Artenara - Arquitectura

La población aborigen de las islas vivió en gran medida en cuevas, en esa medida buena parte del patrimonio arquitectónico de la zona responde a agrupaciones trogloditas, algunas de ellas transformadas con el paso del tiempo, ampliadas o remozadas, como la ermita de la Virgen de la Cuevita, que también forma parte del patrimonio etnográfico de Artenara.

Artenara de Arriba y Virgen de la Cuevita

De época aborigen es de especial interés una agrupación lineal conocida como Artenara de Arriba, excavada en tosca roja. La vivienda en cueva tiene un desarrollo acorde con las necesidades familiares y en ella destacan las escaleras, los poyetes, los muros o la carpintería de puertas y ventanas. Otro grupo destacable lo forma una agrupación de cuevas y casas exentas que están en un camino que sale a la derecha en la carretera que va de Artenara a Tejeda.

La ermita de la Virgen de la Cuevita, ubicada a cerca del casco, fue ampliada en más de una tercera parte a mediados del siglo XIX (1850-1869), cuando la iglesia parroquial de San Matías estaba en reconstrucción. La actual ermita está en una cueva excavada en tosca roja de unos ocho metros de lado, con una altura de casi cuatro. El púlpito, el confesionario, el altar y la tribuna aparecen labradas en la roca.

Iglesia de San Matías

La actual iglesia de San Matías, en la plaza del mismo nombre, sustituyó a una primitiva ermita del siglo XVII. A mediados del siglo XX, se construyeron las torres y la nave principal con un proyecto de Manuel Bonnet, aparejador del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, al tiempo que se terminan los artesonados de madera y se enmarca la entrada principal con cantería roja de Tamadaba.

Se conoce la antigua iglesia por un dibujo encontrado en un manuscrito anónimo de 1851; por esa fecha ya hacía varias décadas que la ermita estaba amenazada de ruina y se decide su reconstrucción (1864–1872).

Esta iglesia responde al tipo arquitectónico de tres naves separadas por arcos. La nave central –que es el doble de ancho que las laterales– aparece rematada con una capilla de cabecera plana. El alzado principal se compone de tres cuerpos entre pilastras laterales e intermedias: el central se forma con un hueco de arco apuntado. Los laterales desarrollan torres en partes decrecientes, de base cuadrangular y apilastradas para campanario y reloj que, con sus elementos compositivos también en piedra roja de Tamadaba, se coronan con pequeñas cúpulas y se componen con elementos diferenciados.


Imágenes

Foto Foto