El órgano situado en el coro de de la Iglesia de San Vicente Ferrer, en Valleseco, forma parte del conjunto de 21 órganos históricos que se conservan en Gran Canaria y que pone de manifiesto la gran riqueza del patrimonio instrumental en la isla.

Un órgano es un instrumento pensado para ejecutar un repertorio musical muy concreto. Nos permite recrear una música con un timbre muy personal y, a la vez, nos remite a un tiempo pasado, de ahí la importancia de su conservación. 

Este órgano procedía de la Iglesia del Pino, en Teror, y se había adquirido en Hamburgo debido a la fama de sus maestros organeros alrededor de 1767 pero en el siglo XIX se toma la decisión de comprar otro órgano en Londres, a través de la Casa Hamilton de Santa Cruz de Tenerife. El órgano es donado a la Parroquia de San Vicente Ferrer de Valleseco previa petición de su párroco, Mateo Saavedra Martín. 

Se inaugura en su nueva ubicación el 1 de Enero de 1898 y estuvo funcionando hasta los años sesenta del siglo XX. Destaca la belleza de su frontispicio y la calidad musical que de él logra extraerse.

 

 

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR