NOTICIAS
  El edificio central del Cabildo de Gran Canaria recibió este miércoles una placa de la fundación internacional DOCOMOMO como reconocimiento al carácter paradigmático que tiene este edificio racionalista en la arquitectura moderna española.   El distintivo subraya la aportación al Movimiento Moderno arquitectónico de Miguel Martín-Fernández de la Torre y a su legado, que incluye el edificio donde el Cabildo “hace los proyectos para el futuro de la isla”, destacó el presidente de la Institución insular, Antonio Morales, tras recibir la placa entregada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Gran Canaria, miembro del DOCOMOMO, de manos de su decano, Vicente Boissier.   Este hito de la arquitectura racionalista tuvo una larga gestación en tiempos difíciles. Martín-Fernández de la Torre entregó el proyecto de la Casa-Palacio en 1932, aunque la primera piedra no se puso hasta 1937, en plena Guerra Civil, y su culminación se demoró hasta 1941.   El arquitecto también fue el encargado del trazado de la ciudad, por lo que el emplazamiento no es arbitrario sino específico para la Casa Palacio. La ubicación de la construcción, entre la ciudad antigua y la ciudad nueva, incide en su carácter público e integrador.   La composición sigue un patrón clásico de organización en tres cuerpos: el central y de acceso al inmueble, el de naciente, que resuelve las medianeras, y el de poniente, que incorpora la alineación no ortogonal de la calle de Pérez Galdós hasta configurar una de las edificaciones más emblemáticas de Las Palmas de Gran Canaria. La sede del Cabildo fue objeto de una ampliación y reforma sobre un proyecto de Alejandro de la Sota que siguió la estela racionalista de Martín-Fernández.   El inmueble queda desde ahora arropado así por la organización DOCOMOMO, creada en 1990 para inventariar, divulgar y proteger el patrimonio arquitectónico moderno y que incluye en su catálogo obras de los arquitectos más representativos de España, de Oriol Bohigas a Mitjans Miró.     Semana de la Arquitectura   El acto de entrega de la placa formó parte de la presentación de la sexta edición de la Semana de la Arquitectura (06SA), que tendrá lugar del 2 al 9 de octubre organizada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Gran Canaria, y centrada en las Ciudades y Comunidades Sostenibles, reto que tanto Morales como Boissier destacaron como eje imprescindible de las acciones públicas y privadas.   El programa se puede consultar en el enlace http://semanaarquitectura2020.arquitectosgrancanaria.es/endirecto/ y se ha adaptado a los protocolos sanitarios actuales, posibilitando el acceso a la mayoría de actos en formato virtual. Los que sí son presenciales contarán con limitación estricta de asistencia. Asimismo, los talleres educativos se darán en los centros escolares para evitar desplazamientos.
30/sep/2020 Leer más...
  Los graneros colectivos son construcciones únicas en el archipiélago canario, no se conoce nada igual en otras islas, además eran espacios vitales para los aborígenes de Gran Canaria, pues no solo funcionaban para conservar y almacenar los alimentos más allá del ciclo de la cosecha, sino que su mantenimiento unía al grupo y garantizaba la supervivencia, tal como pudieron descubrir los internautas de esta cuarta visita virtual al Patrimonio Histórico celebrada por el Cabildo.   Los aborígenes de Gran Canaria utilizaban el laurel para combatir los insectos, ya que las plagas podían acabar con la cosecha   El arqueólogo insular Javier Velasco y el historiador de Tibicena Octavio Rodríguez, junto a la intérprete de Gran Canaria Signos,  Nayra Jiménez, explicaron las curiosidades, similitudes y diferencias de los graneros colectivos de Temisas, Guayadeque y Acusa a 190 hogares en esta cuarto recorrido que se vale de técnicas modernas para transportarse al pasado.   El viaje comenzó en las Cuevas de Pósito, en la Caldera de Temisa, donde los internautas conocieron que aparte de almacenar alimentos, el entorno hacía posible la gestión de las cosechas y del agua.   Y es que los arqueólogos tienen la certeza de que el mantenimiento de los graneros se realizaba de manera colectiva y elegían el sitio para construir cada uno de acuerdo con ciertas especificaciones como la disposición de agua y la proximidad tanto a los asentamientos de población como a los espacios de interés agrícola.   Los silos: las neveras antiguas que conservan los alimentos.   Los silos son espacios en donde se almacenaban granos y otros alimentos, son los agujeros tan característicos de los graneros colectivos y permiten mantener la temperatura y humedad constante gracias a sus características ambientales internas, a lo que se suma su altura y la disposición de zonas aireadas y secas. Estas características los hacían idóneos para la conservación de los granos, plantas o frutas.   Los estudios arqueológicos han probado que los aborígenes de Gran Canaria almacenaban sus alimentos en los graneros colectivos para conservarlos más allá del año que dura el ciclo agrícola, y por ello eran de gran utilidad para garantizar la protección y conservación de los alimentos.   La mayor parte de los silos presentan en su boca los restos de los acondicionamientos de su cierre, muy posiblemente con la ayuda de puertas de madera como la que fue identificada en una investigación arqueológica realizada en Temisas por el Cabildo de Gran Canaria.   La conservación de los alimentos.   Los aborígenes observaban el medio que les rodeaba y creían que la mejor forma de conservación era la que mostraba la forma natural de la planta, por ello los cereales eran almacenados con cascarilla y la espiga sin trillar, los arqueólogos creen que era para ofrecer protección a los granos frente a los insectos. Los higos fueron centrales en la dieta de los aborígenes y son resistentes a la descomposición.   La cebada necesita poca agua y es un cultivo común en Gran Canaria. En los graneros colectivos los arqueólogos también han encontrado restos de trigo, lentejas, habas, espigas, dátiles, támara y fruto del mocán.   También han encontrado restos de gorgojos del trigo junto a hojas de laurel, pues esta planta se usaba como insecticida natural contra los insectos para que no acabaran con un volumen considerable de la cosecha.   Graneros fortificados y sin fortificar.   Los intérpretes explicaron que hay dos tipos de graneros colectivos, los fortificados y los no fortificados, esta tipología podría estar relacionada con su antigüedad, ya que los primeros datan del siglo XI y los segundos del IX, lo que coincide con el desarrollo de la agricultura y de la supervivencia que los aborígenes habían adquirido como grupo.   El granero fortificado o inaccesible está ubicado en zonas de difícil acceso, lo que los hace fácil de defender, y un ejemplo de este tipo es el de La Audiencia o Cueva de Pósito que tiene orificio en el techo, lo que pudiera ser su acceso original.   Otros ejemplos de graneros fortificados son el de Cuevas Muchas, en Guayadeque, a pesar de parecer accesible y de tener un único acceso, su arquitectura interior es de difícil recorrido. Y otro es el que está ubicado en Acusa, el Granero del Álamo, ya que para acceder a este espacio se debe utilizar técnicas de escalada.   El segundo tipo es el granero no fortificado o accesible, generalmente están a pie de ladera, y su acceso es más sencillo, destacan el que existe en la Fortaleza y el de La Montañeta en Moya.   El patrimonio, Es Todo Tuyo.   El programa de visitas virtuales “#PatrimonioEnCasa” de la Institución insular es la alternativa para dar a conocer la riqueza cultural, histórica y arqueológica de Gran Canaria adaptada a la nueva normalidad, la siguientes se llevarán a cabo en octubre y noviembre, toda la información estará en: https://visitas.grancanariapatrimonio.com/ y en las redes sociales ‘Es Todo Tuyo’.   La difusión de los valores del patrimonio histórico de Gran Canaria tiene como objetivo que el conocimiento conduzca a la sensibilización de la ciudadanía con respecto a la necesidad de cuidar y conservar su legado.  Más información en: http://www.grancanariapatrimonio.com.
28/sep/2020 Leer más...
El primer descenso oficial a la Sima de Jinámar se produjo hoy por fin de la mano del Consorcio de Emergencias de Gran Canaria con Ismael Pitti a la cabeza para elaborar un diagnóstico de riesgos y seguridad, paso previo a la formación que recibirá el arqueólogo Xabier Velasco para que pueda descender al fondo del tubo volcánico y acometer el primer sondeo arqueológico de la historia de este enclave, tal como se ha propuesto el Cabildo de Gran Canaria para llegar lo más lejos posible en cuanto a la recuperación de los restos humanos que alberga este impresionante accidente geológico.   El presidente del Cabildo, Antonio Morales, se trasladó a este recóndito punto de Telde con vistas al litoral por considerarlo un día que marcará un antes y después en la larga trayectoria de este misterioso lugar y con el deseo de que  el sacrificio de quienes en él yacen, “sirva como lección histórica para los hombres y mujeres del futuro, para que sea el diálogo, el consenso y la democracia lo que marque el camino para construir el futuro, y no el odio y la violencia”, pronunció con esfuerzo Morales ante el sobrecogimiento de la ocasión.   El operativo comenzó a trabajar desde primera hora para desplegar todo el material necesario para la seguridad y anclaje del descenso, distribuido en cuatro escalones con y sin pared, ya que algunos tramos eran en “embolados”, y pertrechados con equipo de riesgo biológico.   El momento más esperado era el ascenso de Ismael Pitti, ya que dada su experiencia internacional en arqueología vertical, de los cinco que se introdujeron en la oquedad era el encargado de alcanzar el fondo e informar de su primera inspección ocular, además de tomar mediciones de interés para determinar si el sondeo arqueológico es posible.   “Encontré joyas, fotos y una maleta con recuerdos y juguetes de niños”, así como cadenas prendidas de las paredes, aparte de residuos y animales muertos, explicó a su salida el bombero, quien dijo que el descenso fue seguro, con diez anclajes con capacidad para soportar 2.200 kilos de peso cada uno sobre roca basáltica muy estable. A la mitad del tubo se pierde la luz natural y en la base, de unos 40 metros cuadrados, hay buen nivel de oxígeno (20,5), temperatura constante de 19 grados y alta humedad. No detectó gases en ningún momento.   El sedimento es producto del arrastre de la lluvia, ocupa sobre todo la pendiente del último tercio, donde el tubo deja de ser totalmente vertical, y en el fondo está colmatado, pero no tan solidificado como para que no pueda ser removido, algo que competerá al arqueólogo Xabier Velasco, quien deseoso de poder bajar por fin, se mantuvo pendiente del ascenso junto al consejero de Presidencia, Teodoro Sosa, el consejero presidente del Consorcio, Pedro Justo, la consejera de Igualdad, Sara Ramírez, y el director del Gabinete del Presidente, Marino Alduán.   El trabajo se realizó, además, con los criterios marca la Unesco, de manera que los anclajes y cualquier material utilizado fue retirado por el último bombero que ascendió y, comprobadas las condiciones del espacio, abre la puerta a la ansiada expedición arqueológica para retirar el sedimento, si bien no se sabe cuántos metros de altura ha alcanzado en los últimos 80 años, mucho menos desde que fueron arrojados 13 frailes franciscanos allá por 1400.   Desde la época aborigen hasta la actualidad.   Las simas son profundos pozos formados a partir de una fisura o grieta que suele comunicar la superficie con corrientes o cavernas subterráneas. La de Jinámar, formada por una emisión volcánica que irrumpió en una bolsa de agua cuyo vapor generó la oquedad, goza de la máxima protección desde que en 1996 fue declarada Bien de Interés Cultural como Sitio Histórico.   Se trata de una chimenea volcánica de 80 metros de profundidad de gran interés geológico y entomológico que enlazar la superficie con las entrañas de la tierra y conecta el remoto pasado Gran Canaria con su legado histórico más reciente. La tercera conexión, la que aún permanece en la memoria colectiva y que resulta una de las más intrigantes, la que lo une al mar, ha sido sin embargo descargada por los geólogos.   Las primeras referencias del lugar están recogidas en fuentes etnohistóricas, es decir, crónicas y relatos, además de varios autores que sitúan el primer episodio de lanzamiento de personas en 1393, cuando los isleños arrojaron a la Sima a trece frailes franciscanos mallorquines acusados de connivencia con las continuas agresiones de los navegantes europeos y porque observaban que no les faltaba alimento mientras la población pasaba hambruna. Juan de Abreu Galindo, franciscano andaluz, fue quien introdujo la leyenda de que el tubo volcánico comunicaba con el mar.   Ya en el siglo  XIX, Gregorio Chil y Naranjo explica que con tiempo sereno y aprovechando la pleamar, puso el oído en los bordes del tubo para descubrir si desde el fondo subía algún murmullo que le indicase la entrada del mar en aquellas profundidades. “Pero ni el menor indicio de ello he percibido en las varias veces que he repetido la experiencia”.   La Sima de Jinámar ha sido protagonista también de una de las páginas más negras de la historia reciente de Canarias, pues sirvió como lugar para el asesinato extrajudicial y arrojo de un indeterminado número de personas durante la represión que siguió a la sublevación militar del 18 de julio de 1936 y que básicamente tuvo como objetivos a dirigentes sindicales y afiliados de las organizaciones republicanas.   La veracidad de estas noticias queda atestiguada por los restos humanos recuperados de la Sima de Jinámar en distintos momentos custodiados en el Museo Canario, entre ellos un frontal con el impacto de un disparo. También respaldan estos hechos testimonios orales recogidos en trabajos de investigación sobre la represión franquista publicados en los últimos años.   Desde que fueron arrojados los franciscanos, pasando por la represión y la primera constatación de que había cuerpos en 1976, hasta los últimos restos levantados con ocasión de la investigación de la Guardia Civil para esclarecer las desapariciones de Yeremi Vargas y Sara Morales, y según el acervo popular incluso precipitaciones posteriores, lo cierto es que no se sabe los restos de cuántas personas contiene el tubo volcánico.   Actuaciones.   A petición de la una de las asociaciones de memoria histórica de Gran Canaria, explicó Velázquez, el Cabildo seleccionó muestras óseas del Museo Canario con ADN de cinco personas analizado en el laboratorio de genética forense de la ULPGC, si bien su cotejo con las pocas muestras de familiares disponibles no proporcionó ninguna identificación.   En 2012 delimitó con tensores la boca de caída al tubo e instaló un panel informativo que convive con una cruz que se estima que fue colocada en los años 70, desde cuando cada 1 de noviembre se produce en el lugar un homenaje a las víctimas que allí yacen.   Las asociaciones de memoria histórica han mostrado públicamente su deseo de que se recuperen los restos de los represaliados del fondo de la Sima, una empresa que el Cabildo se ha propuesto acometer, tal como hizo en el Pozo de Tenoya, si bien la complejidad en este caso es muy superior, pero afrontará el reto con la ilusión de poder llevarlo a buen término en pro de la convivencia, la justicia y la garantía de no repetición.
24/sep/2020 Leer más...
  El Cabildo de Gran Canaria controlará la colonia de palomas del Cenobio de Valerón con halcones, emisores de sonidos de rapaces y ultrasonidos para impedir la acumulación de excrementos, plumas y cadáveres de aves en descomposición que corroan la toba volcánica donde la población aborigen excavó el granero, así como para evitar riesgos para la salud de la personas, sobre todo al tratarse de un espacio abierto al público.     El principal reto de la actuación es frenar en seco el ataque de bacterias y hongos que desatan alteraciones químicas que desgastan la estructura pétrea de este Bien de Interés Cultural, para lo que se acomete ya la limpieza y desinfección en profundidad del espacio como primer paso, una de las medidas previstas dentro de este proyecto que el Cabildo ha encargado a Arqueocanarias con un presupuesto de 15.000 euros.   No obstante, la retirada de excrementos y restos orgánicos tiene por sí sola un efecto temporal muy limitado si la colonia continúa en el lugar, y por eso se contará con la ayuda de un cetrero para que una pareja de halcones sobrevuele la zona durante 2 días consecutivos cada dos semanas para que las palomas asocien que anidan en el granero y esto sirva de efecto disuasorio, técnica que se ha probado con éxito en otros enclaves de alto valor patrimonial de Canarias, por ejemplo en la Casa de los Coroneles de Fuerteventura.   El apoyo de los halcones forma parte de un plan coral acorde a la normativa de control de palomas que incluye la retirada de nidos y la colocación de jaulas-trampa en diferentes zonas del granero, labor que contará con Jacinto Reina, colombófilo de Guía de larga tradición y experiencia que se encargará de contabilizar el número aproximado de ejemplares.   El proyecto, que ya cuenta con el visto bueno de la Comisión Insular de Patrimonio Histórico del Cabildo, contempla la instalación de un aparato emisor de sonidos ultrasónicos molestos para las aves y otro de sonidos de rapaces que se activan con sensores del movimiento para ahuyentar a las palomas que intenten entrar al granero.   El Cenobio fue objeto de otra labor de limpieza y restauración en 2009, cuando las palomas desaparecieron de forma espontánea del yacimiento arqueológico por los propios trabajos. Sin embargo, al poco tiempo volvieron a colonizar de manera paulatina las ranuras, silos y galerías más elevadas del yacimiento, lo que supone que los espacios que se encuentran en la parte inferior, incluidos tramos de la escalera y rampa de acceso, estén constantemente cubiertos de excrementos que en algunos puntos forman apilamientos de casi 30 centímetros de altura.   Los informes de los técnicos del Cabildo subrayan que las deyecciones de paloma, también llamadas palomina, constituyen un grave peligro para la conservación del patrimonio por el efecto corrosivo de los ácidos úricos y fosfóricos presentes en ellas. Además, la flora microbiana no solo altera químicamente la toba volcánica sino que es proclive a contener especies potencialmente peligrosas para los humanos.  
17/sep/2020 Leer más...
    Se trata de la cuarta visita virtual al patrimonio histórico de Gran Canaria. Las dos sesiones programadas serán los días 17 y 24 de septiembre a las 18,30h, con plazas para 95 personas cada día y una duración de 90 minutos. La actividad será dirigida por  el arqueólogo e inspector insular Javier Velasco junto al historiador de la empresa Tibicena Octavio Rodríguez, quienes explicarán la organización económica de los aborígenes en Gran Canaria, así como las particularidades de su dieta, y otras curiosidades.    http://visitas.grancanariapatrimonio.com/es el enlace en el que se encuentra la información sobre la visita y donde están abiertas las inscripciones.   Los graneros de Temisas, Guayadeque y Acusa serán los protagonistas de este encuentro virtual    El conjunto de La Audiencia, situado muy cerca del pueblo de Temisas, es un grupo de cuevas artificiales de diversos tamaños y morfologías que incluyen graneros como las Cuevas del Pósito.   El Barranco de Guayadeque acoge un importante número de enclaves aborígenes, principalmente cavidades naturales y artificiales destinadas a funciones domésticas y sepulcrales, su riqueza arqueológica se debe a la intensa ocupación en la época prehispánica.   Por su parte, Acusa fundamentaba su desarrollo en la producción de cereales y en la ganadería, y en la época fue un núcleo poblacional destacado junto con Artenara.   El programa de visitas virtuales #PatrimonioEnCasa del Cabildo de Gran Canaria tiene el propósito de dar a conocer la riqueza cultural, histórica y arqueológica de la Isla, y por ello el Servicio de Patrimonio Histórico de la Institución ha apostado por el formato online que asegura la seguridad sanitaria de los visitantes.   Inscripciones   El periodo de inscripciones estará abierto en el enlace http://visitas.grancanariapatrimonio.com/register hasta el próximo 22 de septiembre.   Las visitas, a las 18.30 del 17 y 24 de septiembre, se realizarán  mediante la plataforma Zoom, y los internautas pueden conectarse, si así lo desean, desde las 18.00 horas y en automático ingresarán a una ‘sala de espera virtual’ hasta el momento de inicio del recorrido.   Es importante que los usuarios y usuarias del patrimonio, cuando se conecten a la visita, silencien su micrófono, para facilitar la exposición de los intérpretes, al final habrá un espacio de tiempo para dudas y comentarios.   Los visitantes deberán seguir las indicaciones de los intérpretes y cualquier duda con la conectividad de la visita virtual la pueden consultar en http://visitas.grancanariapatrimonio.com/uploads/NORMATIVA_VIRTUAL.pdf para disfrutar con plenitud de esta experiencia al pasado gracias a métodos modernos.
15/sep/2020 Leer más...
Sostenibilidad, control de accesos, charca para aves y almendros, claves de la renovación para el Centro del Bentayga   El Cabildo instalará nuevos paneles solares, biodepuradora y punto de recarga de vehículos eléctricos Una barrera automática con código QR controlará el flujo de visitantes y se vallará el acceso a pie al almogarén.   El proyecto, que ya tiene luz verde de la Comisión de Patrimonio Histórico del Cabildo, tendrá un coste de 280.000 euros y también contempla remodelaciones en interiores y exteriores que otorgarán un renovado aspecto a estas instalaciones, un elemento clave para transmitir los valores que atesora el Paisaje Cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, destacó el consejero de Patrimonio Histórico de la Institución insular, Teodoro Sosa.     La propuesta incrementará el autoconsumo del centro gracias a la disposición de paneles fotovoltaicos a ras de suelo e integrados en el paisaje, un avanzado sistema de huerto solar que sustituirá a las placas existentes en la cubierta y que aumentará la producción al proporcionar mayor superficie de captación.   Además, el Cabildo el punto para vehículos eléctricos será de carga semirápida y estará próximo al huerto solar, de modo que la recarga se realizará con la energía generada por las placas acumulada en baterías para tal fin.   Este salto en la eficiencia energética del centro se sustenta también en la sustitución del alumbrado interior, emergencia y señalización por luminarias led y la colocación de sensores de presencia de encendido automático en aseos y zonas de paso de visitantes.   El caudal de la minidepuradora para el tratamiento de las aguas residuales, dotado de un sistema biológico de depuración por oxidación, será aprovechado para regar la zona reforestada, que también se beneficiará de la canalización del agua de lluvia hacia un nuevo depósito enterrado de 5.000 litros, del que se ramificará el riego por goteo.   Además, una pantalla Led de 50 pulgadas indicará los principales marcadores del sistema, desde la energía generada y consumida al número de visitantes.    El Cabildo también instalará una toma de hidrante conectada al aljibe para la carga de agua en caso de incendio y situará en el recinto cuatro nuevos contenedores de reciclaje, al tiempo que adaptará un camino para personas con movilidad reducida para llegar desde el área de estacionamiento al edificio del Centro de Interpretación.   Control de accesos al almogarén   El control de accesos es otro de los ejes de la actuación, en su caso con la puesta en servicio de una barrera electrónica de apertura automática con código QR que permitirá además controlar el máximo de vehículos que pueden entrar, sistema que puede vincularse con el Centro de Interpretación de Artenara para la gestión integrada de los flujos de visitantes.   Para impedir usos incontrolados en el yacimiento y en especial en el marcador equinoccial del Roque Bentayga, el Cabildo colocará una puerta y un vallado de cierre en madera en los accesos a pie a esta joya geológica cuyo almogarén supone una de las cumbres de la cultura prehispánica de Gran Canaria. El edificio del Centro de Interpretación contará igualmente con sistema de vigilancia y alarma.   La Sierra del Bentayga, todo un universo cultural   La sierra del Bentayga se erige como epicentro de la Caldera de Tejeda y alberga uno de los ejemplos más excepcionales de los poblados fortaleza de la población preeuropea de Gran Canaria con más de cien cuevas naturales y artificiales que tuvieron múltiples usos como viviendas, graneros y lugares de enterramiento.   En la cara sur, resalta la existencia de cuevas con abundante presencia de triángulos púbicos grabados y cazoletas, y también en esta vertiente y la oeste se localizan dos estaciones de inscripciones alfabéticas líbico-bereberes, todo un universo cultural que la población local y visitante puede conocer gracias a este Centro que afronta su renovación aferrado a las raíces milenarias del legado que difunde.
04/sep/2020 Leer más...
La Comisión Insular de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria ha dado su visto bueno al proyecto para mejorar los accesos, recuperar caminos tradicionales, ampliar tramos de senderos y crear un área de estacionamiento para 20 vehículos en el barrio de Acusa Seca para mayor comodidad tanto de vecinos como de los visitantes de este asentamiento declarado Bien de Interés Cultural y considerado uno de los enclaves de arquitectura excavada más originales de Europa.   La intervención prevista por el Cabildo cuenta con un presupuesto de 145.000 euros y contempla habilitar un tramo de 1 metro y medio de ancho a un lado de la calzada para dar visibilidad al camino tradicional que comunica la Vega de Acusa con Acusa Seca y que desemboca en la carretera asfaltada que enlaza la GC-210 con el pueblo en la Cruz de Aguilar.   Además, el Cabildo desbrozará y consolidará el tramo final del camino tradicional que quedó en desuso con el nuevo trazado de la carretera que va desde la Cruz de Aguilar a Acusa Seca para evitar que desaparezca por completo.   Otro de los ejes de la actuación consiste en la delimitación de 20 plazas de estacionamiento, una de ellas adaptada, delimitadas con soga de cáñamo, cubiertas con una pérgola y distribuidas sobre un área de sustrato original acondicionado de 500 metros cuadrados.   Por último, la iniciativa incluye el empedrado del tramo de carretera que va desde el aparcamiento al acceso peatonal del asentamiento de casas-cueva, medida que conlleva que los vehículos ya no podrán acceder al fondo de saco o vía sin salida del asentamiento de casas-cueva e impedirá los actuales problemas de espacio que se dan en la actualidad.   El empedrado será realizado con mampostería careada con piedra basáltica y pavimento preformado de resinas con árido del lugar. Previamente se ejecutarán las canalizaciones y soterramiento de las instalaciones bajo dicho empedrado, incluidas la red de abastecimiento, alumbrado público, baja tensión y una canalización libre en previsión de la futura instalación de panales fotovoltaico en el aparcamiento.   También serán retiradas las vallas metálicas con diseño de doble onda, que dejarán paso  muros de mampostería igual a los previstos en el área de estacionamiento y en el propio asentamiento, enclavado en el corazón del Paisaje Cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, espacio declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.     Las obras que impulsa el Área de Patrimonio Histórico que coordina el consejero de Presidencia Teodoro Sosa se enmarcan en el Plan Director de Acusa, donde se evidencia la necesidad de articular claramente la red de accesos peatonales para visitantes y de acondicionar las escasas zonas de aparcamientos para residentes, junto a otra serie de medidas que ya han cristalizado, por ejemplo, en la instalación de la  con una innovadora estación de biodepuración.   Más población que Artenara hasta bien entrado el siglo XX   La convivencia de este entorno geológico rico en restos arqueológicos de cuevas funerarias, cuevas de habitación, graneros, corrales, arte rupestre con el poblamiento histórico tradicional hace de Acusa Seca una de las mejores muestras de la evolución del patrimonio troglodita de Gran Canaria.   Entre 1480 y 1850, el hábitat troglodita fue residencia de casi un 10 por ciento de la población, siendo un indicador de las formas de antropización del territorio. Ya en el siglo XX, durante los años sesenta y setenta casi todos los núcleos trogloditas de Gran Canaria sufren un abandono motivado por los ciclos económicos que ejerce el tomate, primero, y el turismo, después, para recuperarse el interés por este singular modo de vida y hábitat en los años 90.   El repunte de ocupación en Acusa Seca se produce durante los fines de semana, ocupándose entre doce y catorce casas-cueva de las 50 que existen aproximadamente, aunque de forma estable viven en dicho núcleo tres familias. Algunas de estas casas-cueva se alquilan en plataformas de turismo vacacional, fundamentalmente a visitantes extranjeros. Hasta bien entrado en siglo XX, Acusa Seca contaba con más vecinos que la propia cabecera municipal del casco de Artenara.
01/sep/2020 Leer más...
Así lo destacó el inspector de Patrimonio del Cabildo, Javier Velasco, en un recorrido virtual por la costa de Gran Canaria a través de los yacimientos de Tufia, La Restinga, El Llanillo y la Guancha y lo hizo junto al técnico de  la empresa Tibicena, Octavio Rodríguez y la intérprete de signos de Gran Canaria Accesible Nuria Melián. La primera parada fue en Telde, en los yacimientos de Tufia y La Restinga, que cuentan con amplios espacios comunes. Los intérpretes remarcaron tres grandes hipótesis de su posible funcionalidad, la primera es que fue un goro o corral para guardar ganado, la segunda que era un lugar de reunión o Tagoror de los personajes de élite y la tercera que podrían desarrollarse actividades festivas, entre otras funciones que continúan investigando. Los intérpretes también identificaron un patrón en las construcciones y señalaron una de las coincidencias de los cuatro yacimientos, las estructuras domésticas construidas en piedra con cementerios contiguos, de las que algunas eran semisubterráneas con planta  interna de cruz griega y anchos muros, otra coincidencia es la existencia de espacios amplios multifuncionales. La siguiente parada tuvo lugar en  el yacimiento de La Guancha, que guarda similitud con La Restinga y Tufia en el espesor de los muros que permite el equilibrio de las temperaturas en su interior, característica que coincide con las cuevas en donde su temperatura se mantiene constante.   El oído del surfero y los aprovechamientos de la costa La Restinga es una zona de interés científico por su alta sensibilidad ecológica, donde destaca la vegetación como la piña de mar y la hierba muda que es especie endémica de Gran Canaria. Además, en este yacimiento se han realizado investigaciones antropológicas sobre la fauna marina. Al recorrer La Restinga, Velasco se refirió a la presencia de restos humanos con ‘exotosis auricular’ y que el también conocido como el ‘oído del surfero’ es un crecimiento irregular en el hueso del oído que en los casos más graves puede provocar problemas de audición, una dolencia que surge del contacto constante del canal auditivo con el agua fría. En el caso de los antiguos canarios, los intérpretes relacionaron el ‘oído del surfero’ con los sistemas de pesca empleados, en particular con el uso de redes que eran echadas a nado para capturar mariscos, sardinas o vieja. El estudio arqueológico de los enclaves costeros en Gran Canaria ha permitido establecer la temporalidad en las actividades económicas de los antiguos canarios, por ello, los arqueólogos estudian la idea de que en los meses de verano, cuando ya se ha recogido la cosecha y el ganado proporciona un menor rendimiento lechero, se aprovecharían con mayor intensidad los recursos marinos.   Las construcciones para vivir y morir Los intérpretes destacaron que la proximidad de las viviendas a los espacios funerarios a lo largo del litoral indica que los asentamientos costeros eran permanentes y ofrece un indicativo de la importancia que tenían los difuntos para los antiguos canarios. El yacimiento de la Guancha, en Gáldar, es un complejo con tres espacios arqueológicos, Bocabarranco, Agujero y La Guancha. Se trata de un poblado y una necrópolis. Los arqueólogos estudian la hipótesis de que la organización del espacio de los cementerios intentaba reproducir desigualdades sociales de la época, ya que las tumbas más grandes, pudieron ser destinadas a personas con mayor influencia social y económica. La visita concluyó en El Llanillo, en San Bartolomé de Tirajana, que también tiene viviendas muy próximas a los cementerios, al igual que Tufia y La Guancha. La coincidencia a lo largo de la isla es que los restos humanos estaban enfardados y envueltos en diferentes tejidos vegetales o en piel de oveja, de cerdo o de cabra. Los yacimientos han sufrido alteraciones desde la llegada de los castellanos a Gran Canaria y son asentamientos dinámicos que siempre han respondido a las condiciones de vida de cada momento en la Isla.   El patrimonio, Es Todo Tuyo La difusión de los valores del patrimonio histórico de Gran Canaria tiene como objetivo que el conocimiento conduzca a la sensibilización de la ciudadanía con respecto a la necesidad de cuidar y conservar su legado.  Para más información en: http://www.grancanariapatrimonio.com. El programa de visitas virtuales “#PatrimonioEnCasa” de la Institución insular es la alternativa para dar a conocer la riqueza cultural, histórica y arqueológica de Gran Canaria adaptada a la nueva normalidad, las siguientes se llevarán a cabo en septiembre, octubre y noviembre, toda la información estará en https://visitas.grancanariapatrimonio.com/ y en las redes sociales ‘Es Todo Tuyo’.
03/ago/2020 Leer más...
Un recorrido por los poblados aborígenes junto al mar de La Restinga y Tufia, donde los antiguos pobladores obtenían recursos naturales a través del marisqueo y la pesca, y El Llanillo y La Guancha, que tienen espacios funerarios anexos a los espacios domésticos, conforman la tercera visita virtual del Cabildo de Gran Canaria para dar a conocer su rico patrimonio histórico. El inspector de Patrimonio del Cabildo Javier Velasco será el encargado de guiar a los internautas junto a Tibicena y Gran Canaria Accesible por estos yacimientos los próximos 24 y 30 de julio con  95 plazas para cada día. La Restinga está ubicada en las proximidades de la desembocadura del Barranco de Telde, en una pequeña meseta sobre la que se distribuyen diversas estructuras en su zona norte y central. Se trata de un ejemplo de poblado en superficie cercano al litoral y tiene alrededor de once viviendas. El yacimiento de Tufia, también situado en Telde, tiene un conjunto de cuevas que se abren sobre el mar y está rodeado por una muralla, también hay restos de casas de piedra concentradas en dos núcleos separados y túmulos funerarios. El Llanillo, en San Bartolomé de Tirajana, es un asentamiento integrado por construcciones de superficie al borde de la playa de Las Carpinteras, se trata de un antiguo poblado costero compuesto por las ruinas de cuatro casas de piedra, de plantas cruciformes, dos túmulos circulares y otras estructuras sobre una pequeña plataforma que se eleva sobre el mar. Por último, La Guancha, se ubica en la playa del Agujero, en Gáldar, que  aún conserva los restos de uno de los más importantes poblados en superficie de los antiguos canarios, un lugar en el que los internautas podrán apreciar algunos restos de construcciones funerarias tumulares. Inscripciones La difusión de los valores del patrimonio histórico de Gran Canaria tiene como objetivo que el conocimiento conduzca a la sensibilización de la ciudadanía con respecto a la necesidad de cuidar y conservar su legado, del que dispone de información en http://www.grancanariapatrimonio.com . El programa de visitas virtuales “PatrimonioEnCasa” de la Institución insular es la alternativa para dar a conocer la riqueza cultural, histórica y arqueológica de Gran Canaria adaptada a la nueva normalidad, en la que ha apostado por el formato online. Las inscripciones para la visita al Patrimonio de Costa estarán abiertas hasta el día 27 de julio en http://visitas.grancanariapatrimonio.com/register. El público dispone de un manual de conectividad en el enlace para que disfrute sin contratiempo de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para realizar viajes al pasado.
21/jul/2020 Leer más...
       200 hogares conectaron con ‘La luz del verano en Cuatro Puertas’        Los internautas recorrieron el almogarén, la Cueva de los Papeles y el conjunto troglodita de Los Pilares.        Los antiguos grancanarios planificaban sus calendarios mediante el recuento de lunas        En el portal: https://visitas.grancanariapatrimonio.com/ o en las redes sociales ‘Es Todo Tuyo’ está disponible la información de las próximas siguientes visitas.   El Cabildo se ha adaptado a los nuevos tiempos y organizó para la ocasión el recorrido virtual ‘La Luz del Verano en Cuatro Puertas’ en el que los participantes aprendieron que los antiguos grancanarios contabilizaban las lunas para elaborar sus calendarios y organizar su vida. En el calendario aborigen, los meses tenían 29 y 30 lunas, y un año contaba con 354. Tenían ciclos de tres años que sumaban 1062 lunas. Al concluir el tercer año, incluían 33 lunas y de esta manera controlaban los fenómenos solares y lunares. Los aborígenes grancanarios tenían claro que el control del tiempo y las estaciones garantizaban su supervivencia y la perduración de sus formas de vida, tanto es así que sobrevivieron de forma aislada más de cuarenta generaciones con un dominio de los astros que hoy día llama la atención. En el recorrido virtual, los internautas visitaron el almogarén ubicado en la cima de la montaña Bermeja, apreciaron la Cueva de los Papeles y el conjunto troglodita de Los Pilares. La interpretación de la visita virtual organizada por el Cabildo fue conducida por Octavio Rodríguez, técnico de  la empresa Tibicena, y contó también la intérprete de signos Nuria Melián de Gran Canaria Accesible.   Un Yacimiento Estrella y un complejo troglodita: Cuatro Puertas El complejo troglodita Cuatro Puertas o Montaña Bermeja se compone de espacios de habitación, zonas de almacenamiento y ambientes destinados al culto o actividades rituales. Se trata de un complejo troglodita toda vez que está compuesto por cuevas en las que los aborígenes desarrollaban habitaban y desarrollaban sus vivencias. El intérprete destacó los investigadores estudian dos hipótesis relativas a la Cueva de Cuatro Puertas, excavada en toba volcánica, la primera que era un lugar para habitar y la segunda que funcionaba para desarrollar rituales. Muy cerca de esta cueva se encuentra el almogarén, los investigadores interdisciplinares también estudian dos ideas, la primera que fuera un sitio de culto y la segunda que se trataba de un entorno de observación de la llegada del verano. Los visitantes siguieron el camino aborigen en dirección al sol, y en la parte sur del conjunto, encontraron otra cavidad artificial,  la Cueva de los Papeles, cuyas paredes presentan grabados geométricos a modo de  triángulos púbicos que los arqueólogos relacionan con ritos de fertilidad. En la cara sur de la montaña, el visitante virtual visualizó un grupo de cuevas llamadas Pilares y la Audiencia, y hacia el sol se observa otro conjunto de cuevas de uso funerario y una cantera de molinos circulares que siguió empleándose tras la conquista.  El Cabildo de Gran Canaria a través de su programa Yacimientos Estrella difunde el legado histórico y cultural de la isla para que la ciudadanía adquiera el compromiso social de la conservación del patrimonio histórico, formado por 1.100  yacimientos arqueológicos y 10.000 bienes etnográficos En la nueva realidad, visitas virtuales interpretadas permiten conocer y disfrutar el patrimonio de Gran Canaria desde casa y acercarlo a un mayor número de la población con la seguridad sanitaria que requiere el momento.  El servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo ha programado más recorridos virtuales para julio, septiembre, octubre y noviembre, toda la información figura en https://visitas.grancanariapatrimonio.com/ en las redes sociales ‘Es Todo Tuyo’.
25/jun/2020 Leer más...
Las Salinas de Tenefé en Santa Lucía y las del Bufadero en Arucas fueron los lugares escogidos para abrir una ventana virtual de la mano del técnico insular José González Navarro, quien dio a conocer a los asistentes virtuales el oficio de salinero y el valor nutritivo del  “tajo pintón”.     Un elemento que llama la atención en las salinas es la formación del “tajo pintón” en la superficie de los tajos o maretas, que pueden tornarse rojizas, anaranjadas o rosas. Los técnicos del Cabildo las llevaron para su análisis a un centro de algología aplicada y encontraron altas concentraciones del alga ‘dunaliella salina’, el único ser vivo que tolera un ambiente hipersalino y que subsiste excretando caroteno, es decir, el principio activo de la vitamina A, de ahí esa gama de colores.   El salinero que cultiva los Jardines de Sal El maestro salinero, persona clave de las salinas, es quien se mantiene siempre muy atento a la luna porque le muestra el estado de las mareas, si serán largas o cortas, altas o bajas. Esta información la usa para preparar los depósitos en los que entra el agua de mar, llamados cocederos en Tenefé o maretones en Bufadero, conocieron los internautas también de la mano del historiador de TIBICENA Arqueología y Patrimonio, Octavio Rodríguez y la intérprete de signos Nuria Melián. El oficio de salinero es artesanal, se realiza durante todo el día y también incluye la labor de  ‘tumbar la nata’, que es arrollar con el rodillo la película de sal formada en la superficie de los tomaderos o maretones para romperla y empujarla al centro para que pierda la humedad y quede poco a poco el mineral. El trabajo del maestro salinero no concluye nunca, precisa dedicación constante porque siempre tiene qué hacer, cuando no extrae sal, la almacena o limpia el terreno. En cualquier caso, la temporada alta de producción de sal es el verano y concluye cuando inicia el otoño, ya que el clima es determinante, cuando llueve o baja la temperatura no es posible obtener sal pues la evaporación es la clave.   Los Jardines de Sal: Tenefé y Bufadero Las Salinas de Tenefé son de barro y datan del siglo XVIII y fue escogida Santa Lucia de Tirajana porque además de sol, ofrece viento constante, algo muy importante porque si hay poco no se obtiene sal o si hay demasiado el mineral se ensucia y contamina. La necesidad de construir Tenefé fue debido a la industria de la salazón y de los aprovechamientos pesqueros del banco canario sahariano, la demanda de sal era para conservar los pescados, así que en aquel tiempo era muy valiosa,  de hecho era considerada el oro blanco. Las Salinas de Bufadero son incluso anteriores, del siglo XVII, y están ubicadas en una plataforma rocosa y son las única de este tipo, sobre piedra, que han pervivido, su producción es menor y más artesanal y se destinaba al consumo local, en el caso del norte, toda la costa de Arucas pudo ser utilizada por los aborígenes para obtener sal, pues contabiliza hasta siete salinas. Uno de los resultados de las investigaciones de la antropología de la sal en torno a las Salinas de Bufadero es que son un endemismo etnográfico por su forma de explotación y sus condiciones de suelo, así como su modo de cultivo. Tanto es así, que de momento no se conoce nada igual en el mundo, aseguraron los técnicos.   Más visitas Las visitas virtuales continuarán con el viaje al Yacimiento Estrella de Cuatro Puertas en Telde con el solsticio de verano los días 19 y 22 de junio a las 18.30 horas, las inscripciones están abiertas del 15 al 17 de junio. El servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo programa más recorridos virtuales en julio, septiembre, octubre y noviembre, toda la información estar disponible en https://visitas.grancanariapatrimonio.com/ y en las redes sociales ‘Es Todo Tuyo’. Los entornos virtuales permiten visitar los espacios patrimoniales de Gran Canaria de manera segura en tanto llega el momento de volver a disfrutarlos de manera presencial.    
08/jun/2020 Leer más...
La iniciativa conjunta de Google y la Unesco pone el foco sobre cuarenta de los 1.121 elementos de 167 países que integran la Lista de Patrimonio Mundial y ha contado con la estrecha colaboración del Cabildo de Gran Canaria con la cesión de contenidos que ayudarán a calibrar la verdadera dimensión del Paisaje Cultural por parte de cualquier persona del planeta. Risco Caído y las Montañas Sagradas comparten protagonismo en el apartado propio de la Unesco con el Parque Nacional de Kilimanjaro, la ciudad de Pompeya, la Sierra de Capivara en Brasil, las llanuras del Serengeti, el centro histórico de Quito, el área arqueológica adriática de Aquilea o, más cerca, con las rutas jacobeas del País Vasco. Esta colaboración entre el gigante tecnológico, la Unesco y el Cabildo hace posible que las fotografías y las descripciones del Paisaje Cultural convivan en un espacio virtual donde los amantes del arte y la cultura tienen acceso a fondos de alrededor de 4.500 museos, archivos y proyectos que componen un colosal mosaico de la capacidad creativa de la humanidad al que se suma el Paisaje Cultural como una pieza singular.  Del mismo modo que una persona curiosa podría visitar virtualmente el MoMA de Nueva York, recorrer los templos mayas o apreciar los detalles del cuadro ‘La noche estrellada’ de Van Gogh, Google Arts & Culture ofrece profusa información en inglés con la opción de traducción al castellano y múltiples idiomas más sobre el Paisaje Cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas, mientras que las imponentes imágenes del Bentayga, de la fortaleza natural de la Mesa de Acusa o de la luz solar en el interior del marcador astronómico de la cueva número seis hablan por sí solas. Recorrido por un ámbito a la vez ancestral y vivo Google Arts & Culture guía por un recorrido que explica al internauta que el Paisaje Cultural alberga una de las mayores concentraciones mundiales de grabados rupestres asociados a la fertilidad e ilustra acerca de la relación que estableció con el firmamento la sociedad prehispánica, la cual evolucionó en solitario durante más de 1.500 años moldeando una cultura única de raíz amazigh cuyo legado sigue vivo en la actualidad transitando por caminos trashumantes, resplandeciendo en hogueras al aire libre donde se cuece la loza al estilo aborigen o germinando junto a la cebada más antigua que jamás se haya datado.  El desembarco de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria en Google Arts & Culture supone una prueba más de la estrecha, continuada y fructífera relación entre el Cabildo de Gran Canaria y la Unesco tras la inclusión por decisión unánime del Paisaje Cultural en la Lista de Patrimonio Mundial en julio de 2019, en la reunión de Bakú. La relevancia adquirida por el ámbito arqueológico y etnográfico de la cumbre ha tomado cuerpo, entre otros ejemplos recientes, en la elección de imágenes del Paisaje Cultural para ilustrar la revista oficial de la Unesco en el número de marzo de 2020, la última felicitación navideña del Centro de Patrimonio Mundial o la celebración del Día Internacional de las Montañas en diciembre de 2019, en estos dos últimos casos con fotografías donde se combinaban la potencia geológica y el fulgor del cielo estrellado.
20/may/2020 Leer más...
Gran Canaria alberga en su geografía nada menos que 1.100 yacimientos arqueológicos, herencia directa de la antigua población isleña, y 10.000 bienes etnográficos, tesoros que representan una de las mayores densidades por kilómetro cuadrado de España que merecen ser resaltadoos con motivo del Día Internacional de Museos y Sitios y que el Cabildo invita a recorrer en la web www.grancanariapatrimonio.com en tanto pasa el confinamiento para poder impregnarse de su magia de manera presencial tras el estado de alarma. Los aborígenes aprendieron a vivir de manera aislada durante cientos de años y sus vestigios son de un valor tal que, el pasado año, más del diez por ciento de la isla fue declarado Patrimonio Mundial con la cueva de Risco Caído como eje de un paisaje cultural que abarca lugares sagrados de toda índole y particularidades como la concentración de más de un millar de triángulos púbicos rupestres, la mayor del mundo. Además alberga tradiciones milenarias aún vivas, como la trashumancia, la alfarería o el uso de la misma semilla de cebada tras más de mil años, todo salpicado de hermosos estanques cueva, reminiscencias de un lejano pasado que aún guarda secretos. Los yacimientos arqueológicos no solo son abundantes, en muchos casos espectaculares, y siempre sobrecogedores, sobre todo si el visitante atraviesa las tumbas tumulares de Maipés en Agaete, donde un río de lava fue aprovechado como necrópolis, o Arteara en San Bartolomé de Tirajana, donde un derrumbe acontecido hace cientos de años también acoge tumbas que se presentan en todo su relieve cuando el juego de luz y sombras las hacen resurgir en toda su espectacularidad. Por si fuera poco, en el equinoccio de primavera el primer rayo de sol se adentra en la Tumba del Rey para marcar año tras año el cambio de estación. Y es que además de abundantes, los yacimientos de Gran Canaria son muy variados a tenor de los usos que tenían en la vida cotidiana de esta población, la única Amazigh que se desarrolló en aislamiento, otro de los valores reconocidos por la Unesco. Tal como explica el inspector de Patrimonio Histórico de la Institución insular, Javier Velasco, se pueden distinguir vestigios domésticos, funerarios, de almacenamiento, producción y los relativos a las manifestaciones rupestres y  prácticas culturales. Espacios domésticos Los yacimientos de tipo doméstico se clasifican en conjuntos de cuevas, sean naturales o artificiales, y en construcciones de superficie. Cuevas naturales sin retocar o de manera muy parcial son, por ejemplo, las del Cabezo en Ingenio o las Cuevas del Barranco de la Guancha en Firgas. Las cuevas artificiales son más numerosas e incluso presentan pasos y escalones para comunicar espacios, así como silos de almacenamiento y explanadas, de este tipo son las Cuevas de los Huesos o Rosiana en San Bartolomé de Tirajana, el Risco Pintado en Agüimes, Berbique en Agaete, Risco Vicentico y Risco del Canario en Guayadeque o Acusa Seca en Artenara, La Montañeta en Moya o Las Fortalezas en Santa Lucía. Las construcciones de superficie también son abundantes y sus mayores concentraciones están asociadas a las mejores vegas agrícolas de la época y se encuentran en los Caserones de La Aldea, el conjunto del Agujero-Bocabarranco-La Guancha en Gáldar, Lomo Perera en San Bartolomé de Tirajana y Casillas Canarias en Tirma, Artenara. Se estima que, en la antigua Gran Canaria, las construcciones de superficie tenían mayor envergadura y relevancia sociopolítica y fueron el germen de lugares como San Juan y San Francisco, también pueden ser admirados en Tufia y Agaete. El Pajar también pudo ser un lugar destacado en la época. Destacan asentamientos prehispánicos integrados tanto por cuevas como por edificaciones de superficie como los de Caserones, Cendro, La Fortaleza y el conjunto de Gáldar. Espacios funerarios El rico mundo funerario de Gran Canaria desvela que en ocasiones estaba muy unido al espacio de los vivos y hasta formaba parte de los conjuntos habitacionales sin distinción entre los espacios en los que vivían o reposaban la muerte, es el caso de los yacimientos del conjunto de La Guancha en Gáldar, Risco de la Sierra y Vicentico en Guayadeque o Temisas. Aprovechaban los huecos naturales de las cuevas y edificaban una pared exterior de cierre, de este tipo son las Huesas en el Barranco de Guniguada, también estaban las que tenían grandes cavidades como las del Cementerio de los Canarios de Guayadeque, que pueden acoger más de cincuenta individuos. Las sepulturas en superficies se hacían en enterramientos en cistas o bajo túmulos, ejemplos de ello son las de Lomo Galeón en San Bartolomé de Tirajana o Las Crucecitas en Mogán. Las construcciones tumulares que forman grandes necrópolis tienen un elevado número de estructuras, un muro periférico que delimita el cementerio, y se aprovechaban los malpaíses para su instalación como son el El Risco, la Necrópolis del Gallego en Telde, aparte de Maipés y Arteara. Almacenamiento y producción Otra tipología son los de almacenamiento, generalmente graneros colectivos para almacenar cereal y materias primas, en su interior tenían un revestimiento de pasta blanca para garantizar su conservación. Los situaban en lugares escarpados para su protección, es el caso del Cenobio de Valerón o el Granero del Álamo en Acusa, también el de las Cuevas del Rey en Tejeda, la Cuevas de los Canarios o Cuevas Muchas en Guayadeque. En los espacios destinados a la producción, por su parte, obtenían sus materias primas por medio de procesos especializados, realizaban utillaje en piedra y también trabajaban para obtener obsidiana mediante la excavación de auténticas minas con galerías de hasta cincuenta metros como las de Montaña de Hogarzales. Manifestaciones rupestres y religiosas Gran Canaria es la única isla en la que aparece pintura y labrados en espacios domésticos y se han asociado a prácticas mágico-religiosas, pues los técnicos del Cabildo barajan la hipótesis de que no se trataba solamente de una expresión ornamental, ejemplos de ello son la Cueva Pintada, el Barrio del Hospital o Guayarminas, todos en Gáldar. Hay yacimientos que presentan abundancia de triángulos y a veces llegan a cubrir buena parte de las paredes de la cavidad, sucede en las Cuevas de los Candiles, la de Caballero, de la Paja o Risco Caído, todas en Artenara, también son ejemplo Barranco de Silva y Cueva de los Papeles en Telde, así como las Cuevas de Lezcano en Teror o Bentayga en Tejeda. Algunos yacimientos se han relacionado con el mundo de la religión con elementos ligados a las observaciones astronómicas para el control del tiempo, ejemplos son Las Torreta del Alto del Coronadero en San Bartolomé de Tirajana o La Cima de la Montaña de Hogarzales en La Aldea.       El departamento de Patrimonio Histórico del Cabildo programa cada día dinámicas virtuales en sus perfiles de redes sociales ‘Es todo tuyo’, entre ellos los vídeos de su canal de Youtube, y además el público puede conocer mejor toda esta riqueza en el portal www.grancanariapatrimonio.com, una ocasión para conocer mejor el patrimonio histórico de Gran Canaria en este Día Internacional de los Monumentos y Sitios.  
20/abr/2020 Leer más...
El Cabildo abrió hoy las puertas virtuales de su mercado Gran Canaria Me Gusta con casi 200 productores del sector primario que realizan envíos a domicilio para canalizar así el excedente agroalimentario que ha producido el cierre de hoteles, restaurantes y mercados por el estado de alarma y para facilitar a la ciudadanía y a los comercios la adquisición de las exquisiteces de la Isla. Se trata de una plataforma alojada en grancanariamegusta.com que en apenas unas horas ha recibido más de 400 consultas. Su objetivo es conectar directamente la oferta y la demanda, es decir, un lugar en el que productor y consumidor se dan la mano para para adquirir frutas, verduras, pescados, carnes y quesos, entre muchos otros productos de kilómetro 0. Pero se trata solo del arranque de una ambiciosa apuesta del Cabildo, que ya está inmerso en una segunda fase que irá más allá, pues el objetivo es convertirla en un canal permanente de venta online con su propia cesta de la compra, modo de pago e incluso, se estudia dotarla de una red propia para distribuir los productos. Aún es prematura y su constitución será más compleja, pero el objetivo es llegar tan lejos como lo permita la naturaleza perecedera de los productos que comercializará. Este arranque, ejecutado desde Industria y Comercio junto a Soberanía Alimentaria en coordinación con la Cámara de Comercio a contrarreloj para atender la necesidad sobrevenida en esta crisis, constituye todo un escaparate que exhibe a productores y comercios dados de alta, todos sus datos y lo necesario para comercializar con cada uno, desde forma de realizar el encargo al pago y de entrega. A este directorio aún se pueden sumar los productores que lo deseen en el siguiente formulario. Esta tienda virtual está dividida en cinco zonas: norte, capital, centro, sureste y sur, y también en categorías de productos para que los internautas puedan localizar fácilmente lo que quieren adquirir. El escaparate muestra un gran surtido de frutas que abarca un tercio de la oferta, mientras otro tercio lo copan las verduras, en coherencia con esta tierra quesera, este rico producto ocupa otro buen tajo, la cuarta parte, y el resto queda distribuido entre pescados y carnes, y ya en menor medida vinos y cervezas, y exquisiteces como mieles, aceites y panes, y para completar el menú agroalimentario de Gran Canaria, sus dulces. Además, están representados los 21 municipios de Gran Canaria con más de una cuarta parte de la oferta procedente de Las Palmas de Gran Canaria, a la que sigue la ciudad de Telde y Aguimes, ambas con en torno al diez por ciento del escaparate. En este directorio también están incluidos los mercados agrícolas y los municipales, además de asociaciones y cooperativas.   Ofrecen diversos canales para realizar pedidos, ya sea teléfono o Whatsapp, entre otros métodos, y la forma de envío o recogida será la que acuerden ambas partes. La plataforma dispone de un apartado de atención al cliente con correo electrónico y chat, y otro apartado de atención al productor, que para cualquier incidencia puede llamar al 674 093 998 o enviar un correo a  info@grancanariamegusta.com.   Una apuesta por los productos de la tierra y el mar desde 2017 El programa Gran Canaria Me Gusta, que da cobijo a esta apuesta, es un programa del Cabildo para la promoción y comercialización del producto agroalimentario que arrancó en 2017 y en el que trabajan de forma conjunta las Consejerías de Industria y Comercio, Soberanía Alimentaria, Turismo y Desarrollo Económico. Esta marca permite identificar los productos de Gran Canaria en los comercios con cartelería propia gracias al apoyo de superficies de alimentación, productores y restauradores que apuestan por el valor del producto kilómetro 0 y por avanzar en la soberanía alimentaria, porque el consumo de productos de proximidad contribuye de manera determinante a la economía, la salud, el medio ambiente y a mantener las tradiciones de la Isla. Con este mercado virtual, el programa ha querido dar respuesta a la complicada situación que atraviesan agricultores, ganaderos y pescadores al perder sus canales habituales de distribución, ya que está en riesgo la supervivencia del sector primario. Para contribuir a su supervivencia, el Cabildo ha destinado una partida de un millón de euros, entre otras partidas, cuyo objetivo es minimizar las pérdidas que les está ocasionando esta crisis sanitaria con acciones que incluyen este escaparate de los exquisitos productos que ofrece Gran Canaria.
08/abr/2020 Leer más...
Los trabajos arqueológicos que realiza el Cabildo en La Fortaleza han deparado importantes novedades, ya que en la primera fase han sido exhumadas cuatro estructuras prehispánicas de piedras inéditas en Gran Canaria, ya que tienen aspecto de túmulo funerario pero no fueron utilizadas como sepultura, sino que pueden haber sido la antesala de un cementerio. Se trata de construcciones complejas, de plantas y dimensiones diferentes entre sí, que tampoco presentan evidencia de que fueron viviendas, aunque sí pudieron estar asociadas al mundo de las creencias por su parecido con otras estructuras del norte de África, que han sido interpretadas como hitos territoriales y cenotafios, es decir, una tumba vacía o monumento funerario en honor a una o varias personas. El hecho de que ningún otro yacimiento de Gran Canaria cuente con este tipo de estructuras, de aspecto similar a los túmulos funerarios hallados en La Guancha de Gáldar, refuerza la idea del especial significado que pudo tener La Fortaleza de Santa Lucía para los antiguos canarios. Se trata de un espacio que fue utilizado al menos durante 1.200 años, desde el siglo III-IV hasta el XV, uno de los primeros lugares habitados de la Isla, detalló el consejero de Patrimonio Histórico, Teodoro Sosa, durante el recorrido para conocer los trabajos. Este hallazgo ha sido realizado durante los trabajos adjudicados por Patrimonio Histórico a Tibicena por 54.000 euros para realizar intervenciones arqueológicas en este Bien de Interés Cultural, así como la obtención de nuevas fechas radiocarbónicas, es decir, los estudios para conocer la época de la historia de estos restos, aunque los arqueólogos no lo tendrán fácil ya que han aparecidos escasos restos materiales para realizar un estudio de Carbono 14. El alcalde de Santa Lucía, Santiago Rodríguez, agradeció la presencia del consejero en este enclave de gran importancia para el municipio, porque es el yacimiento más antiguo de Gran Canaria y permite entender la historia de la Isla. Por ello abogó para que se convierta en el “gran santuario de nuestra memoria histórica”, aseguró junto al vicealcalde, Francisco García, y parte del equipo de gobierno del Ayuntamiento. Estructuras similares al ángel de la trompeta para los católicos El director de Tibicena, Marco Moreno, aseguró que este tipo de estructuras arqueológicas son desconocidas hasta ahora en Canarias porque no albergan restos humanos, aunque sí podrían estar asociadas al Roque de la Fortaleza Chica, una necrópolis aborigen. “Tenemos por primera vez estructuras ligadas al mundo de la muerte, pero sin muerto”, apuntó, aunque tampoco descarta que no haya restos humanos en los alrededores porque aún faltan espacios por excavar. Moreno explicó que creen que hay otras dos estructuras similares más, por lo que ahora tendrán que ampliar la zona de trabajo. “Es posible que hubiera más en la Isla, pero al no tener muertos en el interior pasaron desapercibidas y se desmontaron”, agregó. Para el arqueólogo, estas estructuras pueden tener una función similar a la que tiene el ángel de la trompeta para la religión católica, que suele colocarse para anunciar un cementerio. Además, explicó que no han sido expoliadas y que el cultivo de secano en la zona impidió que desapareciera este espacio, del que ya han sacado entre 30.000 y 50.000 kilos de piedras. Por último, detalló que son cuatro estructuras de diferentes tamaños, la mayor de ellas con un diámetro de alrededor de seis metros. Aclaró además que las piedras no son del entorno, sino del fondo del barranco y que en su mayoría pesan entre 15 y 20 kilogramos. Este hecho evidencia que numerosas personas tuvieron que ponerse de acuerdo para trasladar y tallar las piedras en el lugar.   Un yacimiento con granero, santuario y viviendas El yacimiento de Las Fortalezas es una extensa zona arqueológica que incluye la Fortaleza Grande, La Fortaleza Chica y Titana, y reúne un número destacado de manifestaciones arqueológicas de gran importancia, ya sean cuevas naturales y artificiales dedicadas tanto a fines domésticos -algunas con restos de pintura- como sepulcrales. A ellas se suman áreas de almacenamiento –silos- con un estado de conservación excepcional, grabados rupestres con figuraciones antropomorfas e inscripciones alfabéticas, así como numerosas estructuras domésticas de superficie entre las que sobresalen las viviendas situadas al oeste de la Fortaleza Grande. Además, alberga otras construcciones de planta circular, situadas en lo alto de La Fortaleza Grande, que han sido interpretadas como espacios dedicados al culto, y a las que se accede a través de pasos y andenes artificiales que dan al asentamiento el aspecto de conjunto fortificado. Por tanto, La Fortaleza es uno de los pocos yacimientos arqueológicos de Gran Canaria donde pueden visitarse simultáneamente tal variedad de manifestaciones culturales de los antiguos canarios y donde puede leerse buena parte de la ocupación prehispánica de la Isla, desde la llegada desde el norte de África de los primeros colonos hasta la conquista castellana. Es un modelo de poblado entero, ya que refleja dónde estaban los vivos y dónde los muertos, además de sus almacenes y lugares de rezo, apuntó Moreno. Este enclave alberga además el granero más antiguo de la Isla, que será excavado este año con una partida de 34.000 euros del Cabildo, anunció Sosa. Tres visitas guiadas para conocer este patrimonio arqueológico El Cabildo de Gran Canaria ha apostado de forma decidida en los últimos años por acercar el patrimonio arqueológico a la ciudadanía, por lo que las nuevas estructuras halladas en los trabajos actuales serán incorporadas a las visitas guiadas que se realizan a este Bien de Interés Cultural. Las próximas visitas serán los días 10, 17 y 24 de marzo y las plazas ya están agotadas.
04/mar/2020 Leer más...
El germen del Castillo de Mata fue un torreón que el pirata Van der Does destruyó en 1599, o eso se creía hasta que una excavación del Cabildo lo descubrió sepultado en su interior, un sorprendente hallazgo realizado en 2003 que hoy llamó la atención a la treintena de personas que disfrutó de la visita ‘Castillos que esconden castillos” ofrecida por el Cabildo de Gran canaria. Y es que este histórico lugar que corona la calle Bravo Murillo ha atravesado diversas transformaciones a lo largo de los siglos desde que se construyó el también denominado Cubelo. La construcción pasó a ser con los años la Casamata y después Cuartel Mata o de Alonso Alvarado hasta el actual Museo de Castillo de Mata, un conjunto catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) que en realidad cuenta la historia de Gran Canaria. El sepultado germen nunca tuvo un nombre fijo, la población tanto lo denominaba Cubelo o Torreón de San Francisco, que fue construido tras la rendición de los antiguos canarios en la zona que después se transformó en la Real Ciudad de las Palmas. Se trataba de una defensa para la ciudad en un tiempo en el que abarcaba Vegueta al sur y Triana al norte hasta que los límites llegaron a Santa Catalina debido al aumento de la población derivado de los beneficios económicos de la industria azucarera. Agua y tierras a cambio de residir cinco años Con el auge económico llegaron a la isla pobladores portugueses y peninsulares de Extremadura y Andalucía por la promesa de que, si residían cinco años consecutivos en Gran Canaria, recibirían agua y tierras en propiedad, una clara estrategia para hacer crecer la población. Durante un tiempo hubo paz y tranquilidad para el Torreón hasta que 1520 Carlos V, cuando consolidó el imperio español, logró la exclusividad del comercio con América y con ello un privilegio que generó muchos enemigos franceses, holandeses e ingleses. Aquello desencadenó una ‘guerra de guerrillas’ contra el imperio español, lo que desencadenó distintos ataques como el de Cádiz y la Coruña, o que piratas como Van der Does quisiera hacerse con la isla. Nacimiento de Casamata, la segunda gran reforma del Castillo La segunda reforma llegó de la mano del incremento de los ataques piratas, que dieron lugar al diseño de planes defensivos en el siglo XVII establecidos por Leonardo Torriani y Agustín de Zurbarán, quienes apostaron por ampliar el Cubelo, la construcción de dos murallas, una al sur de la ciudad, en San Cristóbal, y la otra en la línea que hoy ocupa Bravo Murillo,y dos bastiones, uno el San Pedro Mártir de San Cristóbal y el otro el conocido Castillo de la Luz. En esta reforma se llamó Casamata porque se inspiraba en este tipo de edificaciones, es decir, un búnker sin ventanas, se hicieron dos pisos, murallas de interiores anchos, en la parte baja se encontraban alacenas y dormitorios, mientras la parte alta estaba habilitada para la vigilancia. En caso de ataque, este diseño preveía rellenar el entorno del búnker de tierra y sedimento para su protección, una de las teorías que explicarían el enterramiento del Cubelo. En esta etapa se añadieron un albergue de artillería, un polvorín, la construcción de flancos de punta diamante y espacios pentagonales que evitan puntos ciegos, troneras con diferentes ángulos, garitas voladas en ventanas, una pequeña vitrina, letrina y cocina. Cuartel Mata o Cuartel de Alonso Alvarado, tercera reforma Durante el siglo XIX, el Castillo de Mata vuelve a cambiar, se hace más grande y gana más altura, se construye una cafetería, que hoy es una terraza, las escaleras se reforman y se convierte en el Cuartel de Mata o el Cuartel de Alonso Alvarado, lo que inicia la etapa militar. En la visita se puede percibir este cambio recorriendo la terraza y el polvorín que también se amplió con esta reforma. Un sitio cercano al Cuartel de Mata son las Cuevas del Provecho que tuvieron diferentes usos, en el siglo XVII cuando era Casamata vivían personas llegadas del interior y en el siglo XIX fueron un polvorín. En 1978 desaparecen los acuartelamientos, hasta ese momento era propiedad del Ministerio de Defensa, que lo cedió para su gestión al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. El olvido del Castillo y su transformación a Museo, cuarta etapa El periodo de 1978 a 1997 el Castillo de Mata fue abandonado, lo que  desencadenó un proceso destructivo en su interior, lo ocuparon indigentes y drogodependientes que hicieron quema de maderas para cocinar o calentar la estancia, muchos hierros se vendieron como chatarra, dejaron su interior vacío. El Cabildo inició así en 2003 una investigación arqueológica que, para impacto de los investigadores, derivó en el sorpresivo hallazgo del Cubelo y la decisión de rehabilitar el espacio, lo que dio lugar al Museo de la Ciudad del Mar del Castillo de Mata.
02/mar/2020 Leer más...
La utilización de una de las mayores cuevas funerarias aborigen de Gran Canaria, situada en Guayadeque y a la que el Cabildo acudió el verano pasado gracias a una denuncia ciudadana, según las pruebas de carbono 14 tiene mil años de antigüedad, en torno al siglo IX y X, aunque las investigaciones pueden desvelar restos aún más antiguos. Se trata de uno de los cementerios colectivos con mayor volumen de cadáveres, 72 individuos como mínimo, aunque se suma otra particularidad, y es que también hay jóvenes y al menos 10 recién nacidos, de modo que será la primera vez que se pueda estudiar una cueva de estas características con la tecnología arqueológica actual, explicó el arqueólogo insular Xabier Velasco, director del estudio efectuado por Verónica Alberto, arqueóloga de la empresa Tibicena a la que el Cabildo encargó la exploración. La antigüedad puede ser aún mayor porque se trata de la datación de los primeros tejidos analizados, un hueso y un tejido de junco, pero los análisis proseguirán y, además, en la zona han sido encontrados restos del siglo IV y V. El estudio antropológico que realizará ahora el Cabildo de los restos humanos recuperados -para conocer su edad, sexo y dieta, además de efectuar un análisis de ADN-, arrojará datos pormenorizados de su antigüedad y de cuánto tiempo fue utilizada, además de información muy valiosa relativa a las enfermedades que padecieron, de qué se alimentaban y cómo vivían, destacó Velasco, quien apuntó que la Institución insular intervendrá en esta cueva este año para garantizar la conservación de los restos. Y es que la intervención arqueológica en un espacio sepulcral de estas características lo convierte en un lugar “fabuloso y excepcional”, que ofrecerá información de gran valor sobre la vida y muerte de la primera población de Gran Canaria, celebró Alberto, igualmente entusiasmada por la posibilidad de aplicar las más modernas técnicas arqueológicas. La sensación que tuvieron al entrar en la cueva fue la de estar viviendo una experiencia que en Gran Canaria no se había podido experimentar desde aquellas  exploraciones de finales del siglo XIX y principios del XX, en las cuales se describían los descubrimientos de importantes yacimientos funerarios.  Ya en estos primeros trabajos de campo, los expertos han podido identificar la presencia de procesos degenerativos (artrosis) que afectaron a las principales articulaciones de las extremidades, así como a diferentes tramos de la columna vertebral. También fueron identificados fracturas ya recuperadas y el cráneo de un hombre con huellas de violencia letal compatible con un golpe al que no sobrevivió. Gracias a la colaboración ciudadana Esta cueva funeraria es una cavidad natural con un espacio externo de 12,5 metros de largo y 3 de ancho que en la actualidad está al descubierto debido a un derrumbe de parte de su techo. Se trata de una de las mayores cuevas funerarias de Gran Canaria junto a otras también localizadas en Guayadeque y las ubicadas en Acusa y Tejeda. El lugar donde está la mayor concentración de restos óseos es solo accesible con técnicas de escalada al encontrarse a bastantes metros de altitud y ha sufrido varios procesos naturales de desprendimiento. Además, en uno de los bordes externos se conservan piedras alineadas que podrían ser los restos del muro de cerramiento que delimitaba el espacio sepulcral. La intervención del Cabildo en esta cueva se inició en julio del pasado año tras una denuncia de la Asociación El Legado, cuyos integrantes advirtieron de la presencia de decenas de restos humanos al localizarla gracias a un dron. Y en este sentido, ambos arqueólogos destacaron la colaboración ciudadana y la correcta actuación de esta asociación.  La exposición directa de los restos a los agentes ambientales como el sol, la lluvia y los cambios de humedad, además de los excrementos de las aves, compromete seriamente la integridad de muchos de ellos, por lo que los técnicos del Cabildo optaron por la recogida, en el marco de la intervención arqueológica, de aquellos que tenían un riesgo inminente de desaparición para su depósito en El Museo Canario. Análisis bioantropológico y diagnóstico de la cueva Los trabajos de campo consistieron en una prospección para reconocer el entorno, diagnosticar la cueva y realizar un análisis bioantropológico de los restos tanto humanos como vegetales y pieles de las mortajas, además de maderas.  Debido a la configuración actual de la cueva es difícil establecer con certeza cómo se organizaba el espacio mortuorio, ya que toda la superficie está cubierta de restos, lo que indica que un uso de años en los que fueron depositando cuerpos, detalló Velasco. Es posible que en su día la función sepulcral estuviera solo restringida a receptáculos que están en el interior y que la parte exterior actuara como un patio o una plataforma común para todas las cavidades. La plataforma inferior alberga gran cantidad de restos que se han precipitado desde la cavidad superior y son precisamente los que han sido recogidos para evitar su destrucción. Por último, el equipo responsable de los trabajos arqueológicos atribuye el desorden de los huesos a rebuscas que se hicieron hace un siglo, con una metodología distinta a la que requieren los espacios de esta naturaleza, incluso con la contratación de enriscadores para extraer los huesos, pues eran valorados por sí mismos y no en su contexto como en la actualidad.   Conferencia en la Casa de Colón El Cabildo programa para este viernes, 21 de febreros a las 19:00 horas, una conferencia en la Casa de Colón para explicar a la ciudadanía esta intervención patrimonial. La charla, con entrada gratuita, será impartida por la arqueóloga Verónica Alberto.  Esta actividad forma parte del compromiso adquirido por el Cabildo para informar a la ciudadanía sobre sus actuaciones en materia de patrimonio arqueológico una vez finalizados los trabajos.
24/feb/2020 Leer más...
Un paseo por los inspiradores rincones de Triana y Vegueta que forjaron el carácter del joven Benito Pérez Galdós en la ciudad que lo vio nacer, la primera de Europa fundada fuera del continente, es la próxima visita guiada organizada por el Cabildo de Gran Canaria para difundir la figura de este insigne grancanario en el centenario de su muerte. Alejandro García, arquitecto del Cabildo de Gran Canaria, y Octavio Rodríguez, historiador de Tibicena, guiarán al grupo por los pasos del cronista y pararán en los rincones que forman parte del proyecto ‘Intervención en el paisaje urbano de la Ciudad de Galdós’, que desde 2013 que permite a los visitantes encontrar a su paso palabras del escritor labradas en piedra y bronce. La visita comenzará en la iglesia de San Francisco, donde fue bautizado Don Benito y donde se encuentra grabado el sentimiento que sus campanas le producían: “Su son… lo distinguiría entre cien que tocasen a un tiempo”. Y es que “en esta visita queremos que la ciudad se personifique, mirar los edificios para ver su estilo, para saber que le dijo a Galdós en un tiempo que tanto le inspiró. Leeremos la ciudad”, adelantó el arquitecto. El puente de piedra que tantas veces cruzó Galdós, y del que hoy solo se conservan las cuatro estatuas que representan las estaciones, también será lugar de paso del recorrido que permitirá contemplar alguno de los 1.200 edificios catalogados que conservan estos barrios desde finales del siglo XV al XX. Otra gran parada será ante la Ermita de San Antonio Abad, epicentro de la fundación de la ciudad, con su inscripción “…hablan las piedras, ese traducir de su lenguaje es la tarea en la que nos hemos embarcado”, que encierra el espíritu del propio recorrido, que llevará a leer en su arquitectura alguna de las conversaciones que la ciudad mantuvo con el niño Benito y algunas de las enseñanzas que dio al muchacho Galdós.   Inscripciones Se trata por tanto de una oportunidad única e inolvidable para seguir las huellas de Galdós con cuatro visitas gratuitas de 30 plazas para cada una los próximos 13, 15, 20 y 22 de febrero. Las inscripciones serán los días 10 y 11 de febrero a través de la web https://visitas.grancanariapatrimonio.com/ o de forma presencial en la Oficina de Atención Ciudadana del Cabildo desde las 8.30 horas. Estas visitas se enmarcan en el conjunto de acciones programadas por la unidad de difusión de Patrimonio Histórico para dar a conocer las riquezas de Gran Canaria y sensibilizar sobre sus valores patrimoniales. La ocasión de Benito Pérez Galdós llega tras la exitosa acogida de las visitas por los recovecos de San Juan y San Francisco, y por el majestuoso Barranco de Guayadeque. Las próximas visitas llevarán a 240 personas a las aventuras del Castillo de Mata y a la colorida calle Perojo.
18/feb/2020 Leer más...
El Barranco de Guayadeque está impregnado de cuevas que definen su idiosincrasia y atraviesa sus 2.000 años de historia desde que lo pisó el ser humano hasta la actualidad, no en vano su temperatura constante ofrece múltiples ventajas, desde frescor en el verano y calidez en el invierno para vivir, a cámara idónea para los alimentos y perfectas conservadoras de sus muertos, pues hoy se sabe que no son momias ni mirlados, sino cuerpos excepcionalmente conservados gracias a la cualidad de la isotermia de estas cavidades. Se trata de parte de las enseñanzas de la visita guiada ofrecida hoy por el Cabildo de Gran Canaria a este monumento natural que no solo albergó a los primeros habitantes de Gran Canaria en los años doscientos o trescientos de esta era, junto a Acusa y la Fortaleza, sino que ofrece vestigios de la primera vez que Gran Canaria emergió del océano, hace 14 millones de años. De hecho, cuenta la historia geológica de Gran Canaria, pues muestra todos los estratos que la fueron formando en este particular barranco, ya que si bien los de la zona hacia el sur son anchos, los denominados en forma de u, este es en uve, todo un espectáculo de acantilados y laderas que salvan 1.200 metros de altitud y que han marcado la forma de vida de sus habitantes, que han aprovechado cada estrato para encajar su vida y su muerte. También han aprovechado, personas y animales, sus pisos bioclimáticos para pervivir, pues hasta las abejas practican la trashumancia en este barranco, explicó el técnico del Cabildo José González Navarro junto a Octavio Rodríguez, quienes dirigieron el viaje desde la época de los aborígenes hasta la actualidad, pasando por la época de la conquista y la división administrativa entre municipios.   No sin agua Guayadeque está íntimamente ligada también al agua, no se entiende sin su acequia, pero es solo el reducto de lo que tuvo, pues tras la conquista se distribuyeron tierras entre los colonos y también el agua, este bien pasó a ser propiedad privada a través de las heredades, una propiedad que se hereda de generación a generación, de ahí su nombre. Lo que hoy es Ingenio y Agüimes fue hasta el siglo XIX el Señorío Episcopal de Agüimes, la población estaba concentrada en la ladera sur y los cultivos en el margen norte, y en lo que se denominaba la Vega de Antona se asentó un ingenio azucarero, de modo que el 75 por ciento del agua se derivó a esta zona y el 25 restante a la zona poblada. Cuando allá por los 1570 desapareció el ingenio y la necesidad de regar los cultivos de caña de azúcar, la distribución perdió todo su sentido, sin embargo sobre la base de la tradición, se ha mantenido hasta la actualidad, lo que no ha dejado de ser fuente de conflictos, sobre todo para los habitantes del Barranco, que no solo vieron secar sus 60 manantiales cuando se creó la galería, sino que la vio canalizar por la acequia y se tuvo que meter dentro, literalmente, para que no fuera entubada. De eso dio fe Omaira López, natural del barranco, porque su abuelo fue uno de los que se metió en la acequia y fue detenido por ello, y también recuerda cuando de hecho fueron cortadas ñameras porque las heredades se quejaban de que absorbían demasiada agua. Gracias a la acción de los vecinos, lograron que no fuera del todo entubada, lo que hubiera afectado por completo a su flora y fauna, de hecho, sin sus 60 manantiales, pervive la afección de lo que antaño fue y de lo que sería con su agua. Y es que con el discurrir del agua y la historia, el barranco también tuvo que atravesar la época del expolio de sus muertos, para ello Gregorio Chil y Naranjo contrató enriscadores, personas del lugar que tirando sogas se metían en cuevas para otras personas inaccesibles, para que sacaran los huesos y los tiraran a donde pudieran ser cogidos, ya que eran valorados por sí mismos, como meros objetos, y eran sacados a lomos de burros en sacos, y aparte de tener como destino el Museo Canario, donde hoy son conservados, muchos acabaron triturados como nutrientes de cultivos. La arqueología actual lo que valora es el contexto, de modo que no se practican extracciones de este tipo, los restos del Museo Canario están descontextualizados, si bien sí han permitido profundizar en el conocimiento de la población aborígenes, desde su alimentación hasta sus patologías.   Ni momias ni mirlados Las cuevas eran también todo un seguro de vida para las generaciones venideras, ya que eran usadas como graneros para guardar alimentos para épocas de escasez, lo que ya demuestra una organización colectiva para la supervivencia, y también atesoraban semillas para una o dos siembras, sin ellas no había garantía. Uno de estos graneros se encuentra en la zona de Cuevas Muchas, donde se aprecia un “queso gruller” que en realidad se puede recorrer por el interior. En cuanto al uso funerario, los cadáveres tan bien conservados encontrados hasta el momento no son en realidad momias, ya que no se extraían vísceras ni practicaban procesos de secado, tampoco se trata de cuerpos mirlados porque no han sido secados al sol con agua salada, se trata de “cadáveres excepcionalmente conservados” gracias a la constancia de la temperatura de las cuevas, de hecho no son más cálidas en verano y frescas en invierno, esa es la sensación térmica en contraste con el exterior, pero lo cierto es que la temperatura es constante. Los restos humanos sí eran preparados, eran envueltos en cuero, se ataban y  tapaban orificios con fibras vegetales, con hierbas. Además se asocia el número de capas de cuero de la envoltura con el rango social.    Maestro Juan, el último piquero Actualmente no puede establecerse una tipología de cuevas antiguas, aunque hay aspectos en común, su tamaño pequeño, la única ventilación de la puerta, la cocina exterior y la ausencia de baño, en cualquier caso siguen toda una técnica de canalizaciones de agua o accesos a la parte superior de la que solo queda un valedor, maestro Juan, el último piquero de Guayadeque, de 84 años, toda una joya de sabiduría en el uso del pico para adentrarse en la tierra.  Las cuevas siguen presentes en la vida del Barranco de Guayadeque, pero el medio de vida de sus habitantes ha cambiado, ya no viven de la agricultura y ganadería, sino de sus visitantes, sea turistas o residentes. El sector primario ha dado lugar al terciario, y el objetivo es armonizar esta actividad con su capacidad de carga y el respeto al entorno, en el que su única escuela cerró en 2008, y donde aún viven personas, pero no mucho más de medio centenar y ninguna de ellas son niñas o niños, de modo que corre cierto peligro de despoblamiento tras 2.000 años habitados si la situación no es revertida. Para eso sería importante, resaltó el arqueólogo del Cabildo, que el sector servicios y el primario se dieran la mano para que regrese con fuerza la vida a sus cultivos y sus laderas, donde este sábado lucieron vestidos de blanco los almendreros, otra seña de identidad del barranco, que cuando sopla el viento ofrecen una nevada a la inversa, ya que sus frágiles hojas blancas se desprenden y ascienden hasta perderse de vista, a veces mimetizadas con el azul del cielo.
03/feb/2020 Leer más...
Un recorrido por el imponente monumento natural de Guayadeque, un paseo por el barrio de Triana para conocer las andanzas de Galdós, adentrarse en el Castillo de Mata, antiguo objetivo de piratas, y caminar por los colores de la calle Perojo, son las cuatro nuevas rutas guiadas del Cabildo tras el éxito cosechado por la propuesta que llevó a más de un centenar de personas a los vericuetos históricos de San Juan y San Francisco. El objetivo es adentrar a la ciudadanía en la historia de Gran Canaria y hacerle sentir su legado porque promoviendo el conocimiento de los Bienes de Interés Cultural (BIC) de Gran Canaria, rica en patrimonio histórico, cultural y arqueológico, será valorada y mejor conservada. Las personas interesadas solo tienen que elegir una de las cuatro oportunidades que ofrece cada una de estas rutas gratuitas en la página web visitas.grancanariapatrimonio.com e inscribirse los días indicados. Así, la primera de las visitas tendrá lugar el próximo jueves para realizar casi 2 kilómetros de recorrido a pie por el imponente Barranco de Guayadeque para conocer los valores arqueológicos, botánicos y etnográficos de una de las formaciones geológicas más espectaculares de la isla. Se trata de un paisaje que alberga una gran biodiversidad y que se constituye como un conjunto de importante valor geomorfológico. Su registro arqueológico es tal que permite analizar la sociedad aborigen insular en su totalidad. Grandes conjuntos trogloditas, inmensas áreas funerarias en cuevas y enormes graneros comprenden este barranco. La continuidad del hábitat en cuevas o la forma de recoger la cosecha son ejemplos de la pervivencia del pasado más remoto en Guayadeque.   Las andanzas del joven Galdós Con la intención de adentrarse en la vida del conocido cronista y novelista Benito Pérez Galdós, el Servicio de Patrimonio Histórico ha programado un recorrido por el barrio de Triana para palpar sus andanzas en la ciudad que vio nacer y crecer al artista. Las lecciones de vida que sus calles mostraron a aquel niño estudioso y observador, e incluso varias anécdotas curiosas, harán las delicias del público. Y es que Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad que ayudó a Galdós a fomentar su espíritu crítico, su acento burlón, su amor por los cuentos y su compromiso con las historias grandes y pequeñas. Los visitantes podrán seguir las huellas de Galdós por los rincones que forjaron su carácter los próximos 13, 15, 20 y 22 de febrero.   Castillo de Mata, objetivo de piratas El siguiente tesoro histórico que descubrirá el Cabildo será el Castillo de Mata, donde los trabajos arqueológicos que encargó en la primera década de este siglo recuperaron la traza original de la primitiva Casa Mata del siglo XVII y el baluarte circular, que fue el elemento defensivo que atacaron las tropas del pirata Van der Does en 1599. La incursión por las aventuras que albergó este enclave que corona la calle Bravo Murillo serán los días 27 y 29 de febrero, y el 5 y 7 de marzo.   La calle de los colores La calle Perojo llama la atención por sí sola, por la homogeneidad de sus edificios históricos y la alegría de sus colores. Se trata de una calle que narra a sus visitantes cómo era la sociedad en los siglos XIX y XX, las historias de sus promotores, arquitectos y de sus vecinos más ilustres, así como la evolución del arte. Además, habla de las guerras europeas, de la autarquía, el desarrollismo, el turismo y la inmigración. Este recorrido de dos horas será los días 7, 9, 14 y 16 de mayo. Las 120 plazas para visitar Guayadeque se agotaron rápidamente. Las inscripciones para las próximas visitas también se podrán realizar de forma presencial en la Oficina de Atención Ciudadana en la calle Pérez Galdós desde las 8.30 horas. Dada la gran demanda, el Cabildo ha ido incrementando las plazas año a año y lo seguirá haciendo, del mismo modo que reprogramará las más exitosas. En cualquier caso, es recomendable realizar la inscripción el primer día de plazo en cada caso para aprovechar la oportunidad de viajar a las cápsulas del tiempo que ofrece Gran Canaria.
29/ene/2020 Leer más...