalo de despuntar por el roque Bentayga a eso de las ocho de la mañana. El lunes también lo volverá a rozar ya no regresar hasta el próximo 21 de diciembre, día en el que el bien vence al mal y nacen todos los dioses.
26/dic/2018 Leer más...
Risco Caído, un calendario de luz es el nombre del documental que el Cabildo estrena hoy en los Cines Monopol con la presencia Julio Cuenca, arqueólogo descubridor de la cueva, Alexis Ravelo, autor del guion, y Chedey Reyes, director del trabajo fílmico. Será a las 19 horas para mostrar un trabajo de 23 minutos producido por el Cabildo, a través de su centro Gran Canaria Espacio Digital, que describe con detalle la cueva número 6 de Risco Caído y el fenómeno que encierra, alternando las imágenes con los testimonios de los expertos que analizan las características de este yacimiento arqueológico. El trabajo audiovisual se nutre de las grabaciones realizadas en la propia cueva y en el espacio cumbrero de Gran Canaria, que conforman el paisaje cultural candidato a Patrimonio Mundial de la UNESCO. El escritor grancanario Alexis Ravelo, autor del guion, explicará cómo fue el trabajo previo de documentación. Antes de ponerse a escribir tuvo que entrevistar a varios expertos de diferentes disciplinas. “Personalmente lo que más me llama la atención es la construcción de la cueva en forma parabólica ya que para ello es necesario una serie de cálculos que implican conocimientos matemáticos avanzados. La sociedad de los antiguos canarios era mucho más compleja y avanzada de lo que hemos pensado hasta ahora”, señala Ravelo. Respecto al relato del pasado prehispánico de Gran Canaria, Ravelo considera que hasta ahora ha estado muy influenciado por la visión de los castellanos y este hallazgo es solo la punta del iceberg de todo un mundo por descubrir. El autor, que explica que ha realizado un gran esfuerzo para resumir el guion en unos pocos minutos, tiene experiencia en el sector audiovisual, pero es la primera ocasión en la que lleva a cabo un proyecto en la no ficción. Para Chedey Reyes, la dirección de este documental ha supuesto la oportunidad de revelar a los espectadores qué es Risco Caído, qué supone, y sobretodo explicar que es un yacimiento que está vivo porque el fenómeno se sigue repitiendo. Durante los trabajos de grabación se presentó la novedad de que la candidatura de Patrimonio Mundial ampliaba el ámbito a los espacios sagrados de montaña, por lo que las grabaciones no solo fueron dentro de la cueva número 6 de Risco Caído, sino que se extendieron al espacio cumbrero de Gran Canaria.   Un tesoro oculto En Barranco Hondo, en una zona de difícil acceso de las cumbres de Gran Canaria, la piedra ocultó durante siglos una cueva tallada con medidas precisas en la toba volcánica, conformando un preciso marcador equinoccial y solsticial que vincula la vida espiritual a los ciclos agrarios. A esto se une, y relacionado con lo anterior, una extraordinaria presencia de grabados rupestres de triángulos púbicos, así como una proyección de siluetas de luz, con una potente carga simbólica. Este hallazgo indica que la civilización aborigen alcanzó conocimientos matemáticos más avanzados de lo que se suponía hasta ahora. El almogarén de Risco Caído es un fenómeno fascinante que obliga a replantearnos lo que hasta hoy se creía  saber acerca de una civilización única y aún rodeada de enigmas. En el documental intervienen principalmente el arqueólogo Julio Cuenca, y el arqueólogo e inspector de Patrimonio Histórico, José de León, director científico y coordinador, respectivamente, de Risco Caído y los Espacios Sagrados de Montaña, espacio propuesto a Patrimonio Mundial de la UNESCO. También cuenta con la participación de José Miguel Márquez, arquitecto especialista en patrimonio histórico, Amelia Rodríguez, catedrática de prehistoria, Teresa Delgado, doctora en historia y arqueóloga en el Museo Canario, Juan Antonio Belmonte, del Instituto de Astrofísica de Canarias, y José Guillén, inspector de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria. La fotografía del trabajo fílmico es de Teresa Ruano, y la música y banda sonora de Gonzalo Díaz. El documental forma parte de una amplia serie de acciones impulsadas por el Cabildo grancanario para poner en valor la singularidad de Risco Caído, el paisaje cultural de las cumbres y a la vez hacer reflexionar y sensibilizar a la población apelando a la significación sagrada que tuvo esta zona para nuestros antepasados, y el tesoro medioambiental y cultural que supone para las generaciones venideras.
20/dic/2018 Leer más...
Considerado como lugar de observación y marcador estacional de los antiguos canarios, la Mesa de Acusa, situada en Artenara e incluida en el área que engloba los denominados Paisajes Culturales de Risco Caído y los Espacios Sagrados de Montaña de Gran Canaria, recibe a primera hora de dos días al año la salida del sol coincidiendo con el solsticio de invierno. Esos dos días, 21 y 22 de diciembre, un grupo de personas podrán disfrutar de tan espectacular espectáculo en el marco de las visitas guiadas gratuitas organizadas por la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo grancanario dentro de su programa divulgativo denominado ‘Yacimientos Estrella’. En la zona central del Bien de Interés Cultural de Acusa, en donde se localiza un asentamiento paradigmático de la evolución del hábitat troglodita de Gran Canaria conformado por cuevas y donde la tierra y el celaje establecen sus miradas cómplices, se desarrolla la vida con un pulso distinto. Durante la visita de cinco horas de duración, el arqueólogo e inspector de Patrimonio Histórico del Cabildo, José Guillén, que contará con la interpretación del personal de la empresa Tibicena, los asistentes podrán descubrir los  valores  patrimoniales y culturales  de  este emblemático  paisaje natural y cultural, así como su posible  relación como marcador  astronómico.  El Bien de Interés Cultural de Acusa es un conjunto de asentamientos  localizado bajo el escarpe situado junto a la Mesa que le da nombre. Esta plataforma agrícola, concentró uno de los espacios históricos en cuevas más importantes del poniente de Gran Canaria y  entre los que sobresalen los conjuntos de  Acusa Seca, El Álamo, La Candelaria, Cruz de Esquina, Fortamaga, El Hornillo y Acusa Verde.  Los restos arqueológicos de cuevas funerarias, cuevas de habitación, graneros, corrales, arte rupestre…y su convivencia con el poblamiento histórico tradicional  hace que estemos ante una de las mejores muestras de la evolución del patrimonio troglodita de Gran Canaria. Yacimientos Estrella. El programa en el que se inscribe la actividad persigue la difusión, sensibilización y puesta en uso del patrimonio arqueológico de la isla mediante singulares visitas guiadas destinadas a la observación de los cielos desde sus yacimientos arqueológicos más emblemáticos. Los antiguos grancanarios desarrollaron un profundo conocimiento del cielo y sus ciclos, lo que les permitía organizar su vida doméstica y religiosa. Existen incluso crónicas que hablan de la celebración de festividades prehispánicas conectadas con la posición del sol, la luna y las estrellas. Otros yacimientos de la Isla vinculados a equinoccios o solsticios y en los que el Cabildo viene celebrando visitas son los de Bentayga, Risco Caído, Cuatro Puertas o La Guancha, entre otros.
20/dic/2018 Leer más...
El lunes día 17 de diciembre el Cabildo grancanario abre el plazo de inscripción para las dos visitas guiadas gratuitas previstas por su Unidad de Patrimonio Histórico para los próximos días 21 y 22, para contemplar la salida del sol en la Mesa de Acusa de Artenara coincidiendo con el solsticio de invierno. En enclave de Acusa, considerado como lugar de observación y marcador estacional de los antiguos canarios, se ubica en el Paisaje Cultural de Risco Caído y los Espacios Sagrados de Montaña de Gran Canaria. En la última entrega del año de la actividad ‘Yacimientos Estrella’, cuyo periodo de inscripción permanecerá abierto hasta el día 19 de diciembre, las personas que disfruten de esta visita también podrán conocer la zona central del Bien de Interés Cultural de Acusa, en donde se localiza un asentamiento paradigmático de la evolución del hábitat troglodita de Gran Canaria conformado por cuevas y donde la tierra y el celaje establecen sus miradas cómplices. Los interesados e interesadas pueden solicitar información a través de la nueva web de la unidad de Patrimonio Histórico http://visitas.grancanariapatrimonio.com o de manera presencial en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria, en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.00 horas. Las plazas están limitadas por visita. Los asistentes dispondrán para su traslado a Artenara de una guagua gratuita los días indicados, que saldrá desde la Fuente Luminosa de la capital grancanaria a las 6.00 horas. Durante las aproximadamente cinco horas que durarán las dos visitas dirigidas por el arqueólogo e inspector de Patrimonio Histórico del Cabildo, José Guillén, que contará con la interpretación del personal de la empresa Tibicena, los asistentes a las mismas podrán descubrir los  valores  patrimoniales y culturales  de  este emblemático  paisaje cultural  y  su posible  relación como marcador  astronómico.  El Bien de Interés Cultural de Acusa es un conjunto de asentamientos  localizado bajo el escarpe situado junto a la Mesa que le da nombre. Esta plataforma agrícola, concentró uno de los espacios históricos en cuevas más importantes del poniente de Gran Canaria y  entre los que sobresalen los conjuntos de  Acusa Seca, El Álamo, La Candelaria, Cruz de Esquina, Fortamaga, El Hornillo y Acusa Verde.  Los restos arqueológicos de cuevas funerarias, cuevas de habitación, graneros, corrales, arte rupestre…y su convivencia con el poblamiento histórico tradicional  hace que estemos ante una de las mejores muestras de la evolución del patrimonio troglodita de Gran Canaria. Yacimientos Estrella. El programa en el que se inscribe la actividad persigue la difusión, sensibilización y puesta en uso del patrimonio arqueológico de la isla mediante singulares visitas guiadas destinadas a la observación de los cielos desde sus yacimientos arqueológicos más emblemáticos. Los antiguos grancanarios desarrollaron un profundo conocimiento del cielo y sus ciclos, lo que les permitía organizar su vida doméstica y religiosa. Existen incluso crónicas que hablan de la celebración de festividades prehispánicas conectadas con la posición del sol, la luna y las estrellas. Otros yacimientos de la Isla vinculados a equinoccios o solsticios y en los que el Cabildo viene celebrando visitas son los de Bentayga, Risco Caído, Cuatro Puertas o La Guancha, entre otros.
14/dic/2018 Leer más...
El día 15 de diciembre se desarrollará la primera de las tres visitas guiadas al casco histórico de Arucas, con la finalidad de divulgar a la ciudadanía la peculiaridad de los bienes que el mencionado municipio gozan de la máxima protección patrimonial, los denominados BIC (Bienes de Interés Cultural. La visita, organizada por la unidad de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura del Cabildo grancanario, volverá a llevarse a cabo los días 27 y 29 de diciembre con carácter gratuito. La visita guiada por el casco antiguo de Arucas, declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Conjunto Histórico Artístico en 1976, ofrece la posibilidad a una treintena de personas de pasear por sus calles adoquinadas y saborear la ejecución, en piedra azul de cantería, de muchos de los inmuebles señoriales que poseen estilos y lenguajes arquitectónicos muy diferentes. Arucas se estructuró desde el siglo XVI en dos sectores: la villa de abajo, administrativa, con la parroquia de San Juan Bautista, ermita de San Sebastián, pósito, heredad, etcétera, y la villa de arriba, el núcleo económico, con los ingenios azucareros y la ermita de San Pedro Apóstol. Esta organización  marcó la disposición alargada de Arucas, que tenía sus extremos en la iglesia parroquial y la ermita del Príncipe de los Apóstoles. A partir de esta distribución la ciudad asistirá a una notable expansión y reforma interior, vital para su configuración actual. En sus calles se localizan numerosos edificios de finales del siglo XIX y primeras décadas del XX, homologados por el uso general de la cantería de Arucas y con líneas academicistas y eclécticas. Algunas viviendas particulares pueden considerarse arqueotipos de la ciudad, como la casa del Mayorazgo (principio del siglo XIX), la casa de Juan González González (1858), las Casas Consistoriales (1875), el Mercado Municipal (1882), el Casino y la farmacia Megías (1906), el inacabado Teatro Nuevo (1906), o el inmueble de la Heredad de Aguas (1909). Entre tanta diversidad arquitectónica se levanta la iglesia de San Juan Bautista, de línea neogótica, que comienza a edificarse en 1909, tras derruirse el anterior, siguiendo el proyecto del arquitecto catalán Manuel Vega y March. Su torre principal se terminó en 1977. En su interior, llama la atención la imagen del Cristo Yacente, del escultor grancanario Manuel Ramos (1899-1971), sus hermosas cristaleras, las pinturas de Cristóbal Hernández de Quintana y una Natividad flamenca. La nueva serie de visitas guiadas se inició el pasado año en el casco de Agüimes con la pretensión de abordar las peculiaridades y naturaleza de los denominados bienes de interés cultural existentes en Gran Canaria, así como los grados de protección que implica este importante reconocimiento jurídico con el que se preserva y respetan sus distintos valores. Alicia Hernández, directora del Museo Municipal de Arucas, con asistencia de la empresa Tibicena, dirige la visita en la que colabora el ayuntamiento del mencionado municipio.
14/dic/2018 Leer más...
El conjunto histórico del casco de Arucas será el próximo destino escogido por el programa de visitas guiadas dedicadas a explicar a la ciudadanía la peculiaridad de los bienes que en la isla gozan de la máxima protección patrimonial, los denominados BIC (Bienes de Interés Cultural. Organizada por la unidad de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura del Cabildo grancanario, las tres citas previstas se celebran los días 15, 27 y 29 de diciembre con carácter gratuito, permaneciendo abierto el plazo de inscripción desde el lunes, día 10 hasta el 12 de diciembre. Las plazas ofrecidas en cada una de las visitas son 30. Los interesados pueden solicitar información o cumplimentar su inscripción a través de la nueva web de gestión de visitas guiadas de la Unidad de Patrimonio Histórico visitas.grancanariapatrimonio.com o de manera presencial en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria, en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.00 horas. Los interesados dispondrán de una guagua gratuita que saldrá de la Fuente luminosa de la capital grancanaria a las 9.30 horas. La visita guiada por el casco antiguo de Arucas, declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Conjunto Histórico Artístico en 1976, ofrece la posibilidad de pasear por sus calles adoquinadas y saborear la ejecución, en piedra azul de cantería, de muchos de los inmuebles señoriales que poseen estilos y lenguajes arquitectónicos muy diferentes. Arucas se estructuró desde el siglo XVI en dos sectores: la villa de abajo, administrativa, con la parroquia de San Juan Bautista, ermita de San Sebastián, pósito, heredad, etcétera, y la villa de arriba, el núcleo económico, con los ingenios azucareros y la ermita de San Pedro Apóstol. Esta organización  marcó la disposición alargada de Arucas, que tenía sus extremos en la iglesia parroquial y la ermita del Príncipe de los Apóstoles. A partir de esta distribución la ciudad asistirá a una notable expansión y reforma interior, vital para su configuración actual. En sus calles se localizan numerosos edificios de finales del siglo XIX y primeras décadas del XX, homologados por el uso general de la cantería de Arucas y con líneas academicistas y eclécticas. Algunas viviendas particulares pueden considerarse arqueotipos de la ciudad, como la casa del Mayorazgo (principio del siglo XIX), la casa de Juan González González (1858), las Casas Consistoriales (1875), el Mercado Municipal (1882), el Casino y la farmacia Megías (1906), el inacabado Teatro Nuevo (1906), o el inmueble de la Heredad de Aguas (1909). Entre tanta diversidad arquitectónica se levanta la iglesia de San Juan Bautista, de línea neogótica, que comienza a edificarse en 1909, tras derruirse el anterior, siguiendo el proyecto del arquitecto catalán Manuel Vega y March. Su torre principal se terminó en 1977. En su interior, llama la atención la imagen del Cristo Yacente, del escultor grancanario Manuel Ramos (1899-1971), sus hermosas cristaleras, las pinturas de Cristóbal Hernández de Quintana y una Natividad flamenca. La nueva serie de visitas guiadas se inició el pasado año en el casco de Agüimes con la pretensión de abordar las peculiaridades y naturaleza de los denominados bienes de interés cultural existentes en Gran Canaria, así como los grados de protección que implica este importante reconocimiento jurídico con el que se preserva y respetan sus distintos valores. Alicia Hernández, directora del Museo Municipal de Arucas, con asistencia de la empresa Tibicena, dirige la visita en la que colabora el ayuntamiento del mencionado municipio.
07/dic/2018 Leer más...
El día 5 de diciembre el Cabildo de Gran Canaria celebrará la última de las cuatro visitas guiadas programadas a tres de los espacios más emblemáticos del patrimonio etnográfico de la costa de Arinaga, en el municipio de Agüimes, como son las salinas, los hornos de cal de Risco Verde y su faro. La iniciativa, que ha permitido descubrir a unas 120 personas la historia de dichos enclaves, se enmarca dentro de la política patrimonial impulsada por la Unidad de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura que busca difundir la singularidad de los distintos paisajes culturales de Gran Canaria. El técnico del área de Patrimonio Histórico de  la Consejería de Cultura, José González Navarro, dirigirá la visita prevista, que contarán con la asistencia de la empresa Tibicena y con la colaboración de Roque Viera, salinero de Arinaga. Las personas que acudan a esta última visita (las 30 plazas ya están cubiertas) podrán conocer el devenir histórico de estos tres elementos del patrimonio etnográfico de esta costa del sureste de Gran Canaria, en la que hombres y mujeres supieron domar el viento y la aridez del medio para poder aprovechar al máximo sus recursos, y de ellos, no solo obtener un oficio, sino también el poder de transformar, conservar y construir. Además, en el caso de las salinas, los asistentes podrán adquirir la sal artesanal en el lugar a modo de contribución al sostenimiento de dicho recurso patrimonial. Al igual que otras salinas del sureste, las de Arinaga pertenecen al modelo mediterráneo sobre asiento de barro. La solicitud para la construcción de estas salinas se realizó en los albores del siglo XIX (1804), en un momento donde las industrias de salazón demandaban importantes cantidades de sal para conservantes de las capturas obtenidas en el banco pesquero canario-sahariano. Una de las más destacadas particularidades de las salinas de Arinaga, la constituyen los inmuebles asociados al ingenio, en especial la conocida como Casa del Obispo. Además de esta residencia, las salinas cuentan con otra vivienda, conocida como la Casa de los Cuatro Picos, localizada junto al mar, en el extremo sur del conjunto. Esta edificación ha estado destinada a vivienda de los salineros que regentaban las salinas. El horno de cal de Arinaga mantuvo una intensa producción. La mayor parte de las casi 4.000 Tm de cal que producía Gran Canaria hacia 1952, procedía de Arinaga, donde decenas de obreros caleros trabajaban a toda hora del día y la noche en esta industria localizada en la costa con la finalidad de distribuirla por mar en veleros hacia otros puntos de Gran Canaria e Islas Occidentales. En 1847 trabajaban en Arinaga nueve caleros. La fiebre constructora de mediados del siglo XX provoca la construcción de la primera planta de cemento en Arguineguín, lo que ocasiona la paulatina desaparición de esta actividad industrial extractiva que marcó un importante hito en la historia de la construcción en Canarias. Por su parte, el faro, cuyas obras fueron encomendadas en 1888 al ingeniero Eugenio Suárez Galván siguiendo un proyecto del también ingeniero Juan de León y Castillo concluyendo en 1892, poseía una óptica de la casa francesa Barbier Bernard & Turenne. Dicho bien, en el que hoy se asienta un restaurante, tenía una planta rectangular y fue construido en sillería y piedra de cantería de Arucas. El edificio, situado en el paraje natural de la Montaña de Arinaga y sujeto a las normas de protección de espacios naturales de Canarias, tiene un estilo clásico, ecléctico y academicista, según los cánones de la época.
04/dic/2018 Leer más...
El sábado, día 24 de noviembre, el Cabildo de Gran Canaria celebrará la primera de las cuatro visitas guiadas previstas a tres de los espacios más emblemáticos del patrimonio etnográfico de la costa de Arinaga, en el municipio de Agüimes, como son las salinas, los hornos de cal de Risco Verde y su faro. La iniciativa, que volverá a repetirse los días 29 de noviembre, así como el 1 y el 5 de diciembre, se enmarca dentro de la política patrimonial impulsada por la Unidad de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura que busca difundir la singularidad de los distintos paisajes culturales de Gran Canaria. El técnico del área de Patrimonio Histórico de  la Consejería de Cultura, José González Navarro, dirigirá las visitas previstas, que contarán con la asistencia de la empresa Tibicena y con la colaboración de Roque Viera, salinero de Arinaga. Las personas que acudan a esta nueva visita (las 30 plazas ya están cubiertas) podrán conocer el devenir histórico de estos tres elementos del patrimonio etnográfico de esta costa del sureste de Gran Canaria, en la que hombres y mujeres supieron domar el viento y la aridez del medio para poder aprovechar al máximo sus recursos, y de ellos, no solo obtener un oficio, sino también el poder de transformar, conservar y construir. Además, en el caso de las salinas, los asistentes podrán adquirir la sal artesanal en el lugar a modo de contribución al sostenimiento de dicho recurso patrimonial. Al igual que otras salinas del sureste, las de Arinaga pertenecen al modelo mediterráneo sobre asiento de barro. La solicitud para la construcción de estas salinas se realizó en los albores del siglo XIX (1804), en un momento donde las industrias de salazón demandaban importantes cantidades de sal para conservantes de las capturas obtenidas en el banco pesquero canario-sahariano. Una de las más destacadas particularidades de las salinas de Arinaga, la constituyen los inmuebles asociados al ingenio, en especial la conocida como Casa del Obispo. Además de esta residencia, las salinas cuentan con otra vivienda, conocida como la Casa de los Cuatro Picos, localizada junto al mar, en el extremo sur del conjunto. Esta edificación ha estado destinada a vivienda de los salineros que regentaban las salinas. El horno de cal de Arinaga mantuvo una intensa producción. La mayor parte de las casi 4.000 Tm de cal que producía Gran Canaria hacia 1952, procedía de Arinaga, donde decenas de obreros caleros trabajaban a toda hora del día y la noche en esta industria localizada en la costa con la finalidad de distribuirla por mar en veleros hacia otros puntos de Gran Canaria e Islas Occidentales. En 1847 trabajaban en Arinaga nueve caleros. La fiebre constructora de mediados del siglo XX provoca la construcción de la primera planta de cemento en Arguineguín, lo que ocasiona la paulatina desaparición de esta actividad industrial extractiva que marcó un importante hito en la historia de la construcción en Canarias. Por su parte, el faro, cuyas obras fueron encomendadas en 1888 al ingeniero Eugenio Suárez Galván siguiendo un proyecto del también ingeniero Juan de León y Castillo concluyendo en 1892, poseía una óptica de la casa francesa Barbier Bernard & Turenne. Dicho bien, en el que hoy se asienta un restaurante, tenía una planta rectangular y fue construido en sillería y piedra de cantería de Arucas. El edificio, situado en el paraje natural de la Montaña de Arinaga y sujeto a las normas de protección de espacios naturales de Canarias, tiene un estilo clásico, ecléctico y academicista, según los cánones de la época.
22/nov/2018 Leer más...
El día 24 de noviembre, a las 20.00 horas, el organista irunés Esteban Landart, ofrecerá en la Iglesia de Santiago de los Caballeros de Gáldar, el último de los conciertos incluidos en la séptima edición del Ciclo de Conciertos en Órganos Históricos de Gran Canaria, que impulsa la Consejería de Cultura del Cabildo grancanario, bajo la coordinación de la musicóloga y académica Rosario Álvarez. En este quinto concierto, Esteban Landart ha incluido en el repertorio que podrá escucharse en el órgano de origen alemán regalado a la parroquia en 1912 por su párroco José Romero,  obras de César Franck (1822-1890) y Charles-Marie Widor (1844-1937). En la actualidad Landart es coordinador de la Comisión Técnica para la Conservación y Restauración de Órganos y Armonios de la Diócesis de San Sebastián. El órgano de la Iglesia de Santiago de los Caballeros de Gáldar presenta una hermosa fachada de cinco castilletes, tres de ellos rematados por cubiertas triangulares, y posee una consola independiente con sus dos teclados y pedalero. La presencia de Landart en la Iglesia de Santiago de los Caballeros de Gáldar, que se produce tras su pasada actuación hace ya tres años, se incluye asimismo por vez primera dentro del prestigioso ciclo de conciertos denominado ‘El órgano en las catedrales’, que impulsa el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) del Ministerio de Cultura del Gobierno de España. En este ciclo impulsado por el Cabildo colabora tanto la Diócesis de Canarias como el ayuntamiento de Gáldar. Dentro de la rica vida musical de Gran Canaria un capítulo importante es aquel dedicado a los órganos históricos, órganos de los siglos XVIII, XIX y principios del XX, que enriquecen el patrimonio artístico de la isla y que permiten cultivar una parcela única del arte musical, porque cada instrumento es un mundo en sí mismo. Según explica Rosario Álvarez “degustar de la música escrita para este tipo de órganos es un placer reservado a aquellos melómanos que quieran acercarse a las parroquias escogidas en esta nueva entrega impulsada por el Cabildo que comenzó en el mes de abril pasado. Según manifiesta la coordinadora de estos ciclos, Rosario Álvarez, “es de agradecer que el Cabildo de Gran Canaria siga manteniendo esta propuesta tan específica, con la necesaria revisión anual de todos los instrumentos restaurados, porque con ello apuesta por la conservación del importante patrimonio organístico de la isla, al mismo tiempo que contribuye a la expansión de una música creada expresamente para este tipo de órganos históricos”. Nacido en Irún, Esteban Landart en la actualidad es profesor de órgano en el Conservatorio Nacional de Región de Bayona (Francia) y en el Centro Superior de Música del País Vasco Musikene. Galardonado en ambos con numerosos premios, el organista compagina la actividad pedagógica con una activa carrera de concertista en Europa y EE.UU, actuando en festivales de música de importancia. Su particular interés por la organería le lleva a ser miembro de diversas asociaciones y comisiones encargadas de establecer proyectos de restauración o de construcción de nuevos instrumentos. Su repertorio aborda todos los estilos y épocas, desde el Codex Faenza a las Variaciones de Schönberg, de Cabezón a Radulescu, sin olvidar los grandes compositores románticos o sinfónicos. Su predilección varía en función de los instrumentos.
20/nov/2018 Leer más...
El lunes, día 19 de noviembre, el Cabildo de Gran Canaria abre el plazo de inscripción para las cuatro  visitas guiadas previstas a tres de los espacios más emblemáticos del patrimonio etnográfico de la costa de Arinaga, en el municipio de Agüimes, como son las salinas, los hornos de cal de Risco Verde y su faro. La iniciativa, que tendrá lugar los próximos días 24 y 29 de noviembre, así como el 1 y el 5 de diciembre, se enmarca dentro de la política patrimonial impulsada por la Unidad de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura que busca difundir la singularidad de los distintos paisajes culturales de Gran Canaria, y que ha registrado una notable participación en sus precedentes entregas cursadas a la Mesa de Acusa, Barranco de Guayadeque, Finca de Osorio, La Isleta, El Hornillo de Agaete, la Caldera de Bandama, la Playa de Las Canteras o a las salinas de Tenefé. El técnico del área de Patrimonio Histórico de  la Consejería de Cultura, José González Navarro, dirigirá las visitas previstas, que contarán con la asistencia de la empresa Tibicena y con la colaboración de Roque Viera, salinero de Arinaga. Los interesados pueden solicitar información o cumplimentar su inscripción hasta el día 21 de noviembre a través de la nueva web de gestión de visitas guiadas de la Unidad de Patrimonio Histórico visitas.grancanariapatrimonio.com o de manera presencial en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria, en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 13.00 horas. La duración aproximada de la visita será de tres horas y a cada visita podrán asistir 30 inscritos. Los inscritos contarán con una guagua gratuita que saldrá a las 9.00 horas los días indicados desde la Fuente Luminosa de la capital grancanaria. Las personas que acudan a esta nueva visita podrán conocer el devenir histórico de estos tres elementos del patrimonio etnográfico de esta costa del sureste de Gran Canaria, en la que hombres y mujeres supieron domar el viento y la aridez del medio para poder aprovechar al máximo sus recursos, y de ellos, no solo obtener un oficio, sino también el poder de transformar, conservar y construir. Además, en el caso de las salinas, los asistentes podrán adquirir la sal artesanal en el lugar a modo de contribución al sostenimiento de dicho recurso patrimonial. Al igual que otras salinas del sureste, las de Arinaga pertenecen al modelo mediterráneo sobre asiento de barro. La solicitud para la construcción de estas salinas se realizó en los albores del siglo XIX (1804), en un momento donde las industrias de salazón demandaban importantes cantidades de sal para conservantes de las capturas obtenidas en el banco pesquero canario-sahariano. Una de las más destacadas particularidades de las salinas de Arinaga, la constituyen los inmuebles asociados al ingenio, en especial la conocida como Casa del Obispo. Además de esta residencia, las salinas cuentan con otra vivienda, conocida como la Casa de los Cuatro Picos, localizada junto al mar, en el extremo sur del conjunto. Esta edificación ha estado destinada a vivienda de los salineros que regentaban las salinas. El horno de cal de Arinaga mantuvo una intensa producción. La mayor parte de las casi 4.000 Tm de cal que producía Gran Canaria hacia 1952, procedía de Arinaga, donde decenas de obreros caleros trabajaban a toda hora del día y la noche en esta industria localizada en la costa con la finalidad de distribuirla por mar en veleros hacia otros puntos de Gran Canaria e Islas Occidentales. En 1847 trabajaban en Arinaga nueve caleros. La fiebre constructora de mediados del siglo XX provoca la construcción de la primera planta de cemento en Arguineguín, lo que ocasiona la paulatina desaparición de esta actividad industrial extractiva que marcó un importante hito en la historia de la construcción en Canarias. Por su parte, el faro, cuyas obras fueron encomendadas en 1888 al ingeniero Eugenio Suárez Galván siguiendo un proyecto del también ingeniero Juan de León y Castillo concluyendo en 1892, poseía una óptica de la casa francesa Barbier Bernard & Turenne. Dicho bien, en el que hoy se asienta un restaurante, tenía una planta rectangular y fue construido en sillería y piedra de cantería de Arucas. El edificio, situado en el paraje natural de la Montaña de Arinaga y sujeto a las normas de protección de espacios naturales de Canarias, tiene un estilo clásico, ecléctico y academicista, según los cánones de la época.
16/nov/2018 Leer más...
El documental ‘Risco Caído, un calendario de luz’ junto con una conferencia y un debate llevarán a Agaete el próximo viernes el pasado prehispánico del Paisaje Cultural Risco Caído y Espacios Sagrados de Montaña, cuya exposición se encuentra durante este mes en el municipio. Los actos se desarrollan a partir de las seis de la tarde con la conferencia, que dará paso a la mesa redonda a las siete, y a las ocho se proyectará el documental, todo en el salón de actos de la Sociedad de la Luz, en la calle Concepción frente de la Casa de la Cultura, que alberga la muestra. El papel de microcosmo asumido por el municipio a lo largo de la historia, de notable interés para los investigadores, y su influencia en los fenómenos socioeconómicos de la isla será descrito por el historiador Pedro Quintana en su conferencia ‘Historia y paisaje: Agaete en los Espacios Sagrados de Montaña de Gran Canaria’. El mundo aborigen, la conquista europea, la distribución de tierras y aguas, la pervivencia del sustrato preeuropeo, la implantación del cultivo azucarero o el desarrollo de la vinculación de bienes son acontecimientos que han dejado huella histórica en este espacio insular, en particular en el ámbito del paisaje cultural perteneciente a Agaete, con el aporte de novedosos documentos, a los que se referirá el historiador durante su intervención. En la mesa redonda se reúnen Pepe Dámaso, artista con profundas raíces en la identidad canaria, el consejero de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Carlos Ruiz, el doctor en historia Pedro Quintana, la concejala de Patrimonio Histórico de Agaete, Isabel del Rosario, y el arqueólogo, inspector de Patrimonio Histórico y coordinador del proyecto Risco Caído, José de León. Los participantes debatirán alrededor de las aportaciones del municipio de Agaete a la actual candidatura del paisaje cultural a Patrimonio Mundial de la Unesco. Inscripciones para el taller infantil Descubrir los tesoros y los secretos de Risco Caído y los Espacios Sagrados de Montaña a través de juegos, relatos y música son las actividades gratuitas programadas para público infantil entre 4 y 12 años que se desarrollarán el sábado 1 de diciembre de 10.30 a 13.30 horas. El lugar elegido para que las niñas y niños puedan aprender divirtiéndose es la Carpa del Parque Municipal en la calle Antonio de Armas, 3. Es necesario inscribirse de forma previa a partir del lunes 26 de noviembre llamando al teléfono 928 898002, extensión 920.
13/nov/2018 Leer más...
El sábado, día 10 de noviembre, el Cabildo de Gran Canaria celebra la primera de las cuatro visitas previstas a los dos pozos de Arucas en los que fueron arrojados los represaliados en el año 1937, el de Tenoya y el del Llano de las Brujas. La visita, que se repetirá los días 15, 17 y 22 de noviembre y para las que no hay plazas disponibles, permitirá conocer y descubrir a más de veinte personas por visita, desde una perspectiva contextualizada e histórica, la dimensión que ambos enclaves representaron y siguen representando para cientos de familias que perdieron en ellos a sus seres queridos. La iniciativa que cuenta con la colaboración de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Arucas, se enmarca dentro del programa denominado ‘Arqueología del conflicto’ impulsado desde hace años por la Unidad de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura. La visita, será dirigida por el Técnico de Patrimonio Histórico Javier Velasco e interpretada por la empresa Tibicena Arqueología y Patrimonio.  La duración aproximada de la visita será de cuatro horas. La visita ofrece al público la posibilidad de adentrarse en la historia de dos de los pozos tristemente célebres por la actividad que registraron en 1937. El de Tenoya y el de Llano las Brujas, ambos ubicados en Arucas, pueden incluirse dentro de los llamados ‘lugares de memoria traumática’, ya que en ellos fueron arrojados numerosos represaliados en el transcurso de uno de los procesos de represión selectiva más crueles vividos en España y en uno de los episodios más funestos del pasado reciente del país.  Los trabajos de exhumación llevados a cabo por el Cabildo grancanario en 2017 en el Pozo de Tenoya, recuperaron parcialmente restos de 14 personas. En ese pozo dará comienzo la visita explicando las circunstancias que rodearon los hallazgos, para luego emprender el recorrido hasta el de Llano de las Brujas, en donde fueron recuperados los restos de 24 personas procedentes de Arucas, Firgas y Gáldar entre 2008 y 2009.  
09/nov/2018 Leer más...
El paisaje cultural de Risco Caído y los Espacios Sagrados expone sus singularidades en la Miniferia de la Ciencia, principalmente dedicada a público infantil y juvenil, que se celebra hasta el viernes en el Parque Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria frente al Museo Elder. Cerca de 500 escolares podrán conocer de cerca las singularidades del paisaje cultural candidato a Patrimonio Mundial de la UNESCO a través de 24 visitas programadas de diferentes centros de enseñanza durante la mañana. Por las tardes se espera la visita de público infantil, juvenil, adultos y familiar. Varias pantallas de video en bucle, las imágenes de los paneles expositivos y cuatro gafas de realidad virtual atraviesan el espacio y el tiempo para invocar el pasado prehispánico de la isla y el devenir del tiempo hasta nuestros días en el ámbito de Risco Caído y los Espacios Sagrados de Montaña de Gran Canaria. La muestra supone una continuación de las numerosas actividades que está desplegando el Cabildo de Gran Canaria para para poner en valor la singularidad del paisaje cultural y a la vez hacer reflexionar y sensibilizar a la población apelando a la significación sagrada que tuvo esta zona para los antepasados y el tesoro medioambiental que supone para las generaciones venideras. La carpa de Risco Caído lleva el número 19 y se encuentra situada frente al Museo Elder de la Ciencia. El horario es el miércoles y jueves de 9 a 13.30 y de 17 a 20 horas, y el viernes de 9 a 14 horas.
08/nov/2018 Leer más...
Desde el lunes día 5 y hasta el 7 de noviembre, el Cabildo de Gran Canaria abre el plazo de inscripción para las cuatro visitas guiadas previstas a los dos pozos de Arucas en los que fueron arrojados los represaliados en el año 1937, el de Tenoya y el del Llano de las Brujas. Las citadas visitas tendrán lugar los próximos días 10, 15, 17 y 22 de noviembre, y permitirán conocer y descubrir a un centenar de personas desde una perspectiva contextualizada e histórica, la dimensión que ambos enclaves representaron y siguen representando para cientos de familias que perdieron en ellos a sus seres queridos. La iniciativa que cuenta con la colaboración de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica de Arucas, se enmarca dentro del programa denominado ‘Arqueología del conflicto’ impulsado desde hace años por la Unidad de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura. La visita, será dirigida por el Técnico de Patrimonio Histórico Javier Velasco e interpretada por la empresa Tibicena Arqueología y Patrimonio. Los interesados pueden solicitar información o cumplimentar su inscripción a través de la web de gestión de visitas guiadas de la Unidad de Patrimonio Histórico visitas.grancanariapatrimonio.com a partir de las 8.30 horas del 5 de noviembre o de manera presencial en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo de Gran Canaria, en la calle Bravo Murillo, 23, accediendo por Pérez Galdós, de lunes a viernes, de 8.30 a 14.00 horas. La duración aproximada de la visita será de cuatro horas y a cada una de ellas podrán asistir 25 inscritos. El Cabildo dispondrá para los participantes de una guagua gratuita que partirá de la Fuente Luminosa de la capital grancanaria a las 9.00 horas. La visita ofrece al público la oportunidad de adentrarse en la historia de dos de los pozos tristemente célebres por la actividad que registraron en 1937. El de Tenoya y el de Llano las Brujas, ambos ubicados en Arucas, pueden incluirse dentro de los llamados ‘lugares de memoria traumática’, ya que en ellos fueron arrojados numerosos represaliados en el transcurso de uno de los procesos de represión selectiva más crueles vividos en España y en uno de los episodios más funestos del pasado reciente del país.  Los trabajos de exhumación llevados a cabo por el Cabildo grancanario en 2017 en el Pozo de Tenoya, recuperaron parcialmente restos de 14 personas. En ese pozo dará comienzo la visita explicando las circunstancias que rodearon los hallazgos, para luego emprender el recorrido hasta el de Llano de las Brujas, en donde fueron recuperados los restos de 24 personas procedentes de Arucas, Firgas y Gáldar entre 2008 y 2009.  
02/nov/2018 Leer más...
La cueva de Risco Caído concentró la atención de más de un millón espectadores de todo el país en el programa de Televisión Española de la primera cadena España Directo emitido esta semana, celebró el consejero de Cultura del Cabildo, Carlos Ruíz. La grabación está disponible en el enlace de televisión a la carta http://www.rtve.es/alacarta/videos/espana-directo/espana-directo-30-10-18/4818057/?t=43m22s a partir del minuto 43. También se puede acceder a los contenidos del programa a través de las redes sociales Twitter y Facebook del programa España Directo. El público puede conocer de primera mano las características de este hallazgo arqueológico que ha supuesto un antes y un después en el estudio del pasado aborigen de Gran Canaria. Durante el programa se describe el interior de la cueva de Risco Caído y las razones por las que se ha convertido en candidatura oficial del Estado español a Patrimonio Mundial de la UNESCO para el año 2019. El programa, que recoge la actualidad española con objetivo divulgativo, tiene una audiencia que oscila entre las 700.000 y un millón de personas diarias. El almogarén de Risco Caído es un santuario sagrado que a la vez funciona como calendario solar y lunar marcado por el haz de luz que penetra en la oscuridad de la cueva incidiendo sobre los grabados púbicos, símbolo de la fertilidad, en las paredes de este templo heredado de la población prehispánica de Gran Canaria. Risco Caído constituye un marcador solsticial y equinoccial extremadamente complejo y singular en su concepción y construcción, en forma de cúpula excavada en piedra, que demuestra que la antigua población canaria poseía un alto nivel de conocimiento especializado en el terreno de la geometría o de las matemáticas. El Cabildo de Gran Canaria impulsa el estudio y conservación las cuevas de Risco Caído además de promover la candidatura de Risco Caído y los Espacios Sagrados de Montaña a Patrimonio Mundial que incluye un extenso territorio de 18.000 hectáreas del centro de la isla, un paisaje cultural que incluye otra serie de santuarios que ya se conocían, y el espacio que físicamente los rodea con roques y cimas apuntando al cielo, un ámbito venerado por la población aborigen. La difusión y puesta en valor de la riqueza del patrimonio arqueológico de la Gran Canaria es también uno de los objetivos de la Institución insular a través de numerosas actividades educativas, culturales, y de divulgación relacionadas con la historia y la arqueología del paisaje cultural.
02/nov/2018 Leer más...
La exposición Risco Caído y los Espacios Sagrados de Montaña culmina su primera etapa de itinerancia por los cuatro municipios que integran la candidatura a Patrimonio Mundial en el Centro Cultural de la Villa de Agaete tras la inauguración este miércoles por parte del consejero de Cultura del Cabildo, Carlos Ruiz. La muestra ha recibido ya más de 3.000 visitantes, quienes han tenido la oportunidad de adquirir nuevos conocimientos del pasado prehispánico de la isla de Gran Canaria y de los atributos del Paisaje Cultural. La exposición puede ser visitada hasta el 9 de diciembre de forma gratuita de martes a viernes de 11 a 13 horas, y de 18 a 20 horas y los sábados de 19 a 21 horas. El discurso visual de la muestra guía a las personas que la visitan a través de la espectacularidad de este paisaje, con la disposición de imágenes impresas en gran formato y contenidos audiovisuales en pantallas, otorgando a la muestra un carácter gráfico y descriptivo. Como complemento, la exposición ofrece visitas virtuales a la cueva de Risco Caído, su entorno y a otros enclaves de los espacios sagrados de montaña con gafas de realidad aumentada. Visvique, Tamadaba y El Hornillo de Agaete forma parte del Paisaje Cultural El Hornillo se encuentra dentro del ámbito de los espacios sagrados de Gran Canaria en el risco sobre el valle de Agaete y es un singular caserío donde todavía pueden encontrarse vestigios del pasado, con núcleos de cuevas y terrazas habitadas que presentan un buen estado de conservación. Visvique, situado al término del Valle de Agaete en el camino que sube a Tamadaba, constituye un espectacular conjunto arqueológico formado por numerosas cuevas artificiales de habitación y graneros, dispuestos en varios niveles superpuestos y con grabados alfabéticos del tipo líbico bereber. El ámbito de Tamadaba da cobijo a los bosques míticos y primigenios de pinar canario que se conservan casi como lo contemplaban los antiguos canarios. En Agaete se celebra también anualmente la fiesta de La Rama, que nace dentro del Paisaje Cultural en recuerdo del rito aborigen con el que se supone que antiguamente los canarios pedían lluvias a los dioses, formando parte de los valores culturales inmateriales que el proyecto quiere conservar. Durante el año 2019, aquellos municipios que la soliciten podrán disfrutar de esta muestra cuyo objetivo es que el público comprenda y valore los diversos elementos que hacen singular y excepcional el ámbito propuesto a Patrimonio Mundial de la Unesco. La muestra itinerante organizada por el Cabildo de Gran Canaria ha recorrido previamente los municipios de Las Palmas de Gran Canaria, Gáldar, Artenara y Tejeda.
02/nov/2018 Leer más...
El próximo día 3 de noviembre, a las 9.00 horas, el Cabildo de Gran Canaria celebra la primera de los dos visitas guiadas previstas al casco histórico de Vegueta en cuyo enclave se contextualizará históricamente el papel que jugó en la isla el Santo Oficio de la Inquisición. La otra visita tendrá lugar el próximo día 8 de noviembre, y permitirán conocer y descubrir a 50 personas (todas las plazas están ya agotadas) la dimensión de la citada institución desde su instauración en 1488 hasta su abolición definitiva acaecida en 1834. La iniciativa que cuenta con la colaboración de El Museo Canario se enmarca dentro del programa denominado Patrimonio de Muerte impulsado desde hace años por la Unidad de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura. La visita, estará dirigida por el Técnico de Patrimonio Histórico Javier Velasco e interpretada por la empresa Tibicena Arqueología y Patrimonio. La visita se iniciará en la Plaza de Santa Ana, prosiguirá por la calle Doctor Chil en donde se ubicaba la Casa de la Inquisición, para luego adentrarse en el archivo de la Inquisición que se custodia en El Museo Canario y concluir en la Plaza de Santo Domingo, en cuyas inmediaciones se producían los denominados procesos de relajación. La visita ofrece al público la oportunidad de adentrarse en la historia de una de las etapas más funestas del pasado, cuyos efectos se extendieron por todos los territorios del Imperio español, recorriendo algunos edificios y zonas del barrio fundacional de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, así como el valioso archivo del Santo Oficio de la Santa Inquisición de Canarias que se conserva en El Museo Canario y que constituye uno de los conjuntos documentales más importantes de Canarias. Durante la visita se incidirá asimismo en las mentalidades de los diferentes grupos humanos que conformaron en su época la sociedad grancanaria. Según los historiadores y la abundante historiografía sobre el tema producida en  los últimos años, el Santo Oficio tuvo una actuación ‘benigna’ en Canarias debido a su tardía implantación con respecto al territorio peninsular, con sólo unos diez ajusticiados durante tres siglos, aunque aún quedan algunas cuestiones por investigar, como esclarecer qué clase de propiedades tuvo la Santa Inquisición y qué personal actuó a su servicio en el Archipiélago Canario. Durante gran parte del siglo XVI dependió administrativamente de Sevilla y sólo existía un inquisidor en las Islas, que más tarde se convertiría en tribunal autónomo, con varios inquisidores y funcionarios, justificándose su independencia por el papel vigilante de los numerosos extranjeros que llegaban a Canarias como territorio atlántico.
31/oct/2018 Leer más...
El extraordinario descubrimiento de que la Cueva de Tara es en realidad un calendario astronómico aborigen porque su enorme oquedad interior que no es más que la entrada a las entrañas de la madre tierra, que es fecundada con precisión por el sol cada equinoccio de primavera y otoño, ha enriquecido aún más el rico patrimonio arqueológico de Gran Canaria, cuyo Cabildo prevé adquirir esta fabulosa caverna para estudiarla, conservarla y devolverle la magnificencia de la que gozó como templo del Guanartemato de Telde. La Cueva de Risco Caído va camino de convertirse en Patrimonio de la Humanidad, pero solo era cuestión de tiempo que fuera hallado un segundo templo en Gran Canaria, que en época de los aborígenes estaba dividida en dos reinos, el de Gáldar, al que pertenece Risco Caído, y el de Telde, donde ahora ha sido descubierto el auténtico valor de esta caverna que fue comprada hace una docena de años por la familia Verde, cuyo patriarca se dio cuenta de que aquella belleza no era fruto de la casualidad. No era posible saber el significado que tenía aquella oquedad, la entrada de la luz por lo que parecía una claraboya, ni las cazoletas del suelo, que hoy se sabe que son signo inequívoco de lugar sagrado y de rituales aborígenes, pero la familia sí intuyó que debía ser una herencia aborigen muy valiosa. Por eso la adquirió, sacó los cuatro camiones de residuos que la inundaban y la cerró con verja  para protegerla. Y es que el espacio ha pasado por diversidad de etapas, como muchas del barrio de Tara y del resto de Gran Canaria, no en vano no han dejado de ser usadas desde los aborígenes hasta la actualidad y son muy apreciadas por la temperatura tan idónea que ofrecen en invierno y verano. Esta Cueva de Tara, por ejemplo, fue alpendre, pajar, ermita y hasta basurero, tantos residuos acumuló  que cuando la familia Verde la adquirió se podía acceder caminando a la gran vulva que representa la oquedad y que en realidad está a tres metros del suelo de la cueva principal. El arqueólogo Julio Cuenca, descubridor de Risco Caído, ya conocía esta caverna desde los ochenta y tampoco la pudo interpretar en su dimensión arqueológica, fue precisamente con los hallazgos de Risco Caído cuando la miró con otros ojos y ha estado cuatro años acudiendo cada equinoccio y solsticio y ya no tiene duda de que se trata del calendario oficial de la población con su perfecta entrada vertical cada equinoccio y por los lados cada solsticio, lo que diferencia el de verano e invierno. Se trata de un calendario perfecto, el conocimiento que tenían los aborígenes, en este caso los faycanes, a quien atribuye su construcción, para meter la luz de los astros en el interior de una cueva era de tal calibre que resulta casi inexplicable, aunque desde luego no deja duda de la precisión de su cómputo del tiempo, fundamental para la agricultura, su sustento de vida. Este calendario es mucho más exacto que cualquier calendario exterior porque la perspectiva puede engañar, pero en una cueva no hay efecto óptico que mienta, si el sol entra hasta el fondo de la cavidad y simbólicamente fecunda la tierra, ese extraordinario fenómeno marca sin lugar a dudas el inicio primavera y de otoño, los dos momentos del año en los que el día y la noche duran exactamente lo mismo. El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, anunció junto al consejero de Cultura, Carlos Ruíz, y la alcaldesa de Telde, Carmen Hernández, que la Institución insular ya está en conversación con la propiedad para adquirir la cueva para que sea patrimonio público y que la disposición de la familia que la ha cuidado es absoluta. El espacio será estudiado y monitorizado y en cuanto los arqueólogos presenten su proyecto e informe de necesidades, será dotado económicamente, pues este hallazgo es de indudable valor. Será a partir de los estudios científicos cuando se pueda determinar el recorrido de la luz, las formas que adopta y la secuencia que dibuja a lo largo del año, pues los doce meses entra luz y está por confirmar, y Cuenca cuenta con que así será, si también entra la luna llena como en Risco Caído, un templo que ya ha sido calificado como único en las 100.000 islas del planeta. La Cueva de Tara, cuyo haz de luz aún tiene que desvelar su auténtica forma, pues el tiempo ha cubierto parte del orificio de tierra y piedras, es aún más antigua que la de Risco Caído y su arquitectura, más rústica, también deja sin aliento y promete desvelar importantes secretos.
30/oct/2018 Leer más...
Ver más noticias