El edificio antiguo de la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria desapareció y el actual es un inmueble contemporáneo, construido entre 1940 y 1957, que recrea estilos medievalistas con elementos regionalistas. Su interior conserva varias imágenes de interés, destacando la talla de la Virgen de la Candelaria, del siglo XVI, que se expone sobrevestida.

La iglesia está situada en la plaza de Miguel Hernández y sobre los riscos que coronan el barranco de Moya. La actual edificación responde al tipo arquitectónico de planta basilical con tres naves entre pilares y cúpula sobre pechinas.

El alzado principal se compone de tres cuerpos: el central -entre pilastras laterales- con un hueco abocinado de arco de medio punto y enmarcado en cantería, un rosetón en la misma piedra y remate en hastial; los cuerpos laterales con unos huecos tríforos bajo cubierta inclinada; y las dos torres de planta cuadrangular de tres cuerpos rematadas por templete.

Todos los elementos compositivos, así como los estructurales, son en cantería. La iglesia sigue modelos establecidos por un eclecticismo medievalista del siglo XIX pero que, en este ejemplo, son ya anacrónicos.

 Enlace de interés: obra escultórica "San Judas Tadeo"