Se accede por la desviación de San Isidro de Gáldar y a unos 5 kilómetros nos encontramos primero con La Degollada de Hoya de Pineda donde se encuentra el centro locero, en el conjunto principal de casas-cueva y viviendas modernas, entre Guía y Gáldar. La zona antigua está en La Hoya, donde se ubican las casas y fincas de La Hacienda de Hoya de Pineda. Tiempo atrás el lugar estaba poblado por grupos diseminados de casas y cuevas.

El centro locero de Hoya de Pineda aparece por primera vez en el padrón municipal de Guía de 1834 y luego en otros censos posteriores tanto en Gáldar como en Guía, siempre localizados en esta zona de Hoya de Pineda.

Existen similitudes entre las tipologías de las loceras de Hoya de Pineda y las de La Atalaya de Santa Brígida, y es que esta actividad fue traída por emigrantes de aquel lugar hacia 1825, en un momento de crisis y hambrunas que padecía la isla. Aquella primera familia de loceros de La Atalaya se estableció en la banda de Guía (Cuevas del Bujo) y construyeron allí el primer horno; luego, con el crecimiento demográfico de la zona, se fueron excavando cuevas-vivienda en la banda de Gáldar, donde se desarrollaba la actividad alfarera hasta los tiempos recientes. Aquí se conserva un horno de piedra y barro en el que aún se cuecen las piezas elaboradas por la última alfarera, Rafaela Santiago Suárez.

La historia del cortijo comienza cuando María de Betancourt, descendiente de los guanartemes, fundó el Vínculo de La Hoya de Pineda en 1543, mayorazgo que tomó este nombre toponímico por su matrimonio con Jerónimo de Pineda. Un titular posterior, el canónigo José Betancourt, construyó en este cortijo una pequeña ermita bajo la advocación de San Antonio de Padua en 1759.

Tras la desamortización liberal en el siglo XIX la ya desvinculada hacienda fue vendida sucesivamente a varios propietarios. Hoy constituye un área agrícola y pecuaria tradicional de gran valor paisajístico y etnográfico, con una superficie de 48 hectáreas en cuyo centro se encuentra una gran casa señorial y dependencias anexas. La techumbre es de dos y tres aguas, con teja del país y levantada con muros de cantería de Gáldar, con una planta en U, en dos pisos con balconada de madera y balaústres que dan a un patio central.