PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO
Gran Canaria destaca especialmente por su rico y variado patrimonio arqueológico, del que podemos destacar distintas manifestaciones asociadas a su hábitat, ritos, economía… Poblados trogloditas excavados en altos riscos, necrópolis tumulares o aldeas de carácter protourbano testimonian ese universo cultural, donde destacan también los grabados y las pinturas rupestres.

Un yacimiento arqueológico es un espacio que conserva restos identificables de algún tipo de actividad humana del pasado. Pero si queremos obtener una visión real y representativa de ese pasado, es absolutamente necesario que se preserven estos enclaves sin ningún tipo de alteración.

El conjunto de bienes muebles e inmuebles que proporciona un yacimiento constituye el legado más valioso para averiguar el pasado. La investigación arqueológica nos permite reconstruir de forma fidedigna y dinámica una realidad cultural amplia y compleja.

Aplicada a los restos dejados por los grupos humanos que habitaron Gran Canaria antes de su Conquista, es posible ponerlos en relación con las restantes evidencias que testimonian lo que fueron las formas de vida de los antiguos canarios.

Buscador del Patrimonio Arqueológico

PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO Los Canarios

 

Durante los más de dos mil años de poblamiento insular, los antiguos canarios desarrollaron una cultura con una idiosincrasia propia que, si bien con ciertos rasgos semejantes a los observados en otras islas o en las poblaciones del continente, definen sus múltiples particularidades.

El rastro de los canarios se encuentra repartido por todo el territorio insular, desde la costa a la cumbre, evidenciándose una intensa ocupación de toda Gran Canaria. Espacios domésticos, cementerios, áreas de explotación de materias primas, antiguos campos de cultivo, zonas de pasto o caminos hicieron de toda la isla el marco de expresión de estas gentes a lo largo de más de dos mil años. Conformaron en tan largo período de tiempo una sociedad compleja que hoy reconocemos en un rico y diverso patrimonio arqueológico. Gracias a ello, sabemos de la existencia de marcadas diferencias sociales, de áreas de explotación económica especializadas, de una ordenación jerárquica de muchos asentamientos, de lugares dedicados al culto de las divinidades, etc.

Por lo cual, puede hablarse de una etnia africana que hizo de Gran Canaria su lugar en la historia y que fue protagonista de unas manifestaciones culturales singulares durante un amplio marco temporal. La conquista castellana de la isla, acontecida a fines del siglo XV, supuso la destrucción de esta sociedad, pero no evitó que pervivieran hasta la actualidad algunos elementos culturales de aquellas gentes.