El edificio actual se construyó entre 1908 y 1918 y ocupa el lugar de la primitiva ermita fundada en el siglo XVII. En su diseño se adoptaron elementos arquitectónicos clásicos y góticos ofreciendo una composición ecléctica en la que todos los elementos significativos son de cantería azul.

En el interior de la Iglesia de San Miguel Arcángel destaca la "pila verde", que procede de la parroquia matriz de San Juan Bautista de Telde, y algunas obras del escultor Luján Pérez, entre ellas imagen de San Miguel.

Tiene una planta de tres naves, separadas por pilares y un sistema de arcos de medio punto peraltados. Mientras la nave central se cubre con una bóveda de cañón, las laterales lo hacen con bóvedas de ojiva. Posee un coro sobre lo pies de la nave central.

En la fachada predomina la línea recta, con un cuerpo de campanario a la derecha, formado por arcos de medio punto. Al exterior de la cabecera se presenta una articulación de líneas rectas, curvas en el frontón semicircular y cruz en el óculo. Todo ello de líneas academicistas con elementos neogóticos, algo desdibujadas por la retirada indiscriminada de los encalados.