La decoración en cantería gris destaca en la Iglesia de San Bartolomé Apóstol, de estructura basilical con tres naves, en cuyo interior los artesonados contrastan con el estilo neoclásico de algunos de sus elementos.

La iglesia de San Bartolomé Apóstol presenta tres naves abovedadas sobre las cerchas de madera, sostenidas por columnas con imposta y arcos. Sobresalen los artesonados de cuatro faldones con tirantes en la capilla mayor y laterales.

La fachada principal a la calle Reyes Católicos número 1 tiene tres paños de dominante vertical, enmarcados entre pilastras de cantería, de características neoclásicas. La central, más alta, se remata en una espadaña de dos huecos coronada por un entablamento y un frontón semicircular perforado por un óculo, y posee sendas aletas curvas que la unen al cuerpo inferior. En este cuerpo abre un gran hueco rematado por un frontón curvo sobre dintel, una ventana de dintel de medio punto y un reloj, fechado en 1894, que se sitúa en el eje.

Los cuerpos laterales, más bajos, tienen el mismo tipo de huecos y con igual proporción, aunque de menor tamaño, coronándose con un frontón decorado en arco. Todos los huecos están recercados en cantería gris, al igual que los vanos (puerta y cuatro ventanas) de las fachadas laterales.

Enlace de Interés: "Cuadro de Ánimas"