Agaete - Etnografía

El Hornillo

El Hornillo está ubicado en el fondo del valle de Agaete, a unos 11 kilómetros del casco urbano, y constituye uno de los poblados trogloditas más interesantes de Gran Canaria aunque actualmente sólo estén habitadas una media docena de cuevas.

La entrada es un estrecho paso desde el que se accede a una privilegiada visión de las cuevas habitacionales en la pared vertical del risco, donde se aprecian los intrincados accesos a estos habitáculos, conectados entre sí por veredas en las que a tramos hay escalinatas labradas en la roca.

Llaman también la atención los escalonados bancales cultivados de millo, papas y orillas de naranjeros, cañas e higueras, donde llegan los hilos de agua procedentes de pequeños tanques adosados a la roca.

El molino de Las Nieves

El molino, construido probablemente en la segunda mitad del siglo XIX, y ubicado en el puerto de Las Nieves, en la Avenida de Los Poetas, se encuentra muy bien conservado en su interior tras ser acondicionado por su propietario, Felipe de Gunthe, como habitación-estancia, respetando toda la maquinaria. Es de los pocos molinos de viento que quedan en Gran Canaria.

Este modelo era conocido como molinas o molinetas y junto a él existía uno similar. También los hubo en La Aldea, Mogán o Arinaga, entre otros.

La maquinaria está compuesta por un rotor en forma de vistosas aspas de vela (hoy desarbolada) que acciona una gran corona de madera maciza que engrana en el eje, también de madera, que baja hasta las piedras de molturación situadas en el centro mismo de la sala, aún en perfecto estado de conservación.

La bajada de la rama

La bajada de la rama se baila en Agaete, cada 4 de agosto, víspera de la Festividad de la Virgen de Las Nieves. De ella hay referencias escritas de finales del siglo XIX.  Su origen se relaciona con las antiguas bajadas de los vecinos desde los pinares trayendo en la víspera de las festividades ramas de pino, poleo y otras plantas aromáticas para engalanar caminos, ermitas y santos.

A principios del siglo XX, tras la construcción de la ermita de San Pedro, comenzó a celebrarse en la víspera de San Pedro en El Valle de Agaete otra rama similar, con la subida de romeros al pinar de Tamadaba y posterior bajada de la rama.

Actualmente, discurre desde la villa hasta la ermita de la Virgen de Las Nieves, en el puerto. La procesión de romeros se mueve al son de la banda de música y los bailes de los papagüevos.


Imágenes

Foto Foto Foto Foto