El conjunto de Barranco Hondo de Abajo se caracteriza por estar formado por casas cueva, como la mayoría de los caseríos de la pedanía de Juncalillo. La parte central se denomina "La Poza" y en ella se pueden apreciar distintos tipos de viviendas y dependencias de labranza excavadas. Predominan los materiales locales, alternando tanto la piedra vista, unida con barro, como los encalados blancos.

Barranco Hondo de Abajo es uno de los barrios más antiguos de Gáldar, singularizado por su interesante conjunto habitacional de cuevas excavadas. Ubicado en un espacio de gran valor natural, se trata de un importante exponente de la arquitectura tradicional canaria, dotado de incontestables valores etnológicos, históricos y ambientales.

A principios del siglo XVIII el sector cumbrero de la jurisdicción de Gáldar tiene un fuerte aumento de población, momento en el que se documenta frecuentemente a Barranco Hondo y Los Solapones. Esta importancia demográfica persiste a lo largo de la centuria, continuando en el siglo XIX y hasta el primer tercio del XX.

El rasgo más destacado del conjunto de Barranco Hondo de abajo es la presencia del hábitat troglodita, lo que se repite en varios barrios de Gáldar. El núcleo central del conjunto de cuevas está situado en los sectores conocidos por Los Solapones y La Poza, a sotavento en una pared rocosa sobre la que se abren las cuevas. Los recintos excavados se van superponiendo. Los más antiguos presentan cerramientos a base de muro de piedra y barro, sin ningún tipo de enlucido. Junto a estas se conservan otras cuevas enjalbegadas, aún habitadas, a las que se une la ermita de Nuestra Señora de Fátima, construida en 1971 como síntoma de la validez actual del conjunto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR